https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Martes, 16 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La conferencia de prensa inaugural estuvo marcada por los dos temas

Feria del libro de Fráncfort apuesta por la diversidad y defensa de Derechos Humanos

Feria del libro de Fráncfort apuesta por la diversidad y defensa de Derechos Humanos
La Feria del Libro de Fráncfort, la más grande del mundo en el sector, apostará este año por la diversidad y por la defensa de los Derechos Humanos - Foto: EFE
  •  
  • EFE
  • Miércoles, 10 de Octubre de 2018 a las 12:04 a.m.

"Tenemos que ampliar nuestras fronteras que no son suficientes para entender la realidad. Necesitamos historias políticas, pero también necesitamos historias que no son políticas", aseguró la escritora nigeriana Chimananda Ngozi Adichie

La Feria del Libro de Fráncfort, la más grande del mundo, que comenzó este martes, apostará este año por la diversidad y por la defensa de los Derechos Humanos, para los que ha emprendido una campaña especial con el apoyo de la ONU.

Ya la conferencia de prensa inaugural estuvo marcada por los dos temas, tanto en las presentaciones del presidente de la Asociación de Libreros Alemanes, Heinrich Riethmüller, y el director de la Feria, Jürgen Boos, como con la presencia de la escritora nigeriana Chimananda Ngozi Adichie como invitada especial.

Riethmüller empezó aludiendo a uno de los títulos de Ngozi Adichie, El peligro de la historia única, y dijo que ya el título de ese libro apunta a uno de los grandes retos actuales.

"Ella nos muestra una táctica que muchos utilizan para discriminar a otros en la medida en que tratan de describirlos con una sola historia o en generalizaciones como cuando se dice que todos los africanos son pobres o todos los musulmanes son violentos", dijo Riethmüller.

Heinrich Riethmüller, Chimananda Ngozi Adichie, Jürgen Boos

"Todas esas generalizaciones no sirven para entender la realidad y además son peligrosas", agregó.

Por ello, según Riethmüller, el sector del libro, en su compromiso con los Derechos Humanos, debe esforzarse por que se cuenten "multitud de historias".

Luego, Riethmüller abordó el tema de la libertad de expresión que, dijo, "se viola con frecuencia" y mencionó concretamente el caso de Turquía.

"Sin duda hay que celebrar que algunos escritores y periodistas que estaban presos hayan sido puestos en libertad. Pero deberían ser liberados todos, Turquía sigue siendo el país con más gente de la cultura en la cárcel", dijo.

Boos, por su parte, puso como ejemplo de la forma en la que el mundo del libro puede combatir intentos por imponer una historia única la reacción de algunas librerías estadounidenses cuando el presidente Donald Trump calificó algunos países de "países de mierda".

"Trump habló de países de mierda y las librerías reaccionaron exponiendo en sus mesas literatura de esos países", dijo Boos.

Elogió también un reciente ensayo del poeta judío-alemán Max Czollek titulado Desintegraos.

"Ese es un libro que abre una polémica contra una cultura dominante e invita a aceptar la diversidad y a asumir los abismos a través de los cuales tenemos que intentar comunicarnos", dijo.

Lea también Fernando Botero: "Soy el pintor del volumen, no de las mujeres gordas"

Heinrich Riethmülle

Finalmente, habló Ngozi Adichie que -pese a ser conocida por lucha por los derechos de la mujer y contra la discriminación racial- dijo que no se considera activista.

"Tal vez eso es así porque vengo de Nigeria, donde hay activistas de verdad que ponen en peligro sus vidas, yo soy escritora y cuento historias", dijo la escritora.

Sin embargo, admitió que considera que se debe contar la verdad y que se debe combatir aquello que se considera injusto aunque hace tiempo que perdió la ilusión de que esa actitud sea siempre recompensada.

"Como escritora, estoy comprometida con el arte; como ciudadana con la justicia", dijo.

Heinrich Riethmüller, Chimananda Ngozi Adichie, Jürgen Boos

La escritora puso como ejemplo su crítica a una ley nigeriana que declaró ilegal la homosexualidad.

"Esa ley no me parecía solamente inmoral sino también cínica y así lo dije. Un amigo me dijo, con buena intención, que por qué me metía en problemas si no ganaba nada con ello. Sin embargo creo que con que una sola persona reflexione y asuma una actitud crítica ante esa ley habré ganado algo", explicó.

Actualmente, dijo la escritora africana, hay muchas historias que no todos quieren oír. "Las historias de las mujeres no se conocen verdaderamente, no son vistas como algo universal", dijo.

Sin embargo, Ngozi calificó la literatura como "su religión" a través de la cual ha aprendido "que todos tenemos fallos pero también que podemos hacer cosas buenas".

"Tenemos que ampliar nuestras fronteras que no son suficientes para entender la realidad. Necesitamos historias políticas, pero también necesitamos historias que no son políticas", aseguró.

Lea también La obra "Caleidoscopio" de Cruz-Diez regresa a Venezuela

Lea también Cinemateca del Celarg presenta una retrospectiva de Alejandro González Iñárritu

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/