http://www.venamcham.org/

Jueves, 08 de Diciembre de 2016

Contrapunto.com

Opinión

Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones

Novenario

Novenario
Miles de ciudadanos cubanos saludan ante el paso de la urna con las cenizas del fallecido líder de la revolución cubana, Fidel Castro - Foto: EFE | Alejandro Ernesto

Nueve notas que trazan -en su acostumbrado tono irónico- una panorámica sobre el impacto que el "genio y figura" de Fidel Castro tuvo en algún sector de la política latinoamericana y en Venezuela

1

Pudo ser en respuesta a una correspondencia enviada a la Fortaleza de la Soledad, o a través de Jimmy Olsen, fotorreportero de El Planeta y probable espía de la KGB, o de Marvel; el asunto es que Superman respondió a una solicitud de ayuda por parte del comandante Castro y aterrizó en Cuba. Se entrevista con Fidel y usa sus poderes para construir hospitales y colegios, para mejorar la zafra de ese año y en general darle un empujón a la revolución. Concluye su estadía, es condecorado por Castro y toma impulso para irse de vuelta al imperio, pero no logra despegarse del suelo. Otro intento y nada. Finalmente voltea y se da cuenta de que tiene un centenar de cubanos aferrados a la capa.

2

Otro. 26 de julio, día de la verborragia anual de escucha obligatoria. Pero esta vez será breve. Comienza su discurso anunciando que tiene una noticia buena y una mala: la mala es que se acabó la comida y ahora todos tendrán que comer mierda; la buena es que no alcanzará para todos. En Venezuela habría una tercera opción: será repartida en bolsas de los CLAP (e igual no alcanzará para todos).

3

Creo que lo había visto antes, pero ahora me remito a Lázaro Álvarez, que parafraseó en un post que “la historia lo absorberá”. Sí, probablemente lo digiera y lo envíe al olvido junto con otros nepotismos sangrientos y caribeños, como los Duvalier, o los Somoza. Gente que practicó el culto a su personalidad, que no dudó en asesinar o perseguir sin piedad y sin respeto a las leyes, y que se apoyó para persistir en poderes imperiales (el estadounidense, el soviético).

4

Una isla invisible llena de muertos y exiliados, algunos notables, al menos para nosotros: como Lydia Cabrera, Cabrera Infante, Reinaldo Arenas o Jesús Díaz, entre otros (que los poetas cuenten a los suyos), pero la mayoría anónima y valerosamente desesperada, ahogándose en el intento de llegar a las costas de Estados Unidos, o viajando hacia la muerte por congelamiento en el tren de aterrizaje de un avión de Iberia: arriba los turistas bebedores de mojitos y daiquiris, fornicadores de jineteras; abajo los que huyen del hambre y la opresión. Es cierto ese otro chiste cubano que parangona la isla con el infierno gozoso: una cosa es el turismo y otra la inmigración.

5

Las tres divinas visitas. ¿Fueron tres? Castro vino a las segundas nupcias con la presidencia por parte de Carlos Andrés Pérez y Caldera. ¿Vino a la de Chávez? Ahora no recuerdo y estoy escribiendo este novenario mientras hago la cola para entrar al Banco de Venezuela, donde haré otra cola para retirar sólo 10.000 Bs., porque hay escasez nacional de efectivo, y ninguno de los que me rodea sabe, recuerda, o le interesa rememorar si el barbudo vino entonces. Aunque sí que Chávez se lo trajo de honeymoon para la Gran Sabana cuando se inauguró el tendido eléctrico Macagua-Boa Vista, y que tomó por sorpresa al presidente Cardoso, que no esperaba encontrarse con esa joyita.

6

Alguien se tomó el trabajo de colocar en la red la lista de intelectuales y artistas –más de 900– que dieron la bienvenida y el apoyo a Fidel Castro durante su asistencia a la segunda ascensión al trono por parte de CAP. Yo lo vi en un post de Rafael Arráiz y concuerdo con María Celina Núñez en que hay algo moralmente dudoso y cuestionable en sacar a relucir esta lista ahora. No sé si los neoadecos o neocopeyanos sangrarán por esto, pero tanto Caldera como CAP manifestaron una actitud benevolente y hasta de panas burdas por el caimán barbudo durante sus segundas partes en Miraflores. Me consta en parte, porque mantenía relaciones más o menos íntimas con VIASA en los noventa, y esta aerolínea viajaba a Cuba al menos dos veces por semana, y que después de Aruba o República Dominicana el avión seguía vacío en la cabina de pasajeros, pero con los compartimentos de carga abarrotados.

7

Nueve días de duelo en Cuba por unos 57 años de miles de muertes por ejecución, ahogamiento o tristeza. Como mercenarios de los rusos en África, o en los campos de trabajo forzado por donde pasaron Arenas y Milanés (las UMAP), persecución de homosexuales, presos políticos y miles de exiliados. Duelo también en Venezuela, y se entiende, porque parte del legado oscuro de Castro es la presencia de Maduro en el poder. Fue Fidel quien sugirió años antes de la muerte del Comandante Interno, en uno de sus artículos semanales en Granma, que el sucesor al trono debía ser este platanote que nos atormenta.

8

Todos terminan por decir lo mismo, que gracias a la revolución ahora los cubanos cuentan con un sistema de salud y de educación gratuito (más o menos lo mismo que había aquí, con todos sus males, pero funcionando, antes de Chávez). Demasiadas muertes, demasiada opresión, para lograr lo mismo que otros países como Noruega o Costa Rica han obtenido sin necesidad de renunciar al sistema democrático. Por no hablar de Gran Bretaña, o Francia, o Canadá (“Oh, Canadá”). Si la vaina es rendirle culto a una isla, antes de Cuba opto por Islandia, por el parlamentarismo más antiguo del mundo, por la igualdad entre gente libre, y vikinga.

9

Seguro no tiene nada que ver, pero desde el anuncio de la muerte de Castro hay una propaganda que no logro quitarme de la cabeza y que además me molesta un poco, quizás porque me estoy acercando a los sesenta y comienza a fallarme el amonio, o escasea el oxígeno. ¿De qué estábamos hablando? Es una donde Olga Tañón –Maite dixit– le hace propaganda a una aerolínea diciendo que República Dominicana necesitaba una línea aérea, como si no hubiera existido Dominicana de Aviación, devorada por Iberia en los noventa, con el apoyo del gobierno de Felipe González y sus cómplices en Latinoamérica, junto con Viasa y Aerolíneas Argentinas, para apropiarse de sus rutas y pasajeros. La cuña me irrita, pero cada cierto tiempo me quedo en blanco y escucho una voz de travesti gritar: “¡Que viva República Dominicana!”. Y no puedo evitar la sonrisa. Que se joda Castro, y que viva República Dominicana.

Lee también en Cable al sur | Literatura, política, memorias y otras ficciones: Mercedes se está bañando | La vida en vaguada (una deconstrucción) | La otra broma (horror y humor) | Lo que dejó la tempestad |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://pernor-ricard.com/