https://www.somosbelcorp.com/

Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Deportes

Surfeó una ola de grandes dimensiones

El surfista Sebastian Steudtner dominó una ola del tamaño de un edificio de 8 pisos

El surfista Sebastian Steudtner dominó una ola del tamaño de un edificio de 8 pisos
- Foto: worldsurfleague.com
  •  
  • Contrapunto
  • Viernes, 17 de Agosto de 2018 a las 5:07 p.m.

El récord fue alcanzado por el alemán en enero de este año. La impresionante hazaña la consiguió en una playa de Portugal

El surf es un deporte acuático que se basa en deslizarse de pie en una ola sobre una tabla que puede ser de distintos materiales. Aunque su origen data desde hace más de 500 años, con los primeros habitantes de las islas de Polinesia, ganó popularidad a principios del siglo XX en Hawai.

Mucho ha evolucionado el deporte desde entonces, transformándose en una disciplina de alto nivel, con distintas modalidades y competencias alrededor del mundo.

Lea también Así fue el pelotazo a Ronald Acuña por el que suspendieron por seis juegos a José Ureña

Una de estas competencias fue en enero de este año en la playa de Nazaré, al oeste de Portugal, donde el surfista alemán Sebastian Steudtne logró desplazarse sobre una ola de 80 pies (apróximadamente 24 metros), marcando así un nuevo récord mundial que incluso tuvo un lugar en el Libro de Récord Guinness.

Foto: Mercedes Benz

Recientemente se hizo viral un video de la hazaña del alemán, en el que se puede observar la magnitud de la ola, cuyas dimensiones hacen ver al surfista proporcionalmente insignificante.


Aunque Nazaré no es una de las playas predilectas para surfistas extremos, la formación del suelo oceánico en esta región permite que se generen algunas de las olas más grandes del mundo, sobretodo en invierno.

Lea también César Farías es confirmado como nuevo entrenador de la selección boliviana de fútbol

Éste fenómeno ocurre debido a un cañón submarino. La forma de la fosa divide en dos a las olas que se acercan a la costa de Portugal: una se ralentiza y gradualmente se hace más alta conforme llega a aguas superficiales. La otra continúa su camino por debajo del agua, pero mucho más rápido.

La forma del cañón obliga a las dos olas a converger, lo que resulta en olas inmensas que arriesgados surfistas tratan de dominar todos los años.


Con información de The Washington Post

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/