Domingo, 09 de Diciembre de 2018

Contrapunto.com

MUNDO CTP

Cambio climático

Científicos quieren proteger el planeta: Harvard busca bloquear la luz del sol

Científicos quieren proteger el planeta: Harvard  busca bloquear la luz del sol
La humanidad y su afán por detener el cambio climático - Foto: Getty

Expertos quieren crear un escudo de partículas protectoras en la atmósfera que hagan rebotar la radiación solar

Un grupo de investigadores quiere dar los primeros pasos para crear un escudo que proteja la Tierra de los rayos solares. La idea es sencilla, pero abre un debate sobre la mejor manera de combatir el cambio climático.

Una de ellas es la que proponen un grupo de Harvard, que en el año 2019 planean lanzar un experimento que aspiran a que pueda servir para desarrollar una técnica que les permita disminuir la cantidad de luz solar que entra a la Tierra.

Científicos quieren crear un escudo que proteja a la Tierra de los rayos del sol. (Foto: Getty)

El concepto que proponen estos expertos es bastante simple: crear un escudo de partículas protectoras en la atmósfera que haga rebotar la radiación solar de nuevo hacia el espacio.


El ejemplo más sencillo: Sería como polarizar el vidrio de un carro o untarse bloqueador para ir a la playa; pero en este caso, en la atmósfera.


Llevar el experimento a la práctica tiene muchos retos y, para algunos, riesgos que podrían hacer que esta técnica aumente el problema del calentamiento global.

De hecho, este experimentando tiene un nombre no tan inquietante: "Experimento de perturbación estratosférica controlada" o SCoPEx, como lo denominan en inglés.


Un escudo “Arma o protección”

El SCoPEx se basa en una rama de estudio conocida como geoingeniería solar, que se especializa en buscar la manera de bloquear o desviar la luz del sol que llega a nuestro planeta.

Los expertos han centrado sus investigaciones de geoingeniería solar en simulaciones computacionales, pero SCoPEx quiere obtener datos en el mundo real. Es por ello que planean lanzar un globo que se eleve a unos 20 kilómetros de altura con una carga de carbonato de calcio, un polvo mineral muy común que se utiliza en productos como cemento, cremas de dientes, mezclas para tortas o pastillas para calmar la indigestión.

Una vez que el globo esté en su lugar, esparcirá el polvo en la atmósfera para crear una "masa de aire perturbada", que alcanzaría alrededor de un kilómetro de largo, según explican los científicos de Harvard.

Este experimento les permitirá observar los cambios en la composición química de la atmósfera y evaluar cómo afecta la dispersión de la luz.

Los investigadores de SCoPEx advierten que los alcances de su experimento son bastante sencillos. Es decir, aún están en la etapa de desarrollo de una técnica de geoingeniería solar. Simplemente están en una fase exploratoria para conocer mejor cómo se comportan las partículas en el aire.


Científicos piensan que podría haber aviones que esparzan partículas que creen una película protectora para la Tierra

El concepto de SCoPEx podría servir para que en el futuro se utilicen aviones que esparzan pequeñas partículas en la estratosfera que sirvan reflejar los rayos solares.

Según un artículo publicado por la revista Nature: “Algunas estimaciones indican que con esta técnica se podrían reducir cerca de 1,5ºC”.


La conveniencia de la geoingeniería solar

En un reciente estudio Jonathan Proctor, investigador del Departamento de Agricultura de la Universidad de California en Berkeley, indicó: "Ensombrecer el planeta lo mantiene más fresco, lo cual ayuda a que las cosechas crezcan mejor. Pero las plantas también necesitan la luz del sol para crecer, así que bloquearles la luz solar puede afectar su crecimiento"

Proctor explicó cuales serían los pro y los contras de este experimento: “Para la agricultura, los impactos no deseados de la geoingeniería solar son iguales en magnitud a los beneficios (…) otro de los riesgos es que se puedan alterar los patrones de lluvia, lo cual causaría más sequías en algunas regiones".

Para algunos expertos, el mayor riesgo es que la geoingeniería solar pueda desviar la atención del verdadero problema.

"La geoingeniería en general aún se encuentra en una fase muy temprana de desarrollo y nunca debe considerarse como una alternativa razonable para descarbonizar nuestros sistemas energéticos y nuestra economía", indicó Harry McCaughey, profesor de climatología en la Queen's University en Canadá.

"El verdadero desafío es seguir adelante con el Acuerdo de París, y llevar el mundo a un lugar más sostenible con respecto a la inminente necesidad de disminuir los niveles de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero".

Alan Robock, profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Rutgers, compartió su opinión sobre geoingeniería solar: "La manera de combatir el cambio climático es la mitigación", le dijo Robock a BBC Mundo. Es "dejar de usar la atmósfera como una alcantarilla para nuestras emisiones de gases de efecto invernadero."

"Si la geoingeniería se logra en el futuro será, como mucho, un torniquete, y solo será útil si se usa por un corto período de tiempo para reducir los grandes impactos del cambio climático, mientras nos esforzamos por detener las emisiones y eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera", estimó.


Con información de Nature