http://www.venamcham.org/

Martes, 24 de Enero de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Caracas pública | Cartografía de la vida urbana

La identidad y la mezcla, una enseñanza necesaria

La identidad y la mezcla, una enseñanza necesaria
Es fundamental integrar (integrarse con) el barrio, asumirlo como parte de esta gran mezcla urbana - Foto: Cheo Carvajal

¿La utopía urbana? Vivir en una amalgama de comunidades abiertas, permeables, hospitalarias. Que conserven elementos de su identidad, de su origen comunitario

  •  
  • Cheo Carvajal
  • Miércoles, 11 de Enero de 2017 a las 1:57 p.m.

Una reflexión sobre la ciudad a escala humana, sobre el gueto y la exclusión y sobre una pedagogía para la acción transformadora

La diversidad no es una característica fundamental de la “comunidad”, en cambio sí lo es de la “sociedad”. Aunque entre los miembros de una “comunidad” haya muchas diferencias entre sus individuos, estas suelen estar arropadas por un halo en común, que las aglutina: la religión, el origen (étnico, regional, nacional), el estrato social. En cambio, la idea misma de “sociedad” está construida desde la diferencia. De hecho, las comunidades, a pesar de que tienden al encierro, sea por exclusión o autoexclusión, son las que se han sumado progresivamente al proceso de integración en las ciudades. Lamentablemente de manera fragmentaria.

Obviamente, esa ciudad que hoy conocemos, constituida de esa suma, no vivió ni vive en paz ese proceso, más bien lo hace bajo un clima de tensión y conflicto: el atrevimiento de des-integrarse de una comunidad, liberarse de lo que hay en ella de ataduras, y pretender incluirse en un espacio de igualdad jurídica entre diferentes, suele traer una dosis de rechazo o miedo, pero al mismo tiempo grandes expectativas de aprendizaje y crecimiento. No en balde se asocia la idea de comunidad a la de territorio, y la de sociedad a espacio público. Pero el espacio público aún es una apuesta (de apertura e integración), que a veces se confunde con un asunto de diseño de un espacio físico (una plaza, un parque, un bulevar), cuando en realidad es un espíritu, un proceso, un devenir.

¿La utopía urbana? Vivir en una amalgama de comunidades abiertas, permeables, hospitalarias. Que conserven elementos de su identidad, de su origen comunitario, que le den cohesión y que sean estos, justamente, lo que estas comunidades aporten diferencialmente a la ciudad en esa gran producción colectiva, de deseos mezclados. Que sean espacio dispuesto al intercambio, que no sean territorio (al menos no como herramienta de exclusión).


Desarrollar una pedagogía para la integración, para una ciudad mezclada


Estas reflexiones de comienzo de año sobrevienen (luego de poner en remojo un texto sobre la contraposición entre necesidad y deseo) luego de la lectura de un artículo sobre Jane Jacobs (teórica y activista urbana norteamericana), por la cercanía del Día del Maestro (15 de enero) y, por último, por la muerte de Zygmunt Bauman (filósofo polaco). ¡Vaya mezcla!

En relación con la primera referencia, y tomando en cuenta el comienzo de este nuevo año, recurro al ritual de reforzar esta terquedad de querer construir una ciudad a escala de la gente. Idea que, definitivamente, riñe con una ciudad concebida (diseñada, urbanizada) para autos que se mueven entre monumentos, que solo se valoriza en función de la especulación del capital sobre el uso del suelo. En ese sentido, el ejercicio de reflexión/acción de Jacobs es siempre una referencia estimulante.

En relación con la segunda, insisto en la necesidad de que esas reflexiones y acciones sobre esa ciudad cercana se metan de pata y cabeza en las escuelas, se conviertan en pedagogía, para hacer de estas algo potente, que de veras transformen la realidad en el corto, mediano, pero sobre todo que se sostengan en el largo plazo. Y los maestros podrían ser unos grandes aliados en esta tarea, empapándose de ese espíritu, porque el potencial en sus manos es enorme.

Y de la tercera porque, pensando en procesos de integración, de mezcla, de transformación, y a la vez en cómo reducir los índices de violencia, es importante superar la idea de la comunidad como gueto, como forma de encierro, sea deliberado o como consecuencia de procesos de exclusión. O, pero aún, comunidades políticamente instrumentalizadas para rechazar al adversario político. Es necesario obligarnos a la mezcla, aceptar que allí reside el sentido, el espíritu y la sabrosura de la ciudad. Una forma de ponernos a prueba, para ver si todos podemos ser ciudadanos, efectivamente, al mismo tiempo. Viene entonces esta cita a Bauman, de su libro Comunidad, en busca de seguridad en un mundo hostil (Siglo Veintiuno de España Editores, 2003):

El confinamiento espacial y social tendría escaso contenido si no estuvieran complementados por un tercer elemento: la homogeneidad de quienes están dentro en contraste con la heterogeneidad del exterior (…) Los guetos voluntarios difieren de los guetos genuinos en un aspecto decisivo. Los guetos reales son lugares de los que no pueden salir sus habitantes (…); la finalidad básica de los guetos voluntarios, por el contrario, es evitar que los de fuera entre en él: quienes están adentro pueden salir a voluntad.

Producir una ciudad que responda positivamente a ese deseo de mezcla, pero sin grandes tensiones y conflictos, exige de muchas sincronías. Pero, sobre todo, de claridad en el pensamiento y persistencia en el espacio real, en lo cotidiano. Lo contrario es más y más encierro. Un aplanamiento de la vida.

Lee también en Caracas pública | Cartografía de la vida urbana: La degeneración del generalísimo | Playlist: del Indestructible al Guaguancó del adiós | De bares y andanzas | “Un mundo de ciudades”, Caracas y la AN |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://pernor-ricard.com/