Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Más Deportes

Siete Mundiales avalan el desarrollo de esta disciplina en los últimos 21 años

El scrabble en Venezuela es territorio de campeones: el nivel es de "Grandes Ligas"

El scrabble en Venezuela es territorio de campeones: el nivel es de
- Fotos: Rafael Briceño
  •  
  • Arnaldo Fernández I @fernandzarnaldo
Con una asociación constituida e historias de vida ligadas a cada triunfo, el scrabble nacional es el deporte de la mente que mayores logros le ha dado a Venezuela

El Scrabble es un juego de mesa en el que cada jugador aspira a obtener el mayor puntaje a través de la construcción de palabras dispuestas sobre las casillas de un tablero. Las palabras logran construirse de manera horizontal, vertical o cruzada, y la condición es que las mismas formen parte del diccionario.

En Venezuela el nivel del scrabble es de "Grandes Ligas", de tal manera que se han conseguido siete campeonatos mundiales, incluyendo los últimos cinco de manera consecutiva.

En los últimos años, los jugadores de scrabble nacionales han sumado éxitos a Venezuela, tanto en torneos por equipo como a nivel individual. Desde la fundación del certamen constituido por la Federación Internacional de Scrabble en Español (FISE), Venezuela se encuentra invicta en los últimos cinco torneos.

La asociación se maneja más allá de los títulos

Rosario Suárez es la presidenta de la Asociación Venezolana de Scrabble y nos habló acerca del desarrollo de esta disciplina en nuestro país. “Los campeonatos obtenidos son consecuencia de una suma de 20 años, en los que se han venido practicando los deportes de la mente en Venezuela y en donde hemos competido en los mundiales”.

“A partir del 2016 tenemos el Mundial en el que participamos cada año y de manera intercalada en las olimpiadas de la mente”. Venezuela es un país respetado en el mundo del scrabble y, según nos cuenta Suárez, hay una rivalidad muy pareja con la delegación argentina, además de competir contra otros equipos muy duros como México, España y, el último año, Uruguay, que se ha venido remontando", agregó.

Acerca de la asociación, Suárez explicó que es una iniciativa de los propios jugadores y que se maneja de manera autofinanciada. “Al principio, el autofinanciamiento era suficiente, hoy en día, si te cuento, lloramos los dos”. Sin embargo la asociación sigue adelante y va más allá del tema de los campeonatos, ya que su objetivo principal siempre ha sido difundir el scrabble como deporte de la mente para todo aquel que lo quiera practicar.

La difusión del scrabble no va tan rápido como ellos quisieran, advierte Rosario. Sin embargo aseguran que van “poco a poco” y una de las razones nos dice es “que la gente al principio se espanta” ya que muchas veces es visto simplemente como un juego de mesa. “La gente no ve todavía el scrabble como un deporte de la mente, sino como un juego de mesa, y en ambos casos otorga distintos beneficios. Sin embargo es una disciplina que requiere entrenamiento y estudios que, si dejas de practicarlos, pierdes condiciones”.

El scrabble ayuda entre otras cosas a desarrollar habilidades sociales, el sentido de ganar y perder y potencia las habilidades numéricas. “No tengan miedo de practicar esta hermosa disciplina. Mucha gente se asusta porque cree que es solo para nerds y que tienes que saber muchísimo. Esto es mentira ya que con el vocabulario que tienes puedes arrancar para divertirte y para llevar el scrabble de juego a deporte”.

Apoyo y autofinanciamiento

Alejandro Terenzani es el director de la Escuela de Comunicación Social de la UCV, miembro de la Asociación Venezolana de Scrabble, y tesorero de la Federacion Internacional. Ha estado desde los comienzos inmiscuido con este deporte, desde hace 21 años, cuando la asociación era un grupo de amigos que integraban los denominados clubes.

Luego de 2002 se formalizaron las competencias, cuenta Terenzani. En 2009 se fundó la asociación en Venezuela, y a partir del 2013 Venezuela tomó la batuta en las Copas Mundiales y, hasta la fecha, se han obtenido cinco copas consecutivas y siete en total.

Con estos logros, Venezuela es considerada como el Real Madrid del Scrabble, ya que el dominio del juego que han obtenido estos guerreros de la mente es notorio.

En cada competencia, explica Terenzani, el scrabble es jugado por “escalafones”, es decir, si enfrentas una delegación de alto nivel, sacas a tus mejores jugadores y, en caso contrario, puede entrar hasta la reserva. Sin embargo todos los jugadores son catalogados como “rudos” en cada competencia.

“El scrabble ha tenido mucha difusión porque es un juego que todo el mundo conoce, lo único que nos ha faltado es un mayor apoyo. El último Mundial fue en Paraguay y nos costó como si hubiera sido en Rusia. Actualmente la asociación cuenta con algunos fondos, y así fuimos al Mundial, sin embargo nos costó mucho. Cada jugador pudo conseguir algo, es difícil sobre todo por el tema cambiario”.

Terenzani asegura que han presentado proyectos al Ministerio de Educación para impulsar el scrabble colectivo, sin embargo no es bien visto, señala, debido a que el juego es ya una marca registrada y consideran que su adquisición es costosa. “No le ven el aspecto educativo sino el ideológico”.

Se vive con adrenalina e intensidad

Como cualquier disciplina deportiva, el scrabble se vive con pasión entre sus practicantes. Luis Enrique Oliveros cuenta que tiene 20 años jugando “en serio”. Se inició en esta práctica luego de sufrir un derrame cerebral, que le impedía practicar deportes como beisbol o softbol. “Comencé con media hora, luego 45 minutos, una hora, y hasta que pude jugarlo de manera completa”.

Cuando Luis Enrique disputó su primer torneo sufrió un ataque de pánico, ya que la adrenalina era muy fuerte y le generaba estrés el sonido de la bolsa cuando preparaban las fichas. Luego de superar estas dificultades, fue elegido para entrar en la selección y, según nos cuenta, “quedó enganchado”.

Oliveros estuvo presente en tres de los equipos campeones y recuerda con mucho cariño el título que consiguieron de manera invicta, siendo Venezuela el único país en la historia en lograr tal hazaña.

“Lo aconsejable es empezar con lo fácil, con lo que saben. Hay una técnica que dice que si sabes escribir mamá, juega escribiendo eso, ya que eso te va a ayudar a investigar y buscar técnicas que te superen, así que lo ideal es comenzar con lo que sabes”.

Estudiar y tener un poco de suerte es para Oliveros la clave del éxito en el scrabble. Un deporte que ha sido sinónimo claro de superación en su vida.

Javier Lattuf practica scrabble desde que tenía 12 años, cuando jugaba por hobbie en reuniones familiares. Competitivamente, tiene 17 años practicando esta disciplina, desde donde nos cuenta que al menos una vez al año “disputaba uno que otro torneíto a nivel profesional”. De manera fuerte comenzó en 2005 con el Club de Scrabble de San Antonio de los Altos. En 2008 fue campeón nacional absoluto en Margarita y en este 2017 repitió esta hazaña.

Para Lattuf, el scrabble es un deporte de la mente que mantiene mucha relación con aspectos de la vida cotidiana. “El scrabble se basa en la toma de decisiones como forzar la suerte, estudiar, ver al contrario, entre otras. Esta toma de decisiones nos proporciona unos resultados, al igual que en la vida”.

La vida social de este jugador se ha basado en un círculo de jugadores con los que ha hecho una gran amistad en todos los torneos en los que ha tenido la oportunidad de participar. “La relación que tengo con todos es de aprecio mutuo. Siempre le comento a mi esposa, que debido a la situación país que vivimos, tengo la ventaja de que conozco a mucha gente afuera y, si me toca salir corriendo por la montaña como la Novicia Rebelde, tengo muchos amigos en el mundo que, con una llamada, me van a recibir”.

Javier es también técnico superior en Informática y se desempeña en el área de sistema, y siempre, dice, tiene tiempo para dedicárselo a una disciplina que le ha dado muchas satisfacciones y victorias a nivel personal. Con el tiempo, explica que ha aprendido a sobrellevar la presión y el tema de las frustraciones cuando no logra completar las jugadas ganadoras. Pero la experiencia lo ha hecho, según nos cuenta, un jugador más pragmático que ha aprendido a recibir los consejos de otros campeones nacionales.

A pesar de no considerarse un gran lector, Lattuf nos asegura que es amante de la buena ortografía y, por su trabajo, le gusta la lógica y el nivel competitivo. Para él, estos son los aspectos que combina el scrabble. “Cualquiera puede llegar con mala ortografía para jugar scrabble y es con el juego como mejorarás esos errores. Puedes optimizar tu ortografía 100 por ciento”, explica.

Finalmente hizo una invitación a todos aquellos principiantes que quieran ingresar a este deporte: “Asómate con actitud, con ánimo, aquí todos hemos empezado cometiendo mil errores y unas barbaridades de las cuales luego nos hemos reído, pues vengan y ríanse de esas barbaridades, y aprendan. Este es un entorno sano, muy agradable y muy competitivo. Esto es más que un jueguito de mesa. Ese 'jueguito de mesa' es nuestra vida”, concluye.

http://www.teleflores.com/