https://www.somosbelcorp.com/

Sábado, 21 de Abril de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite

Las caras lindas de las chicas feas

Las caras lindas de las chicas feas
- Foto: College Contrapunto

El clima mental hacia los concursos de belleza, que siempre han tenido sus cuestionamientos, queda turbio. El comportamiento de algunas de sus participantes no tendría porque extenderse a todas las demás y menos a las aspirantes pero los estereotipos son generalizaciones y afectan a todos los miembros de un grupo.

El mayor concurso de la belleza nacional se hizo un modelo comercial, pero la ambición económica de los gerentes terminó por robar quizás lo más valioso que ha tenido este evento: la ilusión y el orgullo que genera en los venezolanos

A todos nos gustan las chicas bellas. Particularmente, a los narcos, a los corruptos; a los ostentosos, en general. Para ellos, ellas son parte de sus trofeos y le sirven de parapeto en sus negocios. Los concursos de belleza parece que se han transformado en una buena fuente de esos recursos humanos.

Un intercambio de acusaciones entre exmisses por las redes nacionales, pero también reportes de la policía española han destapado una olla y el olor es bien feo: algunas de las reinas de belleza nacionales aparecen involucradas en delitos de corrupción y se ha denunciado un mercado de carne promovido por organiZARdores del evento y personas allegadas.

Eso no tendría eco más allá de las secciones de farándula y el cotilleo si no fuese porque involucra a allegados al Gobierno y a empresarios detrás de cámara, afecta a una de las corporaciones más poderosas del país en materia de comunicación y espectáculos y, sobre todo, menoscaba uno de los mitos más fuertes en el imaginario nacional: somos un país de reinas, de chicas modelos.

Y no todo ha sido producto de decires entre las mismas misses. Una seria investigación periodística realizada recientemente ya dejaba ver las redes sociales, sí, pero no virtuales sino carnales, que en los últimos años se han tejido desde el concurso de belleza más importante de Venezuela. El asunto, en síntesis, es que algunas de las participantes eran convencidas para que pagaran —no con dinero, precisamente— favores recibidos de patrocinantes individuales.

Eso tampoco tendría porque ser asunto de interés público pues cada quien hace con su cuerpo y dinero lo que quiera. De libre empresa se trata. Pero es que se han descorrido las cortinas para presentar un denigrante espectáculo entre chicas de caras lindas que resultan feas y los oscuros negocios de quienes han estado detrás de bastidores.

Ese concurso, según el estudio realizado por un prestigioso economista para una también prestigiosa institución educativa de gerencia económica en Venezuela, resultó ser uno de los negocios más lucrativos de Venezuela en los años 80 y 90. Y eso, por supuesto, que no incluía los negocios outsourcing que generaría después.

El mayor concurso de la belleza nacional se hizo un modelo comercial en sí mismo, pero la ambición económica de los gerentes terminó por robar quizás lo más valioso que ha tenido ese evento: generar ilusiones en muchas familias y comunidades de tener una reina entre los suyos y el orgullo de los venezolanos por sus reinas de belleza.

El clima mental hacia los concursos de belleza, que siempre han tenido sus cuestionamientos, queda turbio. El comportamiento de algunas de sus participantes no tendría porque extenderse a todas las demás y menos a las aspirantes pero los estereotipos son generalizaciones y afectan a todos los miembros de un grupo.

Mucha agua y jabón se necesita para lavar la cara de quienes se lucran con las chicas bellas y que se le pueda devolver a Venezuela una noche tan linda y necesaria en la oscurana en que vivimos.


Lea también:

http://contrapunto.com/noticia/la-tramoya-en-las-redes-sociales-con-exparticipantes-del-concurso-miss-venezuela-191392/

https://elpais.com/internacional/2018/01/18/actual...

http://misesysantos.efectococuyo.com/phone/index.h...

http://misesysantos.efectococuyo.com/phone/cap%c3%adtulo-ll.html

http://misesysantos.efectococuyo.com/phone/capítulo-lll.html

Lee también en Por la libre | Donde lo libérrimo es el límite: Secretos de alcoba | Sed de sangre | Hablando de hombres | Negocios de familia |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/