http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/

Jueves, 23 de Marzo de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Lo hecho por lo dicho | Cuando lo que decimos nos construye

Esos perritos simpáticos que duermen en la alfombra ajena

Esos perritos simpáticos que duermen en la alfombra ajena
-

La colonización mental es como un virus al cual ninguna potencia política quiere que se le encuentre antídoto y el que, muchos de sus afectados, la padecen satisfechos

Tengo conocidos muy sabios (al parecer), con excelentes niveles de formación intelectual (al parecer) y con títulos universitarios logrados luego de mucho esfuerzo académico (al parecer). Esas mismas personas me han llegado a decir que "están convencidos de que la cultura generada desde Europa es superior a la de América Latina". O que "adoran los enormes edificios de cristales de ciudad de Panamá porque eso refleja el progreso de un país desarrollado". O que lo que más disfrutan es pasearse por el Sambil y ver las vitrinas de marcas comerciales. Son expresiones que, viniendo de las mentes que las hacen emerger, no dejan de encrespar la piel. Estas ideas muestran un escollo presente en todas las clases sociales de nuestros países latinoamericanos: autorreconocerse como sujetos históricos habitados por subjetividades que no les pertenecen.

Bueno, entre mis conocidos mora la desgracia simbólica más atroz de cuantas pueda existir en una persona: vivir la vida propia pensando desde la cabeza de quien te infravalora. Esto es, creer y estar convencido de que mientras menos se parezca uno a sí mismo y más se acerque y complazca a quien lo niega, más exitosa será la existencia. Sin embargo, esta desgracia se hace más trágica cuando el que vive esa existencia, dedica la duración de sus días a hacer carrera política vencido por esta exigencia. Este comportamiento se conoce, desde hace mucho, como colonización cultural. La escritora estadounidense, Toni Morrison, lo ahondó duramente en su novela La canción de Salomón.


La colonización cultural es la acción y el efecto de someterse a la aceptación a la superioridad del otro producto de los estragos que la colonización material ha efectuado (llámese cultura, economía, valores, ciencia, etc. O llámese EEUU o Europa). Adaptarse y aplicar las exigencias del dominador es la salida más practicada. Por el contrario, la descolonización supone la disputa constante por desterrar, de nuestras mentes, esta entrega y esa aceptación. Esto con el fin de que deje de actuar como arma de control social y amansamiento colectivo. Para muchos, como mis conocidos, esta capitulación es válida, legal, destinataria, incuestionable e inexcusable. Su combate lo llaman en nosotros "resentimiento social".

Es este el mismo sometimiento frente a la delantera del dominador el que se ve pastando en la cabeza de Macri al lado de Obama; con la mano en el corazón a punto de explotar por el impacto que lo invade por tal rendición.


Recientemente esta sumisión simbólica fue muy bien configurada por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. En la Universidad de Princeton, en un arduo inglés, PPK dijo:

Y esas palabras, que debieron ser impugnadas por toda Latinoamérica, apenas fueron contadas por los medios de comunicación como una mera anécdota o la ocurrencia campechana de un presidente senil. "¿Perro simpático durmiendo en la alfombrita?". Sin duda es la mejor metáfora con la que, quien te minimiza, literaturiza la ofensa a la carne propia. Pedro Pablo Kuczynski se lució en eso que los mismos colonizadores llaman "lo políticamente incorrecto". Para Pedro Pablo Kuczynski, no hay mejor “A New Age for Latin America” (como tituló su "ponencia") que seguir siendo un perro simpático echado en una alfombrita. ¿A la espera de la entrega de un Oscar? La misma simpatía corderil la destila en la foto en la que, al lado de Trump, su sonrisa de desquiciado hace maravillas para regocijar al quien ni lo mira.


En el caso de Venezuela, tenemos una vasta colección de esta conducta. Recordemos la iluminada foto de María Corina Machado estrechándole la mano a un personaje como George Bush. También su sonrisa se desbordaba en el compás del pupilaje.


Más cerquita nos llegan los esfuerzos de Lester Toledo desde Europa (ahora él mismo orgullosamente europeo), pidiendo a los históricamente colonizadores que no olviden su decisivo papel sobre los sometidos y que, por tanto, que nos juzguen desde su divino y acertado juicio "civilizatorio", al que nuestra intransigencia ha decidido no atender.


Es el mismo coro en el que canta Carlos Vecchio cuando, en su Twitter, clama y reclama al gobierno venezolano que siga las "instrucciones" (es decir, las decisiones y los mandatos) del gobierno norteamericano. Esto como única guía valedera para hacer de "su" democracia la recompensa por los favores recibidos.


No es menos deprimente la súplica que hace Julio Borges a la OEA o su anterior visita y reunión con el excanciller brasileño, José Serra; un canciller producto del golpe parlamentario a Dilma Rousseff y que Luis Almagro (Secretario General de la OEA) siempre ha considerado como profundamente democrático.


Y así vamos. Unos convencidos de la necesaria obligación de combatir y superar tanta minusvalía debido a la depresión por no haber sido los creadores de los smartphones; otros convenciéndonos de que ya hay un destino manifiesto en el que no somos mucho más que sucursales simbólicas y que debemos navegar con eso, desde eso y aceptando eso. Y así vamos.



Lee también en Lo hecho por lo dicho | Cuando lo que decimos nos construye: ¿Dignos de un salario digno? | Redes, realidades y videos: el caso Lilian Tintori | Quince minutos de un discurso de-Macri-ado | Se esparce... |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.e-bolivar.gob.ve/