https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 15 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

El clima mental

Estado de ánimo nacional

Estado de ánimo nacional
-

​Venezuela pasa por uno de los momentos más aciagos de su historia. Un solo aspecto lo dice: La agudización de la pobreza

Independientemente de lo que digan los índices y voceros del gobierno, la pobreza que está a la vista es obscena, pica y se extiende. Una forma de violencia que se suma a la delincuencial. Mucho con demasiado.

Esto hace pensar que en el país predomina el agobio, la tristeza, la paralización. Hay mucho, muchísimo, de eso. Más rabia, frustración, dolor y otros sentimientos de carga negativa, pero también hay entusiasmo por hacer, emprender, aprender, retar, vencer las circunstancias.

Eso, a pesar de que salvo jerarcas gubernamentales, gente de la oposición que se aprovecha de políticas de gobierno y los poderosos sectores económicos de siempre; el grueso de la población -chavista y no chavista- está pasando roncha y de la dura.

Los certificados de defunción no enuncian “desnutrición”, “carencia de medicamentos” o “abordaje clínico insuficiente” pero allí están las reales causas de muchas muertes actuales.

Los encuestadores de opinión pública dicen que la gente expresa altos índices de tristeza, frustración, de preocupación ante la situación-país. Lo que está a la vista no necesita de anteojos.

Al desasosiego y miedo se suma un clima político enrarecido –lo ha sido por años- y una coyuntura electoral que como toda elección debería ser una oportunidad de cambio, aún ganando el gobierno. Parece que no será así.

Las venideras elecciones no se ven como una esperanza. Independientemente de la participación, de la abstención, de quien gane, del reconocimiento o desconocimiento internacional, el entusiasmo es de un solo sector y solo por ganar. No se vislumbra solución de los problemas. Eso es lo grave. A no ser que haya sorpresas.

La gente está sumida entre un gobierno incapaz de resolver la crisis pero con un líder que, independientemente de sus competencias personales, aglutina, conduce, y una oposición descabezada -sin líder, o con varios que se acuchillan- dando palos de ciego. Desesperanza parece que es lo que queda, pero no necesariamente.

Quienes creen en el proceso, aún pasando penurias, ratifican su compromiso con la patria, con sus ideas. Hablan de resistencia. Quienes se oponen al gobierno, ratifican su decisión de cambio, de continuar la lucha. Hablan de resistencia. En ambos sectores hay quienes desean y escapan del conflicto yéndose a rehacer sus vidas en otro país.

Pero, además de los idos y por irse están los que deciden quedarse en el país para participar en el proceso u oponerse.

El clima mental de los que se quedan pareciera ser de pesadumbre, de agotamiento, de desesperanza. Eso se ve, se siente. Lo dicen las encuestas. Pero también hay gente que emprende, siente arraigo, compromiso, persevera, apuesta, aprende y – a pesar de las adversidades y aunque parezca absurdo- decide, quiere, estar en Venezuela.


Lea http://contrapunto.com/noticia/encuestadores-y-eco...

http://contrapunto.com/noticia/tibisay-lucena-advi...

Lee también en El clima mental: Chamba pa´ ti | Chacumbele | El que se fue | Derechos torcidos |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/