https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Martes, 17 de Julio de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones

Minificciones y afuerismos

Minificciones y afuerismos
Imagen tomada de https://www.actualidadliteratura.com -

Una polarcita en Bavaria seguramente trabajaría como gaseosa mientras apostilla el grado alcohólico. Éste es en memoria de Juan Manuel Polo y sus “Sorbos de café”.

A sabiendas de que la literatura se encamina hacia la elaboración de textos cada vez más breves este servidor ha escrito una decena de cuentitos con el que ha considerado matear el artículo de esta semana

A sabiendas de que la literatura se encamina hacia la elaboración de textos cada vez más breves, hasta que quepan en la pantalla de un teléfono celular, a lo que habría que agregar el estímulo telekinético –porque hubiera sido como ganarse el kino– del concurso de minificciones patrocinado por la Fundación Museo de la Palabra, con sede en Toledo y en el que participaban miles de microrrelatos escritos en cuatro idiomas (inglés, español, hebreo y árabe), este servidor ha escrito una decena de cuentitos con el que ha considerado matear el artículo de esta semana (es decir, de la semana que viene, porque empecé a escribirlo el viernes de esta semana pasada), intercalándolo con algunos “afuerismos” de reciente elaboración.

Los “afuerismos” son comentarios y aforismos escritos por un heterónimo de Roberto Fontanarrosa, Ernesto Esteban Etchenique, en un momento de su vida en que se encontraba en el extranjero (Etchenique, no Fontanarrosa). De la lectura de Nada del otro mundo me quedó uno de sus afuerismos en la memoria: “Era un hombre probo y pío, mitad santo y mitad pollito”. En mi caso son afuerismos porque ya no estoy en Venezuela, y aquí no he entrado del todo.

HIPERFLORA. Millones de años. Gracias a la Teoría de Cuerdas, hoy de Lianas y Raíces, y a las otras seis dimensiones (al menos dos para uso exclusivo de la flora), sabemos. Especies persiguiéndose a través de la galaxia, estableciendo su hegemonía en cada planeta donde se han dado las condiciones. Hoy cayó el imperio de las gramíneas y leguminosas y sus secuaces, nosotros, los animales, nosotros, parásitos superiores, ahora contemplamos cómo las bombacáceas –ceibas, baobabs– se apoderan de este espacio que antes fue de las coníferas y se preparan para crecer una vez más hacia otra piedra, otro sol.

*

NO TE HAGAS EL LOCO. El discurso de Trump después de la masacre de Florida apunta al verdadero responsable: la enfermedad mental, y no como señalan los enemigos de la Segunda Enmienda, los más de 350 millones de armas de fuego distribuidas generosamente en los hogares norteamericanos, o la cultura de la violencia alimentada a través de medios tan impactantes como los videojuegos, el cine o la televisión. Siguiendo la lógica de Donald, es probable que en los próximos días comiencen a cerrarse centros de salud mental en todos los Estados Unidos.

*

Final de fábula negra: dijo la tortuga a la liebre: “Puedes correr con todas tus fuerzas pero tarde o temprano te daré alcance, y te mataré”.

*

Una ectopía: una distopía fuera de lugar. Etiopía: una utopía jamaiquina en África. La de los etíopes era vivir sin trabajar en una isla del Caribe, fumando ganya y escuchando reggae.

*

HISTORIA NATURAL. Durante el climaterio, mujeres de mediana edad se desplazaban por las sabanas buscando abrevaderos donde aplacar las calenturas. Allí eran acechadas por depredadores al borde de la desesperación a causa del hambre, las deudas, tal vez la calvicie. Y no tardan en sentir su presencia, la olfatean; entonces empieza la persecución, arrebatada carrera cuyo desenlace puede ser o bien otra tarde aburrida y dominical viendo televisión, la sudada fatiga amorosa, o a salvo en la manada, pastando en las praderas de la amargura, y el rencor.

*

DEPARTURES. Ese país con aeropuertos donde los aviones sólo se van y nadie aterriza.

*

Durante una larga noche de vigilia porteña recordar de golpe y sin motivo aparente que en la sabana a veces, si te quedabas quieto, podías sentir la rotación de la Tierra.

*

Para que tenga sentido la próxima negociación política en Venezuela debería incluir a todos los actores y responsables: representantes de la oposición democrática, de la no democrática, de la oposición inventada por el gobierno chavista para su uso, goce y disfrute, del oficialismo puro, cínico y simple, de los presos políticos, de los pranes comunes, del Cartel de los Soles, de los cubanos, del Colectivo Internacional de Intelectuales de Izquierda a Favor de esa Vaina aunque Claramente sea una Dictadura “Atilio Borón Vive”, y del verdadero poder detrás del trono: un muñeco maldito del comandante eterno que practica la ventriloquía a través de los hermanitos Rodríguez.

*

RULETA RUSA. Que el destino político de Venezuela se haya estado discutiendo en República Dominicana es tan raro, tan frívolo y tan turístico; es como si nos jugáramos el futuro en un casino de Aruba. Si va a ser así propondría que las próximas negociaciones se realicen en Montecarlo, aprovechando que gran parte del dinero robado a los venezolanos se encuentra en otro pequeño reino cercano, Andorra. ¿Se imaginan? De un lado de la mesa de Vingt-et-un (vintuán) Jorge Rodríguez, vestido con un traje Montecristo, con una cicatriz ética cruzándole la calva maligna; detrás, apoyando las manos en sus hombros, la hermana, con un vestido escotado y rojo, la espalda desnuda y con un tatuaje de los ojitos de Chávez, por lo que cuando se desplaza en busca de otro guailebel no se sabe si va o viene. De otro lado de la mesa, un oficial de la Royal Navy que trabaja para el MI6 y que no deja de observar con desconfianza las manos del croupier, sospechosamente parecido a José Luis Rodríguez Zapatero.

*

“¡Sabe Dios de qué estepa procederían mis antepasados! Llevo dentro de mí –como un veneno– el recuerdo hereditario de lo ilimitado.” Copié esta frase de Cioran pensando en mis raíces imaginarias en la Gran Sabana. Imaginarias porque yo soy de un pueblo entre montañas, Altagracia, del que no recuerdo gran cosa dado que mi infancia consciente fue en San Juan de Los Morros, otra ciudad entre montañas. ¿Tendrá que ver con nuestras raíces caribes? La tendencia a desplazarse, a estar siempre de paso.

*

Avanza por el pasillo del autobús luchando graciosamente contra la inercia, rítmicamente, como dirigiéndose a un altar –a la imagen ayuda el vestido blanco, aunque corto y mostrando unas piernas bronceadas por el sol de este verano–, orgullosa de no ir de los brazos del padre y sin importarle que no haya un novio al fondo, ni anillo, pero sí un asiento vacío a mi lado, que he de pararme para ofrecerle el puesto en la ventana, porque me bajo en la siguiente.

*

Un afuerismo de Carrère escondido en Una novela rusa y con un potencial erótico notable: el descubrimiento de que no importa cuánta ropa lleven encima, por debajo todas las mujeres están desnudas.

*

No hay mayor ejemplo de las vastas dimensiones del retroceso cultural causado por el chavismo que lo que está pasando con la yuca. Hace poco hubo nueve muertes causadas por el consumo de yuca amarga preparada como si fuera dulce, y el año pasado hubo otros casos parecidos, de intoxicación y muerte por no saber diferenciar esta raíz ancestral. El proceso de domesticación de la yuca o mandioca y el desarrollo de variedades no venenosas debió ser parte de una verdadera revolución agroalimentaria en el trópico y más allá, porque hasta los mayas la cultivaron (hay glifos en Copán y Palenque que pueden traducirse como “come yuquita, come yuquita”). Nos han devuelto a la edad de piedra, y si no lo creen, pregúntenle a las vacas.

*

En una revista sobre nuevas tendencias en la industria vinícola, un enólogo afirma que Austria es la nueva Francia, Croacia la nueva Italia y Georgia la nueva España. ¿Cómo vendría a ser la cosa en el caso de la diáspora venezolana y sus fermentos? En Nueva Zelandia podría estar gestándose el nuevo cocuy larense; en Utah el miche Motatán; y en Noruega, o Chile, el ron Santa Teresa. ¿Y el Chemineaud? Obviamente en Australia. “Cada región tiene su nombre”.

*

Una polarcita en Bavaria seguramente trabajaría como gaseosa mientras apostilla el grado alcohólico. Éste es en memoria de Juan Manuel Polo y sus “Sorbos de café”.

Lee también en Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones: La invención del petro | La chaqueta y la brújula | Más extraño que la ficción | La culpa NO es de la MUD |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/