https://www.somosbelcorp.com/

Viernes, 17 de Agosto de 2018

Contrapunto.com

Vida

Asegura que en el Hospital de Coche no tienen cómo atender su padecimiento

Paciente con epilepsia: Tengo tres meses sin medicamento y no tengo cómo tratarme

Paciente con epilepsia: Tengo tres meses sin medicamento y no tengo cómo tratarme
- Foto: Miguel Hurtado
  •  
  • Luna Perdomo | @LunaPerdomo
  • Lunes, 12 de Marzo de 2018 a las 3:36 p.m.

La última caja de Espasmil, medicamento recetado para los ataques de epilepsia, la compró hace tres meses por 300 mil bolívares. En la actualidad no la consigue a ningún precio y en el Hospital de Coche no tienen cómo tratarla, denunció

Los pacientes del Hospital Dr. Leopoldo Manrique Terrero, mejor conocido como Hospital de Coche, apoyaron la protesta de los trabajadores en la que exigieron que el salario mínimo sea de al menos 250 dólares y le pidieron al Gobierno que no solo mejoren las condiciones de los trabajadores de la salud, sino que también doten los hospitales con medicamentos e insumos para que ellos puedan ser atendidos.

Protesta para exigir aumento salarial en el Hospital de Coche

Lea también Distorsión económica hace que médicos del Vargas aspiren ganar al menos 150 dólares al mes

Zulay del Carmen Romero es una paciente de 23 años que sufre de epilepsia y aseguró que convulsiona todas las semanas porque desde hace tres meses no se toma el espasmil, medicamento recetado para controlar la epilepsia.

"Yo convulsiono, sufro del corazón y no puedo estar en control aquí porque no hay insumos", contó la joven a la que se le notan los labios partidos por las mordeduras al convulsionar y los brazos morados de las veces que se ha caído al piso con el ataque.

"A cada rato convulsiono, me da muy fuerte la taquicardia y a veces caigo al piso; por lo menos un día a la semana", relató la paciente, quien además luce bastante delgada.

Zulay dijo que hace poco fue que se enteró que sufre del corazón cuando le hicieron un eco; sin embargo, dijo que en el hospital de Coche no le recetaron nada para este padecimiento. "No me mandaron pastillas, no me mandaron nada porque no hay", aseveró.

Zulay trabaja como buhonera en los alrededores de este centro médico vendiendo tomates, cebollas o "lo que consiga" para comercializar y a diario lo menos que gana son 300 mil bolívares, pero "todo se me va en comida", afirmó.

La última caja de diez pastillas de Espasmil que compró Zulay le costó 300.000 bolívares hace tres meses. Ahora no la consigue a ningún precio.

La paciente diagnosticada con el trastorno de epilepsia tiene una hija de 10 años de edad a la que no puede atender porque sus ingresos y la enfermedad no se lo permiten. No obstante, agradece que el padre de la menor se encargue de ella.

Zulay Romero debería tomar una pastilla diaria de espasmil. Su tía también debería hacerlo porque es otra paciente con ataques de epilespia; sin embargo la escasez las tiene sin medicinas "ni nada", contó Romero, quien esté lunes apoyó el reclamo de los trabajadores del Hospital de Coche.

Tía de Zulay Romero

Lea también En Periférico de Coche usan botellas de plástico para salvar vidas por falta de pleuverac

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/