https://www.navicu.com/

Lunes, 20 de Agosto de 2018

http://www.contrapunto.com/noticia/dia-mundial-de-la-fotografia-219155

Arte y Cultura

Se hace casi imposible planificar un rodaje en el país porque los costos aumentan a diario

Coproducciones internacionales se convierten en "salvavidas" del cine venezolano en 2018

Coproducciones internacionales se convierten en
"Uma, una de las películas venezolanas en coproducción con Italia que se estrenó este viernes - Foto: prensa UMA
  •  
  • Rocío Cazal
  • Domingo, 15 de Julio de 2018 a las 1 p.m.

La hiperinflación causa efectos "hipernegativos" en las artes. Los cineastas nacionales han reforzado la búsqueda de apoyo en fondos e inversionistas extranjeros, a quienes les resulta más económico producir películas con Venezuela en dólares

A raíz de la situación económica del país y, sobre todo, la devaluación de la moneda, los cineastas venezolanos han tocado puertas en otras latitudes para coproducir nuevas propuestas audiovisuales.

Bernardo Rotundo, presidente del circuito Gran Cine, señala que ha sido importante el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac), pero que resultan muy bajos, tomando en cuenta que los recursos son limitados.

"Los cineastas se están apoyando mucho en la búsqueda de apoyos internacionales porque se ha disminuido enormemente el apoyo económico al cine nacional por la devaluación. A una película nacional le das 900 millones de bolívares y cuando haces la conversión en dólares es muy bajo. El promedio de una película latinoamericana de alto presupuesto está en USD500.000 y una de mediano presupuesto está en USD250 mil. Las nuestras ahorita no logran alcanzar montos presupuestarios ni de USD50.000. Eso limita, pero con todo y eso, yo siento que hay una continuidad; los cineastas siguen trabajando en pro del cine ", destaca Rotundo.

Rotundo señala que existen limitaciones para sacar adelante las producciones audiovisuales / Foto Facebook

Andrea Gouverneur, productora audiovisual, coincide con Rotundo en que no se puede hacer presupuestos en estos tiempos por el tema de la inflación: "Cuando pides un presupuesto te lo dan por dos o tres días porque el monto cambia constantemente. ¡Es una cosa loca! La gente presupuesta en dólares. Uno antes podía planificar, pero ahora es complicado y la producción es planificación".

Es por esto que Gouverneur señala que las coproducciones resultan importantes ahora, ya que para otros países resulta más económico invertir en Venezuela: "A pesar de todos los esfuerzos que pueda haber, los créditos del Cnac, por ejemplo, se convierten en unos cuántos dólares, entonces la posibilidad de tener coproducción con otros países resulta interesante. A alguien de otro país le podría convenir trabajar aquí porque le sale muy barato en dólares al cambio, aunque la gente crea que este país está en guerra. Siempre hay vueltas porque en todos los países se hace producción audiovisual y en las condiciones más adversas se han hecho películas. Algo se hace".

Los cineastas se reinventan

A juicio de Gouverneur, lo que ocurre en el país es que en años anteriores hubo una producción muy rica: "Uno lamenta que ese proceso que venía tan bonito se haya parado. La gente en la Villa del Cine, por ejemplo, no te da dinero, pero te ayuda con equipos y eso siempre se agradece. En fin, uno se reinventa. Varios de estos últimos estrenos de películas venezolanas son coproducciones".

Alain Maiki, director de la película venezolana Uma, más allá del amor, que se estrenó en las salas comerciales este 12 de julio, es uno de los que optó por la coproducción, en este caso con Italia. "Creo que el cine y el talento venezolano siguen creciendo. Siempre digo que en Venezuela el cineasta tiene muchos obstáculos que en otro país, quizá, no existen. Aquí es más complejo. Debemos superar esos obstáculos".

Maiki hizo la coproducción de "Uma, más allá" del amor con Italia / Foto: Jonathan Lanza

Para Maiki muchas de las limitantes que existen en el país tiene que ver con equipos, costos, tecnología, "pero vamos por buenos caminos a pesar de que son pasos cortos. Hay apoyo en muchos países que le simplifican la vida al cineasta. En Venezuela hay apoyo, pero ahora con los problemas sociopolíticos, de logística, se le puede complicar un poco al cineasta planificar algo, por cuestiones del cómo es el día a día, pero es algo que se está superando poco a poco".

De hecho, Maiki le apuesta mucho al futuro de la producción nacional "porque nadie se rinde. Lo hemos visto a través de premios importantísimos como el León de Oro para Desde allá, o Pelo malo, por ejemplo, que han logrado triunfos a escala internacional. Seguimos creciendo. Son pasos cortos, pero seguros. El que quiere, puede. ¡Vamos pa'lante".

La premiada ópera prima de Lorenzo Vigas, "Desde allá", fue coproducida con México / Foto Facebook

Y las producciones siguen, como La caja de Lorenzo Vigas (con México); o Blue Label, dirigida por Alejandro Bellame, en coproducción con Italia; así como el documental Oculto, producción venezolano-panameña dirigida por Frank Espano y Guillermo Bárcenas, por nombrar algunas realizaciones. Estas dos últimas formarán parte de los estrenos de las ocho cintas venezolanas con apoyo internacional que promete proyectar el Circuito Gran Cine para este 2018 y 2019.

Lo cierto es que buena parte de los cineastas criollos siguen apostando a la producción nacional con ingresos propios y financiamiento foráneo para poder llevar a cabo todos los pasos de realización audiovisual y dejar el nombre del país bien en alto en festivales internacionales de cine. La producción venezolana no se detiene.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/