http://www.venamcham.org/

Jueves, 23 de Marzo de 2017

Contrapunto.com

Nacional

Analistas discrepan sobre la pertinencia de propiciar un cambio político inmediato

¿Es conveniente buscar darle término al mandato de Nicolás Maduro?

¿Es conveniente buscar darle término al mandato de Nicolás Maduro?
La población podría ser consultada sobre la permanencia en el cargo del Mandatario - AVN
  •  
  • José Luis Carrillo
  • Domingo, 24 de Enero de 2016 a las 8:09 a.m.

Ricardo Sucre recuerda que los intentos para salir de gobiernos anteriores no han sido positivos. John Magdaleno resalta que una consulta popular sería una válvula de escape

Durante su discurso en la sesión de instalación de la Asamblea Nacional, el pasado 5 de enero, el presidente del Parlamento, diputado Henry Ramos Allup, reiteró que uno de los objetivos de la oposición, era presentarle al país una propuesta para la salida constitucional del presidente Nicolás Maduro.

“El cambio que estamos proponiendo es constitucional, pacífico y democrático, ofrecimos que en un lapso de seis meses ofreceríamos un método para cambiar el gobierno por via constitucional y lo cumpliremos”, expresó el también secretario general del partido Acción Democrática en esa oportunidad.

Los mecanismos que está evaluando la oposición para propiciar el cambio político son cinco: convocatorias a referendo revocatorio del mandato presidencial o a una asamblea nacional constituyente; una enmienda o una reforma de la Constitución que permita acortar el período presidencial o un referendo consultivo para preguntar a la población si quiere cesar el mandato de todos los cargos por elección popular y llamar a unas megaelecciones. Además, figura la posibilidad de solicitar la renuncia al Jefe de Estado.

Durante la campaña electoral previa a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, la opción de la que más se habló fue la del referendo revocatorio, en vista de que este mecanismo se puede activar a la mitad del período presidencial, justamente el lapso que se cumplió el pasado 10 de enero.

Algunos analistas han señalado la urgencia de propiciar el cambio político en el país para que se pueda enfrentar la crisis económica. No obstante, otros estudiosos de la realidad política nacional, como el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, se han pronunciado en contra, alegando que lo más conveniente es que los sectores políticos enfrentados puedan lograr acuerdos para impulsar soluciones a la situación económica.

Contrapunto conversó en esta oportunidad con los politólogos Ricardo Sucre Heredia, profesor de la Universidad Central de Venezuela, y el también profesor universitario John Magdaleno, quienes ofrecen sus visiones opuestas sobre la pertinencia de buscar colocar punto final a la gestión del presidente Maduro, pero coinciden en su preferencia por otros mecanismos diferentes al del referendo revocatorio.

Cambios no positivos

Ricardo Sucre Heredia considera que, aunque no debe haber aprehensión para hablar del tema del fin del mandato del presidente Maduro, políticamente no considera que sea pertinente este objetivo.

“Las instituciones venezolanas tienen que tener su tiempo para operar, funcionar. ¿El revocatorio ayuda en eso? Yo veo que desde hace 30 años la política venezolana se limita, gran parte de ella, a sacar presidentes. Desde los 80 se ha buscado sacar presidentes. Arrancó Carlos Andrés y la máquina de sacar presidentes se encendió para un gobierno que le quedaban siete meses y el devenir del país no fue el mejor. A Chávez lo tumbaron. Ese juego de un presidente que sepa que lo quieren sacar es una dinámica política que genera mucho conflicto como lo estamos viviendo y no permite que las instituciones maduren”, expresó Sucre Heredia.

Argumenta el analista que “si te eligen presidente y a los cuatro meses sabes te quieren sacar, por supuesto tu respuesta va a ser ‘yo me voy a defender no quiero que me saquen’. La dinámica institucional está concentrada en eso y no permite que puedas como gobierno desarrollar unas políticas”.

Añade que los cambios en Venezuela no han sido positivos. “La salida de Carlos Andrés Pérez no permitió… Con las críticas que se puedan hacer del programa, el mismo indudablemente iba a corregir algunas fallas estructurales en Venezuela que quizás hoy hacen falta. Y (la consecuencia de) que hayan derrocado a Chávez era, decían que el se radicalizó y controló más”.

Sostiene Sucre Heredia que los perseguidos de hoy van a ser los perseguidores del mañana; los que critican la censura serán los censuradores del mañana y los liberales en lo económico de hoy serán los estatistas del mañana. Es un ajuste de cuentas que lo que ha traído al país es lo que estamos viviendo. Por supuesto los presidentes son responsables, pero puedes echar la película atrás y ves que no se permite a los gobiernos desarrollar políticas porque están ocupados en sobrevivir”.

Tendencia global

Al contrario que Sucre Heredia, el politólogo John Magdaleno considera que, especialmente en un momento de crisis como el actual, siempre será conveniente que la población se pronuncie a través de los mecanismos de participación.

“Es perfectamente lícito y un rasgo creciente de los sistemas políticos en el mundo la inclusión de sistemas de participación. Cuando se alude a la caracterización de la democracia como representativa se estaba pensando no solo en una forma política sino la manera como se instrumentaba. En el diseño institucional dominante hasta la década de los 70 y los 80, sistemas políticos que tenían escasas instituciones de representación directa, gran parte del peso de las decisiones descansaba en la representación política. La tendencia global desde finales de los 80, 90 y principios de los 2000 es introducir instituciones de participación. Lo que ocurre en Venezuela con la Constitución de 1999 es parte de una tendencia global , introducir instituciones como el referendo revocatorio, consultivo o abrogatorio para cargos de elección popular era parte de una tendencia global”, explica el docente.

Magdaleno recuerda que una de las conclusiones a las que se llegó en un estudio de la época es que buena parte de las rupturas del hilo constitucional que se habían producido en América Latina y otras partes del mundo estaban asociadas a la rigidez del sistema presidencial en cuanto al período y la imposibilidad de que si un mandatario o gobierno estuviera teniendo una pésima ejecutoria no hubiera manera de removerlo del cargo.

“Precisamente Venezuela asiste este año a una de las mayores crisis económicas, políticas y sociales de su historia contemporánea. ¿Cómo negarle al país la posibilidad de que por lo menos se debata públicamente si conviene activar alguna de estas instituciones consagradas en la Constitución en 1999?”.

Factibilidad

Luego de la conveniencia, el otro punto del debate sobre la posibilidad de dar término al mandato del presidente Maduro es cuál de las opciones tiene más posibilidades de concretarse. En este aspecto, los expertos consultados muestran algunas coincidencias.

“Si nos atenemos a los votos que sacó Maduro en 2013, 7 millones 587 mil y la oposición 7 millones 363 mil con una diferencia tan pequeña el Gobierno pudiera hacer política para competir, sobre todo tomando en cuenta que el referendo es una iniciativa ciudadana, no del Parlamento, y va a llevar el proceso de firmas y la campaña.”, apunta Sucre Heredia.

El analista comenta que desde que se planteó el tema piensa que el Gobierno no ve la opción del revocatorio como mala a pesar de que las encuestas, que se divulgaron antes del 6-D dicen que Maduro perdería con 75% de votos en contra. “El margen de que el Gobierno pueda actuar políticamente es mayor que con otras opciones”, dice.

Añade que iniciativas como la enmienda o reforma constitucional que son por iniciativa parlamentaria tendrían un manejo político más complicado para el Gobierno.

“La oposición puede plantear una enmienda para recortar el período. Claro que el Gobierno pueda accionar al Tribunal Supremo, pero vamos a asumir que eso no ocurra. Uno pensaría que se va a aprobar y eso supondría que el mandato de Maduro tendría una fecha límite y se iría a elecciones. el Psuv estaría en el trance de si van con Maduro (como candidato a las nuevas elecciones) o con otro.

Apunta además que la oposición podría hacer un referendo consultivo, que no es vinculante y, en este sentido, se refirió a la propuesta hecha por el partido La Causa R, en cuanto a preguntar al electorado si desea que se dé por finalizados los períodos de los Poderes y así convocar una megaelección.

Apartando la opción de la renuncia del Presidente, que considera poco probable, Magdaleno ve como más factible, dada la situación de mayoría que tiene la oposición en la Asamblea Nacional, la de la enmienda a la Constitución.

“En primer lugar estaría la enmienda, en segundo lugar la reforma y en tercero la constituyente, en discusión con el revocatorio, que quedaría de cuarto y que requiere mayor número de firmas y las condiciones para recogerlas son más complejas”.

Sin embargo, Magdaleno apunta a favor del revocatorio que una constituyente podría nuclear o cohesionar al chavismo en la medida que están amenazados todos los Poderes Públicos mientras en el caso del revocatorio solo lo estaría la perdurabilidad del Presidente.

Además, estima que por la crisis que se va a vivir este año pudiera incrementar la disposición de los electores a firmar para solicitar la consulta.

Factor crisis

Sin embargo, existe un factor que jugará un papel fundamental en el devenir político y es el de la profundización de la crisis económica. ¿Qué papel jugará la situación económica de la nación en el acontecer político?

En opinión de Ricardo Sucre Heredia, si el país percibe que Gobierno y oposición hacen esfuerzos para entenderse y buscar soluciones a la crisis hay tiempo para actuar, pero advierte que el país no toleraría percibir que tanto el Gobierno como la oposición están su juego particular por el poder.

“Si eso el país lo percibe así hay tiempo. El país no toleraría es ver o percibir que tanto el Gobierno como la oposición están en su juego particular por el poder.

Añade que es otra de las razones por las que no cree pertinente la consulta del revocatorio. “Pienso que contribuiría a esa percepción. Si el país ve gestos, que se están buscando espacios o canales aún tomando tiempo, probablemente el país lo acepta. La mayoría ha internalizado que no hay respuestas fáciles. Por supuesto hay desesperación, por comida, medicinas, inflación, pero al mismo tiempo los venezolanos estamos curados en salud de experimentos por ir muy rápido. La gente no toleraría es llegar a la conclusión de votamos y esta gente en un quítate tú para ponerme yo’. Sería un problema muy grande”.

A su vez, John Magdaleno advierte que la crisis económica va a incrementar el malestar social.

“Si a eso se agrega una creciente rivalidad política, por supuesto los niveles de frustración van a ser superiores. Mientras se desarrolla la crisis económica y los actores no logran ponerse de acuerdo y así lo percibe la opinión pública, va a incrementar el nivel de malestar social y puede traducirse en expresiones colectivas de malestar”.

El docente resalta que si no hay una corrección de fondo en el diseño de la política económica la crisis se va a agudizar. “Se va a traducir en creciente malestar social. Si hay un conflicto de poderes, Gobierno y oposición, eso va a incrementar los niveles de frustración de expectativas, lo que puede traducirse en expresiones colectivas de malestar social y eso tiene a promover cambios políticos, se trate de cambios deseables constitucionales o rupturas del sistema político”.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.e-bolivar.gob.ve/