http://www.e-bolivar.gob.ve/

Viernes, 23 de Junio de 2017

Contrapunto.com

Gastronomía

Desde lo ácido hasta lo superdulce definen la comida marabina

Los irreverentes sabores zulianos se vuelven refinados en la cocina de Carlos Hernández

Los irreverentes sabores zulianos se vuelven refinados en la cocina de Carlos Hernández
Carlos Hernández Coll en acción, preparando una de sus deliciosas versiones de las clásicas recetas zulianas - Fotos: cortesía Carlos Hernández Coll
  •  
  • Rubén Darío Rojas
  • Viernes, 17 de Marzo de 2017 a las 11:12 a.m.

El chef zuliano toma los ingredientes clásicos de su estado para mostrarlos innovadores y sabrosos en la mesa de mantel blanco del Hotel Kristoff, uno de los emblemáticos de Maracaibo

“Me inicié en los fogones prendiéndole candela a la cocina de mi casa para hacerle un desayuno a mi papa el día de los padres”, responde sin pensar demasiado el cocinero zuliano Carlos Hernández Coll, responsable de los fogones del elegante Hotel Kristoff en la cosmopolita ciudad del sol amada: Maracaibo.

La aventura no pasó a mayores y Hernández Coll llega muchos años después a formalizar los estudios de cocina, al dejar de lado los desastres, en el prestigioso Instituto Culinario de Caracas I.C.C., en aquel entonces bajo la dirección de Héctor Romero y Sumito Estévez.

Antes, aún quinceañero, había experimentado en carne propia la dura de vida de un cocinero: “La primera cocina en la que trabajé fue en el Club Privado Gran Alegría, en Maracaibo. Allí me tocó desde barrer pisos hasta vender helados”.

Hernández considera que la paleta de sabores zulianos es de las más amplias que se encuentran en la mesa nacional: “Desde el ácido de los quesos tradicionales como el queso palmita o queso chillón, hasta el superdulce por los huevos chimbos” pasando por la combinación de “dulce y ácido como el papelón con limón, o la sal de mar unida a lo agridulce del mojito en coco, sin dejar de lado el delicioso dulce de leche en el chocho de vaca”.

El Chef explica que sigue un proceso creativo “muy influenciado por el producto del momento en nuestra despensa local y regional. Trato de conseguir la mayor cantidad de productos y materia prima de mi región occidental, la cual es muy rica. De ahí partimos a trabajar al máximo cada uno, respetando sus características y aportes a la preparación”.

Rodeado de arquitectos: padre, hermanos y esposa, reconoce que su propuesta gastronómica “también es muy influenciada por la arquitectura y la geometría de las cosas. Cada elemento en el plato, el espacio, los colores, el volumen son imprescindibles para mí en el proceso de diseño”.

Tumbarranchos refinados, en la versión de Carlos Hernández Coll

Hernández Coll no duda al momento de definir su trabajo en los fogones: “Creo que sería una nueva cocina maracucha, es el reflejo de mi entorno, mi ciudad, y de lo particular que es el maracucho, algo así como a color fosforescente”.

La innovación y la búsqueda de nuevas tendencias no lo ha alejado de los platos con los que ha crecido, siempre incluye en sus menús preparaciones tan clásicas como la mandoca, que para el cocinero zuliano “contiene la mayoría de los productos utilizados en la mesa regional: maíz, queso chillón, papelón y plátano. Este particular producto ha pasado a ser de postre a desayuno, merienda, pasapalo y cena, en toda la región. Es nuestra mejor carta de presentación”.

Una de las sofisticadas creaciones del cocinero Carlos Hernández Coll

Enfocado en la renovación del restaurante del hotel no ha dejado de lado proyectos como la “Warisyorlava” y las periódicas visitas de intercambio con cocineros de otras regiones del país.

El Hotel Kristoff, está en la avenida 8 con calle 68, Nº 68-48. Sector Santa Rita. Maracaibo, estado Zulia.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/