http://www.e-bolivar.gob.ve/

Sábado, 24 de Junio de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Gol a favor, gol en contra

El deleite de ver deporte por televisión

El deleite de ver deporte por televisión
-

¿Cuál es su preferido, cuál es el que lo emociona más? De eso tratan los partidos, de que el espectador no sea un alma indiferente y alucine con imágenes en movimiento. Mientras lo sigue beba un café, tómese un escocés

Una conversación con un grupo de amigos versó acerca de las emociones del deporte. El punto de la discusión era este: ¿cuál es el juego que despierte más los sentidos, cuál es el que atrae más miradas alucinadas de los espectadores televisivos? Hubo, como es natural, opiniones divergentes, puntos de vista, y, como en la película de Forest Whitaker, distintas visiones. Porque es una propiedad humana: cada uno ve lo que al otro le resulta imposible. ¿Es la final de la NBA? ¿Es el partido decisivo del Mundial de Fútbol? ¿Es un juego Caracas-Magallanes? ¿Es el capítulo decisivo del Sub-20 entre Inglaterra y Venezuela? ¿Es el tenis Roland Garros? ¿Es una decisión, en propia raya, en un clásico del hipismo? ¿Es una pelea de Manny Pacquiao? Vaya usted a saber. El deporte es sensaciones, hurgar en el sistema nervioso del que lo presencie, y se sigue según las aficiones y tendencias de cada quién.

No pretendemos salirles al paso a los demás, pero nos ha parecido que ver un juego entre los Golden Stade Warriors y los Cleveland Cavaliers, vale una vida. El ritmo enloquecido, las piruetas de malabaristas de los jugadores y el celo en las marcas de la defensa, son algo único. Seguramente el tenis es completísimo, la natación exige hasta la extenuación, el fútbol pide una cierta valentía en el hombre, pero la NBA deja complacido, como si se tratara de un sexo satisfecho, los ojos humanos.

Y a quien sigue el deporte televisivo poco le importan los negocios y negociados que se dan en su trastienda. Y disfruta, como si le tocara una parte de los contratos multimillonarios de los atletas reputados: LeBron James gana fortunas incontables, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi no encuentran el conjuro que les diga qué hacer con tanta plata, Miguel Cabrera se regodea con sus 30 millones de dólares que le entran cada año. Pero detrás del espectáculo deportivo hay trazos de crueldad, y hasta de cierta esclavitud: un jugador de grandes ligas, de la NBA o del fútbol europeo debe asistir obligatoriamente a banquetes con personas desagradables que nada saben del deporte, a firmas de autógrafos interminables, a reuniones de publicidad que lo torturan. El atleta vive en el mundo invisible del lado allá del espejo, y formalismos como esos son moscas detrás de sus orejas. Nada como un estadio, una cancha, un partido, una cesta de tres puntos, un gol oportuno, un turno al bate.

El Mundial Sub-20 ha llenado un vacío en dos sentidos. Porque no solo ha sido el despertar de la ilusión de una afición desencantada por los resultados de la selección mayor, última en Suramérica, sino también porque ha saltado, como una liebre en la espesura del bosque, como un bálsamo en el cuerpo del país herido en sus entrañas más profundas. Puede ser que lo veamos así: qué lástima que su éxito haya sido en estos duros momentos de Venezuela, pero también podremos considerar que menos mal que fue ahora, porque compensa, de cierta manera, todo el sufrimiento de los venezolanos en las calles de la geografía nacional. Nos vemos por ahí.

crisluisguerra@yahoo.com

@camisetadiez

Lee también en Gol a favor, gol en contra: Barcelona y Real Madrid: dueños del fútbol, el suspenso y el estallido | James, Colombia y mariposas amarillas | El norte es el que ordena… pero el sur también existe | Los Rondón, los Hernández, los Pereira (y como en Maestra vida, los Da Silva) |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/