https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Sábado, 20 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Entrevistas CTP

"En Venezuela no hay gobierno real ni oposición real"

Erik del Búfalo: Un hecho inesperado puede dar pie a un nuevo líder en Venezuela

Erik del Búfalo: Un hecho inesperado puede dar pie a un nuevo líder en Venezuela
- Foto: Jonathan Lanza
  •  
  • Vanessa Davies
  • Domingo, 26 de Noviembre de 2017 a las 9:18 a.m.

Las condiciones objetivas de Venezuela son mucho peores que las que condujeron a la revuelta popular del Caracazo, pero las condiciones subjetivas sí han cambiado y la población "siente que no tiene futuro", afirma el filósofo Erik Del Búfalo

Nadie que escuche a Erik Del Búfalo puede quedar impasible. Con este filósofo sucede como con esos políticos carismáticos que tanto conocemos en Venezuela: o lo amas, o lo odias. Sus comentarios en Twitter no son un caramelo que todo el mundo se come; por el contrario, genera verdaderos incendios en redes sociales.

Del Búfalo participó, el miércoles 15 de noviembre, en la jornada de Filosofía en la Ciudad, organizada por Cultura Chacao. A casa llena, Del Búfalo habló sobre el presente y la política. Minutos antes, compartió con Contrapunto sus reflexiones sobre el momento político de Venezuela y señaló que, al no haber gobierno real ni oposición real, puede surgir un líder situacional como consecuencia de un hecho inesperado.

–¿En qué situación estamos?

–Es como si el país hubiese chocado con un iceberg y estuvieses viendo la punta sin ver el abismo. Sospecho, lamentablemente, que lo que no sabemos, no conocemos de esto es mucho peor de lo que sabemos.

–¿Por qué?

–Desde el punto de vista meramente lógico son incomprensibles las acciones que se toman de lado y lado, Gobierno y oposición. Por ejemplo, el Gobierno va a un default por unas horas, cuando no era necesario, de forma muy sospechosa. Y decide pagar una hora antes de que se venciera el plazo. Es como si a propósito hubiese querido ir al default. ¿Por qué Venezuela quisiera rayarse así? Porque esa es una mácula muy grande para un país.

–Pero responsabiliza a otros.

–Es como cortarse un brazo para culpar a otro. Es muy grave eso desde el punto de vista crediticio para Venezuela. Somos parias, no somos cumplidores. Y Venezuela, salvo algún error que ocurrió en 2003-2004, nunca había llegado a ese nivel. Por otro lado ves que la oposición que supuestamente se opone al régimen está haciendo todo lo posible para reestructurar la deuda, más que el propio Gobierno, lo cual es absolutamente paradójico. Pareciera que fuesen títeres.

–¿De quiénes?

–De intereses globales o intereses locales, o una mezcla entre intereses globales y locales y no conocemos quiénes son los actores.

–¿Piensa que no hay oposición real?

–Pienso que en Venezuela no hay gobierno real ni oposición real. Lo que hay es un statu quo, un sistema dado de poder donde no se gobierna del todo sino que se concentra el poder. La oposición no hace oposición realmente. Se trata de un teatro de oposición que al final siempre termina manteniendo la gobernabilidad del sistema o, incluso, tratando de salvarlo del descrédito.

–Si no hay gobierno real ni oposición real, ¿quién dirige el país?

–Hay poder. El statu quo es un sistema militar, un sistema político, los actores que uno ve, el sistema financiero, pero también la situación dada que se quiere mantener pese a la desgracia y sufrimiento del país. Oficialmente hay 180 mil niños en desnutrición grave. Son niños en alto riesgo, a un niño con desnutrición lo puede matar hasta una gripe. La situación humana es demasiado grave, y uno ve un statu quo que solo quiere mantener el poder, quitándoles todo horizonte a los ciudadanos.

–¿A ese statu quo no le importa nada?

–Por supuesto que no. No da ningún signo. En otra situación el país recurría al Fondo Monetario Internacional si hacía falta, o al Banco Mundial, o a cualquier otra forma no solo de pagar, sino de importar medicinas, vacunas y un mínimo de alimentación.

–¿Esto cambiará con las fiestas de diciembre?

–Algunos días. Lo que pasa es que los aguinaldos van a durar muy poco, sospecho, y entonces la felicidad va a ser muy breve. Y como ya se pagaron, no sé si lleguen al 24 de diciembre. Los cuatro meses de sueldo se los come la inflación. Puede ser que, por unas semanas, entre los aguinaldos, el default y este teatro electoral, bajen los ánimos. Pero el ambiente está muy caldeado en la calle.

Peores condiciones objetivas, diferentes condiciones subjetivas

La vida real de los venezolanos se ha vuelto tan difícil, que analistas y políticos advierten que podría suceder otra protesta popular como la del Caracazo de febrero-marzo de 1989. “Las condiciones objetivas son mucho peores que las de 1989, comparada con la actual situación de precariedad y la crisis alimentaria la situación de 1989 no es nada, pero las condiciones subjetivas sí han cambiado”, asevera Del Búfalo.

–¿Por qué?

–La población siente que no tiene futuro, siente que no tiene quién la represente de lado y lado realmente y está perpleja. La población en Venezuela está perpleja. Los mismos analistas se enredan, porque hay un juego político muy complejo, muy oculto, que no permite ver bien. El pueblo está desesperado, porque tiene hambre y padecimientos cotidianos, y además no ve una salida. Eso hace que, subjetivamente, la gente no se rebele, sino que se retraiga.

–¿Eso se mantendría así?

–El régimen puede jugar con eso, y me refiero a MUD-PSUV. Ellos han jugado muy bien desde el punto de vista psicológico, y pueden mantenerse unos meses así. Eso abre el escenario para un tercero desconocido.

–¿En cualquier escenario?

–En cualquier escenario se abre la posibilidad para una fuerza desconocida que aparezca. Que esté allí minoritaria, periférica, y se vuelva central; o que aparezca.

El filósofo hace suya la reflexión de un profesor universitario que dice que veremos “una autoritas situacional”. Es decir, "va a haber un líder situacional, una situación que precipita un nuevo liderazgo o una nueva acumulación de fuerzas en torno a un hecho inesperado. Eso puede pasar en cualquier momento. Si llega un líder que logre traducir esas condiciones objetivas en conciencia política, puede haber un cambio muy rápido en Venezuela. Si eso no aparece, podemos pasar mucho tiempo así".

Del Búfalo trae a colación lo sucedido en Zimbabue, con la defenestración del mandatario Robert Mugabe. "En Zimbabue todo estaba en calma", Mugabe botó a su vicepresidente "de una forma muy ruin, y mira lo que pasó". Si habla sobre Venezuela, asevera que el presidente Maduro "no está muy holgado en sus posibilidades", y por eso "un pequeño error, un pequeño imprevisto, un pequeño acontecimiento" puede desencadenar situaciones desconocidas. En cualquier momento "pasa algo, estalla una pelea callejera", como sucedió en Guarenas en 1989, y se "enciende la pradera". "Eso está ahí, está latente", alerta el filósofo.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/