http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Nacional

Maduro “puede dar más, y creo que las circunstancias van a obligar a que se dé más”

Lo bueno, lo malo y lo feo de la constituyente para Gabriela Ramírez

Lo bueno, lo malo y lo feo de la constituyente para Gabriela Ramírez
- Foto: Ernesto García
  •  
  • Vanessa Davies
  • Domingo, 18 de Junio de 2017 a las 4:43 p.m.

Una buena idea se convierte en gasolina para el conflicto porque no se hace la consulta previa, señala la exdefensora del Pueblo. "Si hay consulta previa, yo me caso ya con esa constituyente", asegura

La palabra constituyente despierta pasiones encontradas: las de quienes avalan la idea del presidente Nicolás Maduro y las de quienes la rechazan. Entre las posiciones en contra hay unas especialmente ruidosas para el chavismo, como la de la exdefensora del Pueblo, Gabriela Ramírez.

Esto es, según palabras de Ramírez, lo bueno, lo malo y lo feo de la constituyente convocada por el Mandatario.

1) Lo bueno: la misma idea de una asamblea constituyente. “Cuando el Presidente anunció una constituyente, yo fui la primera que pegó un brinco y me alegré. Pensé ‘qué bueno, qué interesante’, porque era una refundación del Estado”, explica la exdefensora.

2) Lo malo: que no se haga un referéndum previo para saber si la gente quiere o no constituyente. Al hacerlo de este modo “estamos metiéndole una puñalada a la Constitución”, porque “se consulta a posteriori”. Y para que una persona sea constituyente, debe tener el aval de la votación popular, recuerda.

“Si asumo la cualidad de constituyente, disuelvo poderes, saco gente, meto gente” sin haber tenido la votación popular que lo sostenga “estoy ejerciendo un poder que no me fue conferido por el pueblo”. Los constituyentes, según su interpretación, no tendrían autoridad para modificar la Carta Magna.

Y si la gente, al final del proceso, dice que no quiere la nueva Constitución, “¿vamos a desandar el camino andado?”, se pregunta.

Además “vas a llevarle al pueblo una Constitución discutida por un solo sector, con una sola mirada? Eso no tiene sentido, es un suicidio”, alerta.

3) Lo feo. En lo personal, y como militante chavista, las consecuencias de su decisión de no apoyar la constituyente han sido duras. “Hay mucha tristeza, pero si me pongo a verlo en perspectiva hace rato que no hay canales internos de debate”, refiere. “Pienso que lo que está haciendo el Gobierno es serruchándose los pies a sí mismo, porque sin bases, ¿cómo te mantienes?”.

4) Otra oportunidad. Si cambian las bases comiciales, la posición de Gabriela Ramírez también variaría. “Por supuesto. Si hay consulta previa, yo me caso ya con esa constituyente”, enfatiza.

Aunque celebra que el Jefe del Estado haya incluido en las bases comiciales la exhortación para que se haga la consulta posterior de la nueva Carta Magna, Ramírez está convencida de que Maduro “puede dar más, y creo que las circunstancias van a obligar a que se dé más”.

La gente quiere “un gobierno más permeable, que escuche más”, asevera.

5) Y una advertencia. De seguir adelante con esta iniciativa tal como ha sido planteada por el Gobierno, esto puede ser “la muerte del chavismo”. De 60% de apoyo “ahora vamos por 15%. Los números hablan por sí solos. ¿Podemos negar que hemos perdido apoyo popular?”, se interroga la exdefensora.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/