https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Martes, 12 de Diciembre de 2017

Contrapunto.com

Vida

La Fundación Tierra Viva lo editó en 2013

El arca criolla cuenta que en Venezuela hay vaca voladora y el chigüire es tremendo amante

El arca criolla cuenta que en Venezuela hay vaca voladora y el chigüire es tremendo amante
- Fotos: Ernesto García
  •  
  • Vanessa Davies
  • Jueves, 07 de Diciembre de 2017 a las 9:07 a.m.

El libro El arca criolla, escrito por el biólogo Alejandro Luy, ofrece unos 30 relatos para enamorarse aún más de la fauna venezolana

Un gavilán que come caracoles, como si fuese un francés de gustos exquisitos. Un pez que se convirtió en una plaga en las costas venezolanas, con pinchos y todo. Un pajarito que solo se alimenta del néctar de las flores. La fauna venezolana es maravillosa, y los relatos que se escriben sobre ella lo son más. Si las historias son escritas por un biólogo, mucho mejor. Y eso es lo que hizo Alejandro Luy, gerente general de la Fundación Tierra Viva, en el libro El arca criolla. Relatos sobre animales de Venezuela.

Venezuela tiene una riqueza verde tan grande, que hasta hay una vaca que vuela. Se llama chenchena o guacharaca de agua y, como lo cuenta Luy en El arca criolla, “se mantiene brincando entre los troncos de los árboles”.

En el mundo animal no solo algunos hombres o mujeres son los grandes amantes. Luy refiere que el macho dominante del chigüire tiene relaciones con la mayoría de las hembras, y puede llegar a copular con cada una “unas 23 veces. Y todo esto bajo el sol llanero, nadando y buceando en una laguna o en un estero”.

El arca criolla “es una manera de conocer una parte de la riqueza de Venezuela”, encontrarse con especies raras, con datos desconocidos sobre especies comunes, con animales que están amenazados o que son emblemáticos, explica.

En sus páginas se encuentran, principalmente, aves, mamíferos, reptiles, anfibios y algunos artrópodos. “Hay especies con las que estuve vinculado durante mi trabajo como biólogo, como el gavilán caracolero, sobre el cual hice mi tesis en la UCV”, comenta. Como biólogo, también tiene una relación especial con el gallito de la serranía, porque “estuve presente en su redescubrimiento” en Mérida, con personal del Ministerio del Ambiente y de la Sociedad Conservacionista Audubon.

Hay unos 30 relatos son “técnicamente ciertos y fidedignos sobre el recurso fauna del país”, y constituyen “una excusa para hablar sobre la diversidad biológica venezolana”, que también incluye plantas y ecosistemas.

La información que se ofrece sobre cada animal es muy precisa. “Encontramos especies migratorias, gavilanes que solo comen caracoles, especies que no eran originarias de América pero que llegaron y se instalaron en el país; también, el impacto del pez león”, describe.

En El arca criolla vive, también, animales como el oso frontino o el caimán del Orinoco, en peligro de extinción: “El oso frontino es el único oso suramericano, el caimán del Orinoco solo vive en Colombia y Venezuela”.

El libro fue editado en el año 2013 por la Fundación Tierra Viva. En ese momento –las condiciones del país eran otras- se editaron 2 mil ejemplares, que se han entregado a escuelas y bibliotecas, y que también se han vendido.

“En este momento, gracias a una alianza con Fundación Mercantil, tenemos libros que estamos entregando a otras escuelas y centros de documentación”, subraya. Uno de los proyectos de la Fundación Tierra Viva para 2018, en su línea de trabajo Somos Biodiversidad, es difundir las historias en redes sociales como Instagram, Facebook y Twitter.

La posición de Luy como biólogo no es contemplativa cuando piensa en fauna. "Nosotros nos planteamos la relación con un recurso. Hay especies que no pueden ser capturadas, no debemos tener fauna silvestre como mascota", insiste el investigador. "Preferimos mil veces aves en libertad, que la gente las aprecie, a tenerlas enjauladas". En la parte final de El arca criolla, el investigador pide enseñar a las futuras generaciones -como él lo ha hecho- "el enorme valor que tiene la naturaleza y las múltiples maneras de disfrutar su belleza".



http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/