http://www.e-bolivar.gob.ve/

Miércoles, 26 de Julio de 2017

http://contrapunto.com

Opinión

La duda melódica | Lenguaje, literatura, ideas, humor, política, locuras y otros desvaríos...

"Marcianazo" a la USB

-

Agraviada incluso por algunos de sus propios "hijos", la Universidad Simón Bolívar vive momentos de terapia intensiva

Sí. Así, como nuestro Libertador, se llama una universidad venezolana. Tiene dos sedes principales: una en el valle de Sartenejas, otra en el estado Vargas. No posee filiales en Marte; por lo que en su cuerpo docente y estudiantil, entre sus empleados administrativos u obreros, no ha habido jamás marcianos. En los predios académico-estudiantiles se la conoce popularmente como la Simón. Sus siglas resuenan en una sola palabra: "uesebé", casi un acrónimo. Revisar su trayectoria es percibir que ha tenido y tiene egresados de alto nivel dispersos por todo el país y, ahora con la diáspora, alrededor del mundo entero (integrados a grandes o pequeñas corporaciones que los miman y reconocen su valía). Lo sabe cualquiera que haya ofrecido alguna conferencia o dictado clases en el extranjero. Su seriedad, el rigor y el empeño la convirtieron en exportadora de talentos, respetada y admirada por científicos y profesionales de todo el orbe. Frente a sus ilustres hermanas mayores es apenas casi cincuentona: nació como proyecto en 1967 y comenzó actividades en 1970. Desde ese momento, ha sido en no pocas ocasiones un orgullo de universidad joven hecha en casa.

Con cierta sorna, y por la ubicación de las oficinas de su cuerpo directivo, alguna vez se la bautizó en los 90 como el "Principado de Sartenejas". Con actitud no exenta de resentimiento, se utilizaba la expresión cual supuesta ofensa y más bien se le hacía un favor. Un principado, claro, sencillamente porque el eje conductor de sus políticas universitarias siempre han sido los buenos principios: "Principado principista". Nada menos. Cargada está la USB de valores firmes mediante los cuales, aun en tiempos de crisis presupuestaria y convulsión política, se pregonan y practican la eficacia y la productividad, la certeza de ser un motor para el país. Todo el que en ella ingresa tiene que ser mucho mejor en el momento de salir. Teóricamente, eso debe ser una institución de educación superior auténtica: aquella que transforma a estudiantes y profesores con el propósito de volverlos personas distintas, pero distintas para mejor. Sin embargo, pareciera que no siempre acertó. Hoy algunos de esos presuntos hijos le dan la espalda. Estén dentro o la representen fuera de sus muros, parecen haber traicionado ciertas convicciones argüidas en el pasado. Desde hace algún tiempo, encompinchados con agentes externos, se aposentaron en la galería de los insensatos y aúpan la posibilidad de una intervención que saque a la USB de sus principios rectores fundacionales, que la ponga en el lado oscuro, que solo tenga retrato en negativo.

Sí, la USB pasa en estos días por un trago muy amargo. La guinda de un pastel malicioso intenta posarse en sus entrañas. Una inexplicable actitud antidemocrática la ha puesto en la boca del volcán. Madre generosa, sufrida y paciente, actualmente está descompensada, casi en terapia intensiva; regurgita buches ácidos debido a que algunos de sus propios hijos le han salido maulas. Crió cuervos, sin duda, cuervos maléficos color oscurana, aves depredadoras que hace algunos años manifestaban luchar por la democratización de las universidades y de repente lo han olvidado.

Esos descendientes desencajados acompañan a quienes desde siempre le tuvieron ojeriza a su alma mater. Hasta parecieran celebrar el hecho de que se la quiera "okupar". Este verbo es ya una realidad en el DLE y alude a quienes buscan apropiarse de espacios sin el consentimiento de sus legítimos habitantes. Entre los propios "residentes", tampoco faltan quienes, en tono agudo de discurso vacío y retórico, se proclaman "participativos y protagónicos", al tiempo que aprietan complacidos y adulantes la mano opresora de quien ha decidido designarle un "okupa", un vicerrector académico "marciano", alguien que nada tiene ni tuvo que ver con ella. A pleno estallido de dedo, sin elecciones que legitimen tal resolución, se intenta un "marcianazo". Desde las instancias superiores en que ahora se encuentran, algunos explayan su contentura al observar maltrecha y malherida la que ha sido "su casa", su más desinteresada y leal fuente nutricia, la mano amiga que siempre los cobijó. Exprofeso han pasado por alto que ya la USB tiene un vicerrector electo por la comunidad académica. Habiendo convivido dentro de ese ambiente durante muchos años, bajo ese techo generoso rodeado de vegetación, amparados por sus hilos principistas, fuimos incapaces de sospechar que algunos de los conjurados en este intento de ocupación fueran hijos de la USB; ahora es obvio que son hijos de pura fachada. Si no es así, que se manifiesten y hagan ver a quienes provisionalmente detentan posiciones de poder que no hay nada que democráticamente justifique un zarpazo de esa naturaleza.

Lee también en La duda melódica | Lenguaje, literatura, ideas, humor, política, locuras y otros desvaríos...: Rata de dos patas | JUANGA irrepetible | "Papalogía" | Pedagógico octolescente |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/