https://www.somosbelcorp.com/

Martes, 25 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones

El diablo suelto (y con el mazo dando)

El diablo suelto (y con el mazo dando)
Dos venezolanos encontraron una muerte violenta en Kabul - Foto: EFE/Archivo

Al convertir un gobierno ganado democráticamente en un galope desbocado hacia la dictadura que actualmente regenta Maduro, Chávez invocó unos cuantos fantasmas más allá de nuestras fronteras, como el marxismo soviético y el fundamentalismo islámico

Apostillen esto: Venezuela como un largo pregrado para irse, una preparación que comienza desde la primaria –con la enseñanza dada de mala gana por maestras amargadas y cada vez con peor formación– para que te vayas a otra tierra, si no mejor, por lo menos más amable, donde poder radicarte y dar un futuro a tus hijos. Piénsenlo, incluso antes del ascenso del chavismo todo en el país te empujaba hacia afuera, el maltrato en los negocios, los bancos y cualquier oficina pública; la corrupción siempre a un paso en cualquier iniciativa privada que involucre un trámite oficial, ya sea para montar un negocio, para ganar un contrato, renovar la cédula o saldar rápidamente una infracción de tránsito. La inflación y la inseguridad, el costo de la salud y de una buena educación. La simple y maldita presencia de la Guardia Nacional en todas partes, desde el gobierno de Luis Herrera. La eterna pedidera de la partida de nacimiento. Sí, las cosas estaban mal desde hace rato, mucho rato antes de la llegada del chavismo, pero también es cierto que este le dio un impulso mayor a todo lo que estaba mal, y agregó nuevos venenos para potenciar esta fuga colectiva sin precedentes en nuestra historia, chamos, porque ni con Boves, el uruguayo.

Por razones cercanas a esta, o más o menos parecidas, un sobrino que también es ciudadano francés dejó ese trópico chévere y caribeño y se convirtió en el primer Azuaje en darse una vuelta por los áridos paisajes de Afganistán, montado en un vehículo blindado y armado hasta los dientes, como parte de una unidad de comunicaciones del ejército galo, en una de esas “misiones de paz” de Occidente que suelen tener tan malos resultados. De paso, Alejandro rompió con una larga tradición familiar: la de no dejarse agarrar por la recluta ni hacer el servicio militar, mucho menos voluntariamente, desde los tiempos de Juan Vicente Gómez, pero le ha ido bien, así que no importa.

Para el resto de los Azuaje, y de los venezolanos, es muy probable que el primer contacto directo con los paisajes afganos haya sido a través de una película de Peter Brooks basada en la autobiografía novelada de George Gurdjief, Encuentros con hombres notables, filmada en 1979, el mismo año que los soviéticos invadieron este país para apoyar un gobierno socialista que se había establecido apenas el año anterior gracias a un golpe de Estado. Cuando la vi por primera vez me impresionó mucho, pero cometí el error de bajarla hace un par de días y actualmente no es más que un viejo infomercial del Cuarto Camino, la doctrina de Gurdjief y Ouspenki que, entre otras cosas, contribuyó a la muerte prematura de la escritora Katherine Mansfield. Pero la película sigue siendo una joya porque Brooks trabajó con los paisajes y la gente extraordinaria de esta nación poco antes de que fuera barrida por dos fanatismos religiosos: el marxismo soviético y el fundamentalismo islámico.

Y otro encuentro notable sería el de estos dos fantasmas veinte años después en otro continente, invocados por un teniente coronel que convirtió un gobierno ganado democráticamente en un galope estepario, llanero y desbocado hacia la dictadura que actualmente regenta Maduro, con el aval de buena parte de la izquierda mundial. Chávez trajo a nuestro país la presencia de funcionarios y contratistas iraníes, al tiempo que nos llenaba de cubanos y hacía negocios con chinos y rusos, sujetos y negocios que han continuado durante el pranato de Maduro y Cabello y que ha comprometido gravemente la principal fuente de ingresos del país, que como todos sabemos es la industria petrolera.

Pero el nexo afgano nos lleva de vuelta al primer párrafo, a la diáspora que como resultado de la crisis política, económica y social ha colocado a venezolanos no solo en países del primer mundo, o en vecinos con una relativa mejor situación, sino también en lugares peligrosos como Honduras o Afganistán, y generando situaciones como las del 20 de enero, cuando un ataque talibán a un hotel en Kabul terminó con un saldo de dieciocho muertos, diez de ellos extranjeros, dos de estos venezolanos que trabajaban para una línea aérea afgana. Los ocho restantes eran ucranianos, ciudadanos de otro país que también lo está pasando mal gracias al neozarismo de Putin.

Dos venezolanos buscando una muerte violenta en Kabul, que es prácticamente lo único barato que se consigue de sobra en Venezuela y hasta es proporcionada por el Gobierno sin pedirte carnet de la patria. A estas alturas, y siendo de conocimiento público las razones por las que hay tantos venezolanos dando bandazos fuera de su tierra, habría que considerar toda muerte violenta o hasta por causas naturales, lejos del país, como responsabilidad directa del régimen de Maduro y Cabello, a menos que la muerte se dé en Cuba, en cuyo caso el Gobierno insistirá en que el sujeto está vivo y consciente, y correrá con los gastos de la repatriación del cadáver, para luego anunciar su deceso en un hospital militar local.

Lee también en Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones: Para llegar a un nuevo Día | Porque también somos mamíferos | Para legislar la melancolía | 2016: De la ilusión a la desolación (o ¡Jo, jo, jo!) |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/