https://www.navicu.com/?src=af

Sábado, 23 de Septiembre de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite

Exodus now

Exodus now
Aeropuerto de Maiquetía. Foto Contrapunto | Anthony AsCer Aparicio -

Recién pasado un evento político de cierta magnitud en Venezuela – a veces equivalente a un sismo o ventolera - se incrementa el éxodo o se alborotan las ganas de irse aún entre los que no pueden hacerlo

Después de instalada la Asamblea Nacional Constituyente y cesadas las protestas de calle por parte de la oposición, mucha gente está haciendo cola frente a los consulados o aprovechando los países que no piden visa para cruzar sus fronteras y quedarse. El viaje de turismo es una rareza. Venezuela sigue desangrándose ante el caso omiso del gobierno: ninguna política para detener el éxodo, ninguna para atraer a los emigrados.

Hace unos años el fenotipo de quienes hacían cola frente a los consulados, sobre todo los europeos, denotaba la ascendencia genética caucásica y estaban allí en ejercicio del derecho a ser expatriados; ahora, los nacionales que no tienen ningún documento que compruebe la mezcla de sangre con la india o la negra son quienes están en búsqueda de una visa que, en poco tiempo, los convierta en ilegales en otro país. Extranjero ilegal es sinónimo de mercado negro laboral, explotación. Todo, con tal de irse de Venezuela. Triste.

A grandes rasgos y en sus comienzos, la migración venezolana de estas casi dos últimas décadas ha tenido una prevalencia de competentes profesionales, estudiantes aventajados, familias completas con ciertos recursos económicos que, además, se favorecieron con las políticas gubernamentales a través de CADIVI que otorgó dólares o euros a precios irrisorios durante muchos años. Entonces, se podía comprar el pasaje aéreo a bajo costo y tener un nivel de vida digna en el exterior sin mucho esfuerzo.

Pero, en la medida que el proceso político venezolano se ha radicalizado, el huracán económico y la inseguridad ha arreciado y los esfuerzos de la oposición por derrotar al gobierno fracasado, otros sectores menos favorecidos económica y académicamente se han montado en la cresta de la ola migratoria junto a algunos grupos de rezagados de sectores con más recursos.

Para variar, a ellos les ha tocado el peor momento: cuando la xenofobia hacia los venezolanos se ha exacerbado en muchos países, las políticas migratorias -con escasas excepciones- se han hecho más estrictas y para colmo, ya no hay divisas subsidiadas. Los dólares y los pasajes aéreos están por las nubes. O sea, a los más pobres, quedándose o yéndose les toca lo peor, como siempre.

El que 27 venezolanos hayan resultado heridos en el vuelco de un autobús en una carretera del Ecuador –tan lejos de casa- indica que muchos están agarrando camino por dónde y cómo sea. Se van ilusionados o convencidos de que en cualquier parte es mejor que aquí. Lamentablemente, algunos - cada vez más- se estrellan y no en accidentes de tránsito, precisamente. También la onda migratoria que envuelve a sectores de escasos recursos puede servir a los “mala conducta” para justificar lo injustificable, como asesinar a un bebé porque y que les dificultaba la emigración. Los demonios de la droga desatados y auto justificándose con la situación nacional.

El clima mental prevaleciente en los más jóvenes es el de la (hu)ida del país y en muchos mayores, independientemente de su posición política, el deseo de que se vayan los hijos lo más pronto posible. Mal presagio.

Lee también en Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite: Igualitarismo a la venezolana | Crisis universitaria = Amenaza al futuro | Niñ@s de la patria | Hartazgo |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/