https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Uno de sus filmes, "Bolívar, sinfonía tropikal", fue seleccionado por el Festival de Cannes en 1980

Murió Diego Rísquez, el cineasta más emblemático del Super 8 en Venezuela

Murió Diego Rísquez, el cineasta más emblemático del Super 8 en Venezuela
Diego Rísquez fue el más fiel defensor del cine experimental en Venezuela - Foto: estilove.com
  •  
  • Contrapunto
  • Sábado, 13 de Enero de 2018 a las 12:17 p.m.

Luchaba contra un tumor cerebral y este sábado sus familiares dieron a la conocer el deceso del cineasta, ocurrido en el Hospital de Clínicas Caracas

Innovador, agudo y tenaz. Nombre y figura fundamental del cine venezolano y maestro de la producción audiovisual experimental. El venezolano creativo que fue Diego Rísquez se despidió en Caracas la madrugada de este sábado, cuando se conoció la noticia de su muerte a causa de un tumor cerebral que venía padeciendo hace algunos años.

El cineasta, emblema y defensor del cine en Super 8 tenía 68 años de edad y había nacido en Juan Griego, Nueva Esparta, pero la mayor parte de su vida transcurrió en Caracas. Su espíritu creativo le hizo enamorarse del teatro y tomó clases con maestros como Levy Rosell; luego estudió comunicación social y se marchó a recorrer Europa y Asia.

Una imagen reciente de Diego Rísquez / Foto: laverdad.com

En 1975, los años de la efervescencia cultural nacional, cuando múltiples organizaciones e instituciones estaban naciendo –Biblioteca Ayacucho, Sistema Nacional de Orquestas, Ballet Nuevo Mundo de Caracas, Museo de Arte Contemporáneo de Caracas– y varios artistas venezolanos que se estaban formando en el exterior regresaron al país, Diego Rísquez decidió también iniciar su trayectoria profesional en Caracas.

Entre las primeras producciones que dirigió Rísquez están: El entierro de los valores (1970), El misterioso secuestro de las gafas negras (1973,) A propósito de Simón Bolívar (1976), Poema para ser leído bajo el agua (1977) y A propósito de la luz tropical (1978), las cuales delinearon un estilo muy personal de su manera de hacer cine, creando atmósferas mágicas que él iba combinando con la exhuberancia de la naturaleza y el paisaje venezolano. Por eso fue llamado "el pintor del cine venezolano"

Así llegó a concebir su primer éxito, su ópera prima, Bolívar, sinfonía tropikal (1979), su primera película filmada en Súper 8 que rápidamente comenzó a recibir reconocimientos, el primero de ellos: fue seleccionada a la Quincena del Realizador del Festival de Cannes (1980).

En 1984 Rísquez volvió a la misma sección de Cannes con su segundo largometraje en Super 8: Orinoko, nuevo mundo, y en 1988 acudió de nuevo al festival con Amérika, terra incógnita.

Con estás dos últimas, y Bolívar, sinfonía tropikal, Rísquez completaba una trilogía que revelaría poco a poco su manera de contar, ver y sentir no sólo la historia de Venezuela sino del paisaje y del ser venezolano. Ya quedaba bastante claro con esas obras que era un cineasta comprometido con el enriquecimiento y la huella del país a través de su cine.

Con Chyno Miranda y Alejandro Blanco Uribe, durante la promoción de El Malquerido / Foto: periodicodemonagas.com

Director y maestro en las artes del cine experimental el nombre de Rísquez trascendió las fronteras y fue él uno de los inspiradores de movimientos de cineastas y colectivos creativos del género en América Latina, entre ellos se recuerda al colectivo Cine Sur, del cual fue figura primordial.

Seguirían otros títulos importantes de su filmografía como: Karibe con tempo (1994), Manuela Sáenz (2000), Francisco de Miranda (2006), Reverón (2011) y su más reciente trabajo El malquerido (2015).

A Diego Rísquez nada del país le era ajeno. Siempre fue voz importante en el análisis de nuestro acontecer nacional, más allá del medio y hechos culturales y artísticos, fue un cineasta preocupado por la crisis que se ha vivido durante los últimos años en su país, que hoy está de luto por perder a un gran director y maestro del cine.

Venezolanos se manifestaron a través de las redes sociales:


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/