https://www.navicu.com/?src=af

Lunes, 23 de Octubre de 2017

Contrapunto.com

Nacional

Una paella para dos personas pasa de los 100 mil bolívares

Ni pizza ni paella: por los precios y la inseguridad a los papás les tocó comer en casa

Ni pizza ni paella: por los precios y la inseguridad a los papás les tocó comer en casa
Tan solo dos grupos familiares se encontraban este domingo al mediodía en uno de los salones el restaurante Mamma Mia, en Las Mercedes - Fotos: Ernesto García
  •  
  • Alai Amenabar | @AmenabarAlai
  • Domingo, 18 de Junio de 2017 a las 3:20 p.m.

Restaurantes vacíos, altos precios y poca gente en la calle: ese fue el denominador común en locales de Caracas en este Día del Padre

Mucho ha cambiado la costumbre de consentir a papá en su día y llevarlo a comer a algún restaurante de tradición culinaria. Este domingo 18 de junio la constante en estos establecimientos, al menos en algunas zonas de Caracas, fue la misma: poca afluencia de personas.

Contrapunto constató poco movimiento en locales tradicionales del este y del oeste. Todo indica que son pocas las familias que se pueden “dar el lujo” de salir a comer fuera de sus hogares.

“La situación de este año definitivamente es peor a la de todos los anteriores”, comentó convencido Luis Alfonso Sánchez, capitán de los mesoneros del restaurante La Cita, en La Candelaria. “De todas maneras, esperemos que con el pasar de las horas los clientes se decidan finalmente a venir”, comentó el trabajador al ser entrevistado alrededor de las 12:30 pm.

Algunos de los platos que se ofrecen en La Cita

El restaurante La Cita es conocido por ofrecer a sus comensales comida vasca e internacional, especialmente arroces marineros y marisquería. Sin embargo, el precio de estos platos se ha incrementado significativamente en este último año.

“Una paella para dos personas cuesta alrededor de los 135 mil bolívares. ¿Quién puede pagar eso?”, comentó el parquero de La Cita, Wilmer Moya, quien trabaja en el restaurante desde hace ocho años. “Cuando yo empecé a trabajar acá, la cola a esta hora para entrar a comer salía por lo menos 20 metros del restaurante, porque las familias pasaban por orden de llegada y no había reservaciones. En los días del Padre, de la Madre o de la Secretaria, esto se ponía full”, agregó Moya.

También aseguró que, además de los altos precios de los platos producto de la inflación que se sufre en el país, la afluencia a La Cita también ha disminuido por la inseguridad. “Desde que se apropiaron del Sambil que queda en La Candelaria, a las familias les da miedo transitar con sus hijos por acá. Incluso, los que vienen con carros me hacen especial énfasis en que se los cuide, cuando en años pasados no decían nada, se bajaban tranquilos y entraban a comer en el restaurante”, aseveró.

Fachada principal de La Cita

A escasos metros de La Cita, se encuentra el restaurante La Alcabala, que para las 12:30 pm tenía menos de 10 clientes en su interior. Con casi el mismo menú que su tasca vecina (paellas, pulpo o empanada a la gallega, comida española en general), ambos negocios parecían compartir también la escasa afluencia. Esto, pese a que La Alcabala incluía el atractivo de la transmisión en vivo del partido de Copa Confederaciones entre Portugal y México, que para los padres amantes del deporte podía significar un aliciente.

Pronóstico negativo

Una zona que sin duda alguna es sinónimo de restaurantes y actividad dominical caraqueña es Las Mercedes. Y pese a que, ciertamente, había un poco más de afluencia vehicular y de personas en sus negocios en comparación con La Candelaria, la previsión de ventas para este Día del Padre tampoco fue muy optimista.

“El pronóstico para este día es negativo. No solamente por el factor de los precios y la inflación, sino porque además las personas ya tienen cierto recelo a la hora de venir a Las Mercedes, porque saben que desde los últimos meses esta se ha convertido en zona de conflicto”, comentó Dante Batista, encargado del restaurante italiano Mamma Mia, ubicado en la avenida principal de Las Mercedes (frente a la Policlínica).

El precio estimado de una comida por persona -que incluye entrada, plato principal y bebida- está en 32 mil bolívares. Es decir, una familia de cuatro integrantes puede gastar unos 128 mil bolívares, aproximadamente.

Aseguró que el establecimiento pone todo su esfuerzo por conservar la calidad que los ha “caracterizado desde siempre”, pero indicó que este año el factor que ha cambiado es el “poder adquisitivo del venezolano. Si antes venía una familia conformada por tres personas, pedía una pizza para cada uno. Ahora piden dos”, dijo Batista.

Así lucía el restaurante Mamma Mia en Las Mercedes

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/