https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Sábado, 17 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Deportes

Desde Chacaíto y la Plaza Alfredo Sadel en Caracas

Colombianos en Venezuela alentaron a su selección a pesar del resultado

Colombianos en Venezuela alentaron a su selección a pesar del resultado
Colombianos en Venezuela viven la fiebre de Rusia 2018 - Fotos: Ernesto García / Contrapunto
  •  
  • Arnaldo Fernández I @fernandzarnaldo
  • Martes, 19 de Junio de 2018 a las 4:03 p.m.

Con menor afluencia que en Brasil 2014, la Sadel fue una de las sedes donde el partido se vivió minuto a minuto y con la esperanza de que Colombia lograra el gol del empate

Sensaciones encontradas se vivieron este martes 19 de junio desde la Plaza Alfredo Sadel, en Las Mercedes, y en las afueras del restaurante Il Nonno, ubicado en el Centro Comercial Chacaíto, con la fanaticada colombiana en Venezuela que apoyó a su selección en el debut en Rusia 2018.

A pesar del resultado, un grupo de colombianos radicados en Venezuela vivieron con adrenalina y mucha pasión cada instante de un partido que quedó marcado por la expulsión de “La Roca” Sánchez.

“¡Vamos Colombia, carajo!” o “¡Hágale que somos hermanos!”, eran los gritos que se escuchaban desde la Sadel, mientras en el Il Nono, los presentes veían desde afuera con la esperanza de obtener un buen resultado y los mesoneros de que alguien consumiera aunque fuera agua.

En época de fútbol, alentar de cualquier forma es válida. Pese a la temprana hora del primer partido de la jornada, el ánimo de la fanaticada es grande, y ante la imposibilidad de algunos de poder consumir una “bala fría” o un refresco, la fiebre del balompié no se detiene y sigue su rumbo sorteando las adversidades.

Lea También Siguen las sorpresas en Rusia: Colombia con 10 hombres tropieza ante Japón


Contrapunto conversó con parte de la fanaticada colombiana, sin desmeritar la actuación de los japoneses, pero como es costumbre nuestros vecinos son prioridad en estos eventos y además no conseguimos fanáticos japoneses más allá de las pantallas.

“Ya va a mejorar Colombia”, nos decía Alfredo a quien no le parecía penal la jugada del primer gol japonés y, al mismo tiempo, nos aseguraba que Colombia estaría en la final “pase lo que pase en este juego”.

Cherry López es venezolana, sin embargo lucía un tradicional “Sombrero Vueltiao”. Interrogada sobre por qué apoyaba a la selección de Colombia, no dudó en responder: “Somos hermanos, así que nuestro deber es apoyarlos, vamos con ellos hasta el final”.

Lea También A pesar del resultado en Rusia: la embajada alemana anotó un golazo en Chacao

Desde Petare se vino José Alfredo García con desayuno incluido para comer algo en el entretiempo porque, según sus palabras, “la adrenalina hace olvidar hasta el hambre”. Su madre es colombiana, específicamente de Barranquilla.

“Mi familia tiene mucho tiempo viviendo aquí en Venezuela, vienen de San Onofre, Barranquilla. Los jugadores de la Selección Colombia sienten la camiseta más que cualquier otra selección. Nuestro equipo va a llegar a semifinal y varios de nuestros jugadores están en su mejor momento”, afirmó.

Lea También Al mal tiempo buena cara: Desde la Sadel se vivió la adrenalina del juego España-Portugal

Como en todo evento deportivo, la familia también fue protagonista. Con raíces en Cartagena, Canelys Osorio y su hija Valeria Valentina, de 10 años, se acercaron a la Sadel. Ambas coincidieron en las ganas de ver a Colombia llevarse la Copa del Mundo.

Por su parte, Omar Pinto llevaba consigo la camiseta de la Selección Colombia del mundial del 94. Nos aseguró que esa era la camiseta de la suerte. “El partido ha sido como los primeros partidos de las selecciones en el Mundial, con improvisaciones y nerviosismo. Tenemos una defensa relativamente nueva”.

Pinto indagó un poco en la situación del partido y aceptó que la jugada de Japón sí era para penal. “El penal fue acertado porque el defensa desplazó la extremidad superior del cuerpo, sin embargo, lo más triste es la expulsión”, aseguró.

Lea También "Canta y no llores": México dejó en el terreno de juego a Alemania, el campeón del mundo

Oriundo de Cúcuta, Pinto tiene 24 años en Venezuela, y sus sentimientos al ver a su equipo son indescifrables, según sus palabras, y aprovechó para felicitar a sus paisanos por la reciente elección presidencial, invitándolos a disfrutar los juegos de la Selección en paz, ya sea en Colombia o en Venezuela.

Ya finalizando el partido, la ventaja nipona no pudo ser revertida, y en las afueras del Il Nonno, los colombianos hicieron fuerza para gritar aunque sea el empate. Un restaurante vacío por dentro pero con la hinchada colombiana concentrada en sus alrededores, esperaban “aunque sea un golcito”.

Lea También Portera vinotinto Alexa Castro debutó en la goleada del Colo-Colo

“Bueno, paisa, mientras no nos saquen estamos bien, alentando desde acá”, nos repetían varios fanáticos. Algunos hinchas se desesperaban, pero la cordialidad característica de los colombianos, los llevaba a conversar con nuestro equipo.

Álvaro Consuegra de Valledupar, a falta de 5 minutos para el final, pensaba que con un empate hubiera sido suficiente. “Jugar con 10 hombres casi todo el partido es muy complicado. No llegaremos a la final, pero de ronda pasamos”, sin embargo no se atrevió a decir que superarían la actuación de 2014.

Lea También Lo más curioso del Mundial de Rusia 2018 no ocurre necesariamente en la cancha

Finalmente, Gerard Consuegra no se baja del autobús de la victoria de Colombia, a pesar del resultado. “Esa expulsión perjudicó porque fue desde el principio. Nos toca ganar el próximo para avanzar y esperamos llegar a cuartos de final aunque sea”, finalizó entre risas.

Colombia no ganó y fue víctima de otra sorpresa dentro de esta Copa del Mundo, pero el entusiasmo de su hinchada sigue presente, no solamente desde Rusia sino también desde Venezuela, donde el sueño de muchos fanáticos es ver algún día un Mundial con la Vinotinto y la Tricolor como buenos vecinos.

Lea También Inglaterra derrotó a Túnez con lo justo y sobre el final

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/