http://www.venamcham.org/

Viernes, 09 de Diciembre de 2016

Contrapunto.com

Diálogo

Nicolás Maduro ha sido el único que se ha beneficiado del diálogo, opinó

Alfredo Romero: Diálogo ha incrementado presos políticos que el gobierno usa para negociar

Alfredo Romero: Diálogo ha incrementado presos políticos que el gobierno usa para negociar
Alfredo Romero - Fotos: Rafael Briceño
  •  
  • Emma Sánchez
  • Miércoles, 30 de Noviembre de 2016 a las 10:04 a.m.

El director del Foro Penal Venezolano asegura que "desde que se comenzó a hablar de diálogo, en mayo de este año, ha habido 48 nuevos presos políticos"

Para el director ejecutivo de Foro Penal Venezolano (FPV), Alfredo Romero, el diálogo no ha mejorado la situación de los presos políticos: "Por el contrario, hay más encarcelados en el 2016”. En tal sentido, manifestó que los representantes de la oposición en la mesa de diálogo deben exigir la liberación total y absoluta de los presos políticos, “porque hasta ahora el único beneficiado de este proceso ha sido Nicolás Maduro”.

"La más reciente liberación fue la de Rosmit Montilla. Inmediatamente después, se habló de la liberación de cinco personas más, que en realidad fueron tres: Coromoto Rodríguez, Marcos Trejo y Andrés Moreno. En total, si incluimos a Carlos Melo, se ha liberado tan solo a cinco personas, manteniéndose el número de 108 presos políticos en Venezuela", resume Romero.

–¿El diálogo ha mejorado la situación y las esperanzas de la pronta liberación de los presos políticos?

–Curiosamente el diálogo más bien ha ocasionado el aumento de las encarcelaciones. Desde que se comenzó a hablar de diálogo, en mayo del 2016, ha habido 48 nuevos presos políticos. Lo que denota es que el gobierno ha tomado mayor cantidad de rehenes, porque los utiliza como tal con la finalidad de entregar pocos presos políticos manteniendo un número mayor de personas encarceladas. El número de 108 presos políticos al día de hoy, incluyendo las liberaciones recientes, está por encima del promedio de presos políticos que ha existido en el pasado y desde enero hasta ahora, inclusive en el año 2015.

–Si el diálogo no ha beneficiado estos casos, ¿tiene sentido continuar con ese proceso?

–Bueno, si el diálogo conlleva a soluciones concretas que solventen, entre otros casos, la liberación de presos políticos, pues pareciera conveniente. Sin embargo, el problema que vemos es que no se está produciendo una liberación de presos políticos efectiva. Se mantienen como un proceso pendiente y con medidas restrictivas para su libertad, incluyendo la posibilidad de que en cualquier momento estas personas pueden volver a estar encarceladas, lo que no implica una verdadera libertad. A ninguno de los presos políticos liberados les han otorgado libertad plena.

–Entonces, según lo que usted explica, ¿el diálogo ha resultado un fracaso en lo que se refiere a la exigencia de los políticos privados de libertad?

–Insisto, hasta ahora no solo no ha sido efectivo a los fines de los presos políticos, sino que el diálogo ha traído como consecuencia mayores encarcelamientos, un aumento de presos políticos para que el gobierno los use como ficha de negociación.

Que la mesa se asesore

–Sobre este tema, ¿qué acción recomendaría usted a la oposición que está sentada en la mesa de diálogo?

–Primero, exigir la liberación total y absoluta de los presos políticos; pero por otro lado, deben incorporar el apoyo técnico, al menos, de organizaciones de derechos humanos que no han requerido. Es urgente y obligatorio, si se va a discutir un problema como el de los presos políticos, que se oiga y se incorpore a las personas que representan a esos presos políticos, como son sus familiares y abogados. Al día de hoy esto no ha sucedido.

Comenta Alfredo Romero que el Foro Penal, que representa a 54 presos políticos y a una gran mayoría de personas con procesos pendientes con fines políticos, no ha sido contactado por algún vocero o líder de la mesa. "Eso nos da una gran desconfianza a organizaciones como la nuestra, y una gran incomodidad a los familiares porque nos parece totalmente absurdo que se discuta un problema sin conocerlo y sin oír a los involucrados".

–¿Cuál es el fondo de este problema y a quién está beneficiando?

–Aquí simplemente se están planteando números y reducciones irreales de presos, cuando lo que en realidad observamos es un aumento de presos políticos; es decir, el gobierno toma más fichas y las coloca dentro de su saco para negociar a los efectos de entregar un porcentaje muy pequeño. Así, la oposición que se sienta a dialogar utiliza lamentablemente esas pequeñas fichas entregadas como un éxito. Nosotros no podemos permitir eso porque es como un engaño a la población. Ahora, si se logra una liberación real, que no puede dejar de ser nunca menor a los 48 presos que fueron encarcelados en el 2016, podríamos hablar de éxito. Si hay una verdadera reducción y no un engaño, podemos decir que ese dialogo trajo como consecuencia la liberación de personas.

–¿Usted cree que el gobierno está engañando a la oposición con respecto a este tema?

–Evidentemente el gobierno lo está haciendo. Lo que yo no quisiera pensar es que la oposición que está sentada en la mesa forme parte de ese engaño…

–Entonces, ¿será que la oposición actúa con ingenuidad en esta materia?

–Yo no creo que sea ingenuidad, porque si tienes la posibilidad de contactar y obtener información de familiares y de organizaciones de derechos humanos a la mano, y ni siquiera levantas un teléfono y los llamas para plantear la situación con sinceridad, pues no es ingenuidad. Lo que hay es una absoluta certeza de que no quieres discutir las situaciones objetivamente ciertas.

–¿A quién, entonces, ha beneficiado este proceso de diálogo?

–A la única persona que al día de hoy ha beneficiado el diálogo es a Nicolás Maduro. Esperemos que esto sea un primera impresión, pero a los presos políticos no los ha beneficiado porque, repito, ha aumentado el número de encarcelados. Si se habla de que los presos políticos son un problema y que el diálogo lo va a solucionar, pero observas que hay más presos durante el proceso de conversaciones, me pregunto: ¿Qué solución es esa? Es todo lo contrario.

–¿Cree que el papel del Vaticano puede ayudar en estos casos?

–El Vaticano es un mediador, intercede y canaliza. El Vaticano no exige, solo está para que se escuche un lado y el otro, pero no se le puede responsabilizar porque la oposición no exija, o que el gobierno exija más. El Vaticano lo que ha logrado es canalizar una situación hacia un diálogo que gobierno y oposición aceptaron. Pero si la oposición, que es la que exige la liberación de presos políticos, no llama a organizaciones de derechos humanos, a familiares y no discute las situaciones ciertas, pues es la oposición que en cualquier caso no quiere solventar un problema de manera sincera.

–¿Ustedes también apoyarían a los funcionarios públicos que están siendo apresados por pensar distinto como un mecanismo para instaurar miedo en ese sector?

–Eso ha sido constante. Es decir, el utilizar el encarcelamiento para intimidar es parte de problema de los presos políticos. El caso de Ricardo Moreno es uno de ellos, y nos interesa. No sabemos su situación. Es un caso importante, dada su situación de representante del gobierno. Ahora tengo que verificarlo, y en el caso de los funcionarios públicos presos tenemos que analizarlos.

–Pero como Foro Penal ¿estarían dispuestos a apoyar a los funcionarios públicos que, por razones políticas sean encarcelados?

–Claro. Nosotros no discriminamos por posiciones políticas a nadie. Foro Penal apoya a todas las personas a las que sus derechos humanos hayan sido vulnerados y acudan a la organización, pero particularmente a aquellos que hayan sido víctimas de la represión del Estado. Si funcionarios públicos están siendo acosados o intimidados por situaciones políticas nosotros los apoyaríamos. En el Foro Penal hemos asistido a personas que ha sido chavistas y que han sido detenidas en varias ocasiones.

–¿Qué les recomendaría a los funcionarios públicos a quienes les suceda esto?

–Que si les pasa algo que se contacten con Foro Penal, y nosotros los podemos asistir gratuitamente si se trata un caso con carácter político.

–¿Internamente que debería hacer un funcionario público que se sienta acosado por el Estado?

–Yo recomiendo que deben denunciarlo, porque si se quedan callados evidentemente van a ser acosados. Por eso digo que es importante contactar organizaciones como la nuestra a los efectos de que nosotros canalicemos esa denuncia.