https://www.somosbelcorp.com/

Viernes, 17 de Agosto de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite

Diferente pero igual

Diferente pero igual
Lucas Warren, el nuevo "Bebé Gerber", presenta el Síndrome de Down - Imagen tomada de https://www.univision.com

El clima mental hacia las personas con discapacidad es de inclusión pero no como tolerancia, que a veces suena a “déjame soportarlo o aceptarlo con sus defectos”, sino como aceptación de que son diferentes pero iguales en derechos

Entre tantas noticias malas que se leen, de vez en cuando aparece alguna que refresca hasta alegrar. Así es la que informa que la empresa gringa más famosa en productos alimenticios para bebés –aquella de la eterna carita bella- seleccionó como imagen para este año a un niño con síndrome de Down, distinto a la mayoría pero igualmente tierno, hermoso.

Por siglos, las personas afectadas por algún tipo de diferencia mental o motriz con respecto a la norma o con algún tipo de limitación en estos aspectos, vivían con el estigma de “anormales” (como despectivamente se les llamaba) y en consecuencia eran vistas con lástima, a veces, maltratadas; casi siempre, discriminadas por no ser como las demás, las “normales”.

Quienes tenían algún tipo de discapacidad llegaban, en algunos casos, a ser motivo de vergüenza familiar debido a una cierta sanción social sobre la familia por tener miembros con problemas. Con pocas excepciones se establecía una silente complicidad entre familia y comunidad-sociedad para marginarlas, se les ocultaba hasta hacerlas invisibles.

La crianza y educación de las personas especiales quedaba a cargo de las familias, tuvieran o no recursos y habilidades para hacerlo. Poco apoyo institucional. Los Estados, por mucho tiempo, ignoraron a estos grupos. Predominaba el prejuicio de que por su discapacidad, esas personas no eran productivas, no eran votantes. Poco importaban.

Escribo en pasado pero hay casos del presente.

Afortunadamente, muchas de esas actitudes negativas hacia estos grupos han y van cambiando y, en general, hay mayor apoyo y recursos para su integración social. Ese ha sido uno de los grandes progresos sociales, a nivel mundial, en relativamente poco tiempo.

Gracias a este significativo cambio social casi todas las sociedades se han visto obligadas (si no, ¿cómo fue que ocurrió?) a reconocer algo tan obvio como que si bien no todos tenemos las mismas capacidades, todos tenemos los mismos derechos, sin discriminación.

En Venezuela también se han dado significativos cambios en este aspecto. Desde contar una Ley para las personas con discapacidad, aprobada en 2007, hasta ofrecerles espacios sociales, darles oportunidades, visibilidad y reconocimiento. Esto, aunque aún estemos a las zaga de otros países, particularmente, en cuanto a infraestructura física en los espacios públicos.

El esfuerzo de las familias y de muchas personas con discapacidad en el país se ha visto recompensado con algunas ofertas de oportunidades. Instituciones públicas y privadas disponen de cuotas de cargos, cupos en escuelas y universidades, competencias deportivas donde participan, programas de televisión donde han sido estrellas, concursos de belleza donde se les ha premiado.

El clima mental hacia las personas con discapacidad es de inclusión pero no como tolerancia, que a veces suena a “déjame soportarlo o aceptarlo con sus defectos”, sino como aceptación de que son diferentes pero iguales en derechos y sobre todo, merecedoras de reconocimiento porque les cuesta mucho más que las demás lograr lo que logran. Realmente, un motivo de orgullo.

Ver: https://www.vpitv.com/tag/bebe-gerber/

Lee también en Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite: Orgullo y prejuicio | Días después | Amor con hambre no dura | Las promesas |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/