http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/

Viernes, 02 de Diciembre de 2016

Contrapunto.com

Opinión

Politeia

Guerra económica a las alcaldías

Guerra económica a las alcaldías
-

...la alcaldesa interina metropolitana de Caracas, Helen Fernández, indicó en esa protesta en Vicepresidencia de la República, que el alcalde caraqueño Jorge Rodríguez debe mil 300 millones de bolívares (13 millones de dólares al tipo de cambio más bajo) y los recursos que tienen garantizan sólo el pago a sus trabajadores el mes de octubre.

Las limitaciones económicas han sido un obstáculo gigante con el cual han tenido que lidiar las Alcaldías opositoras al gobierno de Nicolás Maduro, y esto configura la verdadera guerra económica que se libra en Venezuela

Hace unas semanas, la Asamblea Nacional (AN), específicamente, en su sesión del día jueves 06 de octubre no logró el quórum reglamentario debido a que muchos de los diputados de la Unidad, se ven en serias dificultades en trasladarse hasta Caracas, ante la falta de pagos, viáticos y salarios tanto para ellos, como para el personal a su disposición. Para quienes tenemos responsabilidades dentro de alcaldías y municipios del país, esa realidad no es ajena, pues hoy por hoy, las 335 alcaldías del país se encuentran en serios aprietos económicos, por no decir un quiebre generalizado.

Más recientemente, el día miércoles 05 de octubre, vía Twitter se realizó una gran protesta nacional con la etiqueta #MaduroPagaleALasAlcaldias, una réplica de la visita de alcaldes de la unidad a la sede de la Vicepresidencia para exigir los recursos del nuevo aumento salarial y del bono de alimentación. Como dato para comprender la situación general de los municipios, se puede mencionar que de los aumentos decretados en el mes de mayo de este año, solo 4 alcaldías de las 335 habían cumplido con esos montos, entre ellas Valencia.

Se debe entender que los presupuestos municipales se planifican de forma anual, quiere decir, que como es tradición se prevé un incremento salarial anual, generalmente en el mes de mayo, pero el Gobierno nacional, solamente en este 2016, ya ha decretado 3 incrementos de sueldos, lo que hace imposible para las alcaldías cumplir con esas obligaciones si los recursos no llegan directamente desde el Ejecutivo Nacional. Por eso, lo alcaldes de la Unidad, que son quienes han expuesto la crisis de los municipios, que también padecen los oficialistas pero no pueden decirlos, han logrado que funcionarios de la Oficina Nacional de Presupuestos (Onapre), se sienten con ellos para discutir las deudas provenientes de los incrementos de salarios y bono de alimentación, los cuales no estaban previstos en los presupuestos municipales del año 2016.

Por ejemplo, la alcaldesa interina metropolitana de Caracas, Helen Fernández, indicó en esa protesta en Vicepresidencia de la República, que el alcalde caraqueño Jorge Rodríguez debe mil 300 millones de bolívares (13 millones de dólares al tipo de cambio más bajo) y los recursos que tienen garantizan sólo el pago a sus trabajadores el mes de octubre. Similares crisis padecen todas las alcaldías especialmente aquellas que no cuentan con recaudación propia como fuente principal de ingresos y deben esperar que sea el ejecutivo nacional quien les asigne la mayoría de sus recursos.

En el caso de Valencia que conocemos a profundidad, el presupuesto propio se basa en un 80% en la recaudación derivada de impuestos municipales como el de actividades económicas, inmobiliarios, publicidad y propaganda, aseo urbano, entre otros. Todos y cada uno de esos tributos han ido mermando debido a la crisis actual, en especial el referente a actividades económicas, debido al cierre en los últimos años de más de 3 mil comercios, industrias y empresas en el municipio.

Además, la creciente inflación que según datos del Banco Central de Venezuela fue de 108% en 2015, y en este 2016 diversas firmas especializadas la sitúan por encima del 500% derivan en menos recursos para adquirir asfaltado, luminarias, pintura, material de construcción, auto partes, medicamentos, material médico, material didáctico, platos de alimentación escolar, entre otros insumos necesarias para cumplir con las necesidades de las comunidades de vías, iluminación, aseo urbano, salud, educación, deporte y espacios públicos de calidad.

Todo un cóctel destructivo se ha creado desde las alturas del Poder para quebrar al sector productivo, pero con él han arrastrado a todas las demás áreas de la sociedad venezolana, que no es ajena al sector público, ya que si bien he centrado este análisis en las alcaldías por su proximidad con la gente, también es un padecimiento de las gobernaciones que se han visto reducidas a solo pagar nómina, sin tener capacidad de generar obras de impacto social, tal como es su función primordial.

Nuestro mensaje en Valencia siempre ha sido claro, con pocos recursos hemos podido comenzar la reconstrucción de la ciudad y su ordenamiento, luego de una gestión anterior que fue desastrosa en todos los sentidos, sin embargo, las limitaciones económicas han sido un obstáculo gigante con el cual hemos tenido que lidiar, con creatividad, buena gerencia y uso adecuado de cada bolívar. ¿Por cuánto más tiempo podrán resistir los municipios esta situación? Es un pregunta frecuente que escuchamos, y sin duda al igual que el resto de los sectores del país es la misma, no por mucho más tiempo, de allí la urgencia de un cambio de modelo nacional, uno que se abra a la inversión privada, que recupere la confianza y con ella la productividad, y renazcan las ciudades entre las cenizas de una verdadera guerra económica, no esa que a cada rato usa el Presidente para justificar su falta de respuestas y capacidades para gobernar, sino una que libra su mismo gobierno contra sectores productivos, gobernaciones y alcaldías a diario para someterlas y hacerles totalmente dependientes del centralismo.

Lee también en Politeia: Los guerrilleros del twitter | Cuando el Vaticano dialoga | ¿Estado interventor o capitalismo participativo? | La doctrina Betancourt |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://pernor-ricard.com/