http://www.venamcham.org/

Jueves, 08 de Diciembre de 2016

Contrapunto.com

Opinión

Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite

Guaguancó por Fidel

Guaguancó por Fidel
Fidel Castro entrevistado por Barbara Walters. Imagen tomada de http://www.eonline.com/ -

En Venezuela, el guaguancó por la muerte de Fidel, parece haber despertado demonios en algunos y estimulado la sed de venganza. La inquisición no es cosa del pasado.

La muerte de Fidel, como su vida, generó sentimientos encontrados. Para algunos una gran tristeza, algo así como la muerte de un padre; para otros, una gran alegría, algo así como el fin del engendro del diablo, el nacimiento de una nueva época y prendieron la fiesta por el muerto. Mi abuela decía: con los muertos no te metas.

Y es que Fidel se las trajo. Fue la encarnación de un sueño izquierdista: la utopía del hombre nuevo; el símbolo de la rebelión, inspirador de juventudes, de las luchas por la libertad de los pueblos oprimidos. Eso decían. Forjador de esperanzas y generador de desilusiones. Hay quienes lo amaron desde el principio, quienes lo odiaron por siempre y quienes lo hicieron por un rato y después lo dejaron. Líder con carisma llaman a eso.

Fidel fue un eje, estar con él o contra él definió el panorama político del Continente por casi medio siglo. Sin duda, el líder latinoamericano de mayor trascendencia en el siglo XX, el pop star de la política en la segunda mitad del siglo XX, aunque cause piquiña admitirlo.

En los sesenta, setenta y hasta ochenta habían muchos fidelistas a rabiar que hoy quisieran arrancar páginas de sus historias personales. Ser fidelista era “cool”. Los ilusos piensan que con su muerte –que políticamente ya había ocurrido con su retiro al back stage hace pocos años- la historia de Cuba, quizás la de la Latinoamérica, se parte en dos.

Muerto el diablo se prende la sampablera y se baila guaguancó desde la calle 8 de Miami hasta el corazón de muchos por el logro. Quienes bailan parecen ignorar que el hermano de Fidel y el partido siguen en Cuba, incólumes, mandando hasta quién sabe cuándo. Raúl, de 85 años, ha dicho que entregará el poder a nuevas generaciones en el 2918, si no se lo lleva la pelona antes, por supuesto. Cualquier semejanza con otra realidad es pura coincidencia.

En Cuba podrán venir cambios que ya estaban en proceso y que, muy posiblemente, se darían aún con la anciana presencia de Fidel pero, posiblemente, sea la administración de Trump la que genere giros más sonoros.

Sí, se murió Fidel, en su lecho, prácticamente cuando quiso. En la última foto pública, 15 días antes, aparece sonriendo, no moribundo ni en un paredón como muchos lo deseaban. Aún así, su muerte se celebra como que si hubiera caído por el tiro certero de un contrincante.

En Venezuela, el guaguancó por la muerte de Fidel, parece haber despertado demonios en algunos y estimulado la sed de venganza. Voces que critican la intolerancia del régimen chavista publican listas de intelectuales fidelistas y ex fidelistas que deberán contar con la muerte aunque no sean culpables. La inquisición no es cosa del pasado.

Una lista de acusados por lo que piensen es una lista de acusados por lo piensen, venga de donde venga, elabórela quien la elabore y es señal de un clima mental de resentimiento y represalia que pudiera extenderse entre nosotros aún cuando vengan otros aires. Dios no me oiga.

Lee también en Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite: Presos cuatro policías por robar a dos ladrones | Orgullo y prejuicio | Los hijos de Bolívar | Las Gallinas flacas |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://pernor-ricard.com/