https://www.navicu.com/?src=af

Sábado, 21 de Octubre de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Gol a favor, gol en contra

"New age", nuevos actores en los estadios del mundo

-

El fútbol y el beisbol, convertidos en industrias del tiempo nuevo, ahora llevan en sus equipajes la arrogancia de jovencitos altaneros que echan en cara su juventud recién estrenada a los jugadores experimentados

Agarren los años, que después de los treinta se escapan sin parar: Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Gianluigi Buffon, Edison Cavani, Luis Suárez, Sergio Mascherano, Oswaldo Vizcarrondo, todos ellos entran en esta categoría de los “abominables”, verdaderos expertos de la vida en las canchas. Un nuevo tiempo, nuevos hombres se abren paso porque los días traen, en su marejada infinita, en su tren del new age, a otros actores tan buenos como los anteriores. El fútbol, como cualquier actividad humana, tiene eso: jubila prontamente, y qué hacer luego de las tres decenas de edad, se convierte un enigma imposible de descifrar. Y entonces, como un sueño, pero también como una pesadilla, surgen de la nada el francés Kyliyan Mbappé (París Saint Germain) con sus arrogantes 18 años, y la frescura insultante del italiano Gianluigi Donnarumma (Milan) de la misma edad; la soberbia del portugués Renato Sanches (Bayern Munich) con 19; y, en el colmo de la autosuficiencia, más allá de la altanería y la desfachatez, el brasileño Vinicius Junior (Flamengo, pero ya firmado por el Real Madrid), quien con sus 17 recién cumplidos echa en cara de los veteranos su juventud recién estrenada.

¿Y en el beisbol? Pues en los diamantes de Grandes Ligas el piso se estremece por el mismo movimiento telúrico. No son tan groseramente jóvenes como lo del fútbol, pero son veinteañeros que también echan tierra al pasado inmediato con sus talentos y sus actitudes. Andrew Benintendi y Rafael Devers, de los Medias Rojas de Boston, Gary Sánchez y Aaron Judge, de los Yanquis de Nueva York, son solo algunos de los tipos que causan revuelo en los parques de pelota. Y todo, en el fútbol y en el beisbol, es debido a que los jugadores hoy son inversiones, es decir, mercancía, y nadie va a exponer su plata en tipos después de cierta edad: hasta hace algunos años un futbolista de 26 era considerado “un joven”, y uno de beisbol a los 28 aún podía ser considerado “una promesa”.

A los buscadores de talento, en su desmesura, se les pasa la mano, y buscan por ahí, en las canteras del mundo entero, niños de 12 años para asegurarlos para sus cuarteles generales. Tal parece que este movimiento, que algunos consideran inhumano y una distorsión de lo que verdaderamente debía ser el deporte, no va a parar. Un buen día de estos, en lo más impuro de su desconsideración, alguno va a contratar a un ser por nacer, aún formándose en el vientre de la madre “para que no se nos adelantes los de otros equipos”. Vaya arrebato, vaya arrebato…

Rafael Nadal alzó los brazos victoriosos en el Abierto de Estados Unidos, y en el Real Madrid festejaron con él. Había una razón: el campeón del tenis es socio honorario del equipo blanco, y cada vez que puede, cuando sus giras por las canchas del planeta se lo permiten, está ahí, en primera fila, alborozado por los goles de Marco Asensio y Cristiano Ronaldo, las locuras con el balón de Marcelo, y el liderazgo y las marcas implacables de Sergio Ramos. Decimos esto como sentido figurado de lo que es hoy día la maquinaria del fútbol. Representantes genuinos de otras áreas del deporte se asoman en su entramado, porque no quieren perderse todo ese glamour de ser de este o aquel equipo, o simular que se es, porque el fútbol los rocía con toda esa popularidad que hay en su puesta en escena. Nos vemos por ahí.

Lee también en Gol a favor, gol en contra: Rondón al Barcelona, Messi al Táchira, Cristiano al Caracas | Halloween en las casas, Venezuela en una camiseta | J.O. López y Alex Rodríguez bailan bomba y merengue | ¿Y usted quién es? ¿Yo? Pues, un futbolista famoso |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/