http://www.venamcham.org/

Viernes, 09 de Diciembre de 2016

Contrapunto.com

Deportes

La importancia de aprender a nadar pasó a un segundo plano por el costo de los artículos requeridos

La práctica deportiva en 3 y 2: Los implementos de natación se ahogan en los altos precios

La práctica deportiva en 3 y 2: Los implementos de natación se ahogan en los altos precios
El importante desarrollo físico que otorga la práctica de la natación ya no es una prioridad para los padres: las exigencias nutricionales y alimentarias de los niños están en primer orden - Foto: Ángel Dejesus
  •  
  • Alfredo Malpica Vozza
  • Martes, 29 de Noviembre de 2016 a las 6:52 p.m.

La inflación galopante y el aumento del dólar atentan contra la práctica de algunos deportes. Contrapunto inicia una serie que informa cuánto le cuesta a los padres adquirir gorras, lentes, tablas, chapaletas y traje de baño adecuados

Uno de los primeros deportes en el que se inicia la mayoría de los niños es la natación. Muchos padres inscriben a sus pequeños en la práctica de esta disciplina por la importancia de aprender a nadar, no solo por los beneficios que otorga para el desarrollo físico, sino también por lo que representa como herramienta para la propia seguridad.

En la actualidad, un niño que esté iniciándose dentro de la pileta, debe usar un traje de baño adecuado, gorro, lentes y tabla, implementos necesarios que en la mayoría de las escuelas de natación solicitan para comenzar en las prácticas.

“En el nivel básico solicitamos la tabla, los lentes y el gorro, para que puedan recibir las clases y desarrollen bien la técnica. Cuando están más avanzados se les piden chapaletas y snorkel”, dice Carlos Morales, instructor de natación en el Parque Miranda.

Foto: Anthony AsCer Aparicio

Los equipos completos de natación pueden variar de precios, dependiendo de la marca, modelo y el material. Hasta un mes (con los recientes aumentos del dólar los precios están variando constantemente), un traje de baño para niños o adultos puede variar entre Bs. 12.000 hasta 40.000, y el precio de unos lentes a partir de Bs. 35.000.

A estos costos hay que sumarle la mensualidad que debe cancelarse en la instalaciones donde se practica. Una de las piscinas más concurridas para la práctica de la natación es la del Parque Miranda, en la avenida Rómulo Gallegos de Caracas. Esta escuela, especialmente para niños y jóvenes (aunque también practican allí adultos) es una de las más económicas para el bolsillo de los padres y representantes, debido a que en ella no se paga una mensualidad, sino que se abona una colaboración para el mantenimiento.

Pese a ello, este año la afluencia de infantes ha disminuido en comparación con los anteriores, según las propias palabras de Calos Morales. Agrega que quienes están inscritos no asisten frecuentemente por falta de los implementos. “Constantemente hemos tenido inasistencias por la falta del equipo de trabajo por parte de los niños. Los precios de los lentes, los gorros y las chapaletas han aumentando y eso ha afectado la asistencia, además de su desarrollo como tal dentro del deporte”.

Foto: Ángel Dejesus

Aunque las instalaciones cuentan con algunos equipos para apoyarlos, Morales asegura que estos no son suficientes por ser una institución pública y que los padres por lo general piden una prórroga a la hora de adquirir los equipos para sus hijos.

“Cuando los niños se inician, los padres nos preguntan: ¿Cuánto tiempo nos dan para comprar la tabla? ¿Qué es lo primordial para que el niño comience, qué es lo más importante que necesita?. Siempre nos piden un plazo quincenal y en algunas situaciones se complican si es que además deben adquirir útiles escolares, o de repente el niño se enferma. Siempre nos están avisando cuál es su situación”. Morales también afirma que otra cosa que ha afectado a los niños es la parte nutricional y que muchos han dejado de ir por ese motivo.

Foto: Ángel Dejesus

“Compré el traje de baño y el gorro de natación a mi hija, pero al principio uno de los profesores le facilitó un gorro mientras yo le compraba el suyo”, menciona Lolimar Arrechedera, mientras observa a su hija practicar en la pileta.

Por su parte, Ricardo Cassián destaca que si tuviese que comprar los implementos para que su hijo de diez años siga practicando, se le complicará la situación económica. “Ya mi hijo tiene un año practicando natación. Cuando le compré los implementos tenía empleo. En estos momentos el trabajo se me ha hecho difícil porque soy contratista".

Foto: Anthony AsCer Aparicio

“A mi hija se le rompieron los lentes y me salieron caros, ahora tengo que comprar otros y no he podido, además le pidieron unas chapaletas y no los he podido comprar”, dice con frustración la señora Arrechedera. “Si mi hija tuviera que comenzar a practicar en estos momentos natación no pudiera hacerlo. No lo tendría como una prioridad”.

Lea también Práctica deportiva en 3 y 2: precios de los implementos le hacen todos los goles al fútbol

http://www.gotasdeayuda.com/
http://pernor-ricard.com/