https://www.navicu.com/

Viernes, 17 de Agosto de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Un reflejo de los enredos y distorsiones que crean Whatsapp, Facebook, Youtube e Instagram

Aitor Aguirre dirige “Modo avión”: Una obra teatral para los adictos a las redes sociales

Aitor Aguirre dirige “Modo avión”: Una obra teatral para los adictos a las redes sociales
"Modo Avión" es la cuarta obra que se estrena en el Festival de Jóvenes Directores y se podrá ver hasta este domingo 18 de febrero - Fotos: Rafael Briceño
  •  
  • Valentina Rodríguez
  • Sábado, 17 de Febrero de 2018 a las 2:09 p.m.

El cuarto estreno del Festival de Jóvenes Directores ofrece una comedia oportuna hasta este fin de semana: de la hipercomunicación a la incomunicación y la imagen que crean de sí mismos muchas personas en las redes

Un escritor joven, reacio a la sobreexposición y narrativas de las redes sociales, crítico de cómo actualmente las personas suelen vincularse o desvincularse a través de la tecnología, decide incorporarse a la vida virtual para ver si consigue olvidar a su exnovia, su último despecho, un tormento que no logra superar; como resultado, crea un enredo de características y magnitudes de Whatsapp, Facebook, Youtube e Instagram.

“Modo avión”, del autor venezolano Luis Andrés Gómez, bajo la dirección de Aitor Aguirre es la cuarta pieza en exhibición del IV Festival de Jóvenes Directores Trasnocho, una comedia oportuna que pone en escena el paso de la hipercomunicación a la incomunicación y la imagen que crean de sí mismos, y sobreexposición, de los adictos a las redes sociales.

El Festival de Jóvenes Directores Trasnocho tuvo su primera edición en 2015. Para esta entrega fueron seleccionados ocho jóvenes: María José Castro, Jean Helmuth, Kevin Jorges, Sareni Siplenko, Aitor Aguirre, Alexis Márquez, Rafael Barazarte y Samuel Medina.

Este año el jurado está conformado por Carolina Rincón, productora teatral del Grupo Actoral 80; Javier Vidal, director y actor; Luis Parada, médico y comunicador social; Andrés Roja, hacedor teatral; y Solveig Hoogesteijn, directora de Trasnocho Cultural.

Aguirre es uno de los beneficiados con la decisión del comité organizador del festival de aumentar el límite de edad para participar en la competencia, pasó de 30 años a 35. “Para tener más alcance y porque los más jóvenes se están yendo de país”, explicó Hoogesteijn en la presentación de las propuestas del 2018.

Los actores Aníbal Cova, Maga Díaz, Abel García y Jessica Arminio son el elenco de la obra que combina el montaje teatral con el discurso audiovisual; gran parte de la pieza se desarrolla en dos pantallas. Completan el cartel Jesús Nunes y Carito Delgado.

Para Aguirre esta es la primera obra bajo su dirección, “He dirigido unas cosas en la Hermandad Gallega y estoy a cargo del grupo Trampallan, pero eran obras que ya estaban montadas y yo me encargué fue como de remontarlas.

A mí me tocó asumir la dirección de ese grupo porque se fue mucha gente”, cuenta. También ha trabajado con el Grupo Actoral 80, Hebu Teatro, Contrajuego y 4x4 Producciones; y en 2015 estuvo nominado al premio Isaac Chocrón, como Mejor Actor por su trabajo en “El Pie de la virgen”, dirigida por Orlando Arocha.

—¿Por qué te interesó presentar esta obra?

—Esta obra me la dio Orlando Arocha en el 2015, para presentarla en una lectura dramatizada, no la pude presentar para la lectura, pero más adelante retomé el texto, lo leí y me pareció una maravilla. Me sentí muy identificado con la obra y creo que eso es lo que más me llama la atención. Cuando hablé con el autor me dio la impresión de que los tres: él, el personaje principal y yo estamos en una misma línea; este personaje es como un alter ego de nosotros.

—La obra es de 2015, desde ese entonces a este tiempo han surgido otras redes sociales y con ellas otros modos, formas de relacionarnos o comunicarnos, ¿se hizo una reescritura de la obra?

—El autor estaba muy preocupado por hacer una actualización del texto, pero yo le comenté que lo que a mí me interesaba mostrar, hablar, está muy claro en el texto original. Cambiamos sólo algunas cosas, por ejemplo, cuando él escribió la pieza, Facebook tenía más presencia, ahora es Instagram; hicimos ese cambio.


—Es la primera vez que participas en el festival como director, ¿qué tal la experiencia? ¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje hasta ahora?

—Ha sido muy difícil lograr esto, por cómo está el país, luchamos contra muchas cosas. Hace dos días cuando estábamos por ensayar en la sala se fue la luz en media Caracas (apagón del 6 de febrero), tuvimos que cambiar dos veces el lugar para hacer el ensayo con los videos, y al final lo hicimos incompleto porque nos faltaba un proyector de video; y hace una semana me robaron los cauchos de mi carro justo antes de venir a una entrevista para promocionar la obra. Todo es una proeza, incluso comprar unas grapas, paramos la producción por una semana porque no encontrábamos grapas, y buscamos por toda Caracas. Ha sido muy duro, pero estas cosas también hacen que consigas muchísimo apoyo, cerca de 100 personas me han ayudado con este proyecto. Conseguí que me prestaran un avión, vestuario. Compañías de teatro como Skena y la de la Hermandad Gallega me han prestado escenografía. Esto no hubiese salido adelante si no fuera por todos lo que me han ayudado.

Aitor Aguirre debuta en el festival pero no en el teatro: ya tiene otras experiencias en las tablas

—Jóvenes Directores apenas tiene tres ediciones, ¿qué crees que le haga falta para seguir creciendo, para mejorar?

—Al festival le hace falta muchas cosas. Entiendo que cuándo te inscribes en un festival sabes sus condiciones y si decides participar las aceptas, pero eso no quita que uno pueda hablar sobre cosas con las que no está de acuerdo; por ejemplo, nosotros para el estreno no tenemos entradas de cortesía, para los estrenos normales de teatro se le da a la producción media sala para la función de estreno. La respuesta que recibimos sobre esto es que se trata de un festival, que no es una temporada normal. Entiendo que esta sala se mantiene sólo de la taquilla, pero creo que hay formas de darle la vuelta a este tema, porque si yo, que soy una persona que apenas está comenzando en esto conseguí que me prestaran un avión para grabar unas escenas para la obra, en un país donde todas las aerolíneas están quebradas, no creo que Trasnocho como institución no pueda conseguir apoyo económico, un patrocinio.

También por tratarse de un festival, creo que se debería incluir en la programación foros, encuentros con directores, charlas; este tipo de cosas hacen falta. Muchas veces los que estamos participando tenemos la impresión -la impresión- no digo que sea cierto, de que el festival es sólo para llenar un espacio, como los primeros meses del año hay pocos montajes entonces ponen el festival.

Definitivamente, creo que hace falta más apoyo, pero también reconozco que el personal de la Sala Plural se ha portado muy bien con nosotros.

–En la presentación del jurado señalabas que a tu juicio en el festival hacía falta más presencia de textos recientes, de autores contemporáneos con los directores, e indicabas que incluso esa era una de las razones por las que decidiste presentar “Modo avión”…

—Cada director está en la libertad de presentar el texto que quiera, del autor y del tema que quiera, que le interese; pero creo que en el festival hace falta textos de autores contemporáneos, de autores desconocidos. A mi juicio un festival de jóvenes directores debería ser mucho más experimental, debería estar más orientado a buscar autores desconocidos, que están comenzando también; eso sería más interesante.

“Modo avión” se estrenó el pasado 9 de febrero y estará en cartelera hasta el 19 de este mes. Las funciones son: sábados y domingos a las 7:00 pm, en la Sala Plural del Trasnocho Cultural. Las entradas están a la venta en las taquillas del recinto ubicado en Las Mercedes y a través de www.TicketMundo.com.


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/