https://venezuela.ticketmundo.com/Evento/Desorden-P%C3%BAblico-de-cerca---Guarachando-en-navidad/6646

Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

Contrapunto.com

Entretenimiento

En "Gente de Radio (XIII)" habla el reportero pionero de las noticias del tránsito desde el aire

Renato Yánez: "Tengo esperanzas de volver al helicóptero y que este país vuelva a volar"

Renato Yánez:
¡Volar es maravilloso!, asegura Renato Yánez - Fotos: Rafael Briceño
  •  
  • Gabriela Batatino | @gabybatatino
  • Domingo, 26 de Noviembre de 2017 a las 2:31 a.m.

El locutor y productor de radio está al frente de los micrófonos de Traffic Center y La Torre de Control del Circuito FM Center. Yánez se declara un defensor incurable de la radio, "un medio de comunicación vital"

Renato Yánez se subió durante casi 20 años al poderoso helicóptero de Traffic Center. Tantos años "siendo tus ojos en el aire", como él mismo ha mantenido el slogan. Contrapunto tuvo la oportunidad de acercarse al mundo del locutor y productor de radio, uno de los pioneros en la narración e información de noticias del tráfico capitalino, pero desde el aire.

–Empecemos por lo primero, o mejor dicho, por el primer programa que comenzaste a conducir y que sigue al aire, “La Torre de Control”.

–“La Torre de Control” tiene aproximadamente 16 años, incluso desde antes del reporte del tránsito desde el helicóptero. Cuando 91.9 FM era Life 96.3 FM, era un programa de rock, se llamaba Life Music Club, pero en una época la emisora cambió de estilo y se convirtió en lo que es hoy, la Candela Pura. Yo era de los locutores de la otra guardia pero decidí quedarme, y como ya estaba iniciando el reporte del tránsito -era productor de Traffic Center pero estaba en la suplencia del reporte-, decidí hacerlo para los conductores, y como estaba volando le puse “La Torre de Control”, así nace el programa, hace más de una década y con la idea de hacer un programa dedicado a los conductores de la Gran Caracas.

–Hablabas de "Traffic Center", un programa que muchos de los conductores de la Gran Caracas seguramente recuerdan.

¡Traffic Center! Imagínate… Cumplió 17 años ahorita. Un 18 de septiembre inicia operaciones el helicóptero y ha sido toda una experiencia, una aventura, y tuve la suerte que me tocó hacer la parte de producción en sus inicios, cuando se contrató a Cañizales y a Germán Blanco que en paz descanse, que fue uno de los predecesores de Traffic Center. ¡Ese es como un hijo! Traffic Center para mí ha sido una escuela pero también un lugar para crecer, hoy en día soy el talento pero me inicié como productor y coordinador.

Foto: Panorama

–¿Cómo se ha transformado "Traffic Center" con el paso de los años?

–Bueno, por ejemplo ahorita no estamos volando por la situación del país pero hicimos una aplicación de Traffic Center, tenemos las motocicletas, ¿sabes? Buscamos alternativas… Ahí está el helicóptero, estamos esperando que mejore la situación para poder sobrevolar de nuevo Caracas como lo hicimos durante 16 años, incluso al principio de este año volamos pero después tuvimos que parar operaciones, pero sigue la marca y seguimos con todas las ganas de ayudar a la colectividad.

–Es un programa que además tiene una tradición importante porque son al menos dos generaciones las que te han seguido.

–Eso es terrible cuando te dicen: “Mi papá te escucha siempre, pero yo te escucho desde que era chiquito”, -ríe- pero así es porque imagínate esas generaciones que tenían 10 o 12 años, que iban al colegio con los padres ya son unos universitarios. Traffic Center es una experiencia. El helicóptero saca el niño que todos tenemos dentro y eso es lo que particularmente yo he aprendido a lo largo de todo este tiempo, de verdad que el acto de volar siempre nos ha llamado la atención y nos ha fascinado. Entonces, eso es Traffic Center.

Yo jamás pensé que iba a volar en un helicóptero, inclusive te puedo decir que el primer vuelo fue un poco desastroso para mí, por una falta de Alejandro Cañizales. Ya conocía los procesos porque era su productor pero me tocó volar reportando. Así empecé yo en Traffic Center, por una casualidad, bueno, por una casualidad no porque estaba en el sitio, sino por una emergencia porque no había reportero. Entonces bueno, ahí empecé yo con el helicóptero, gracias a Dios gustó y fueron pasando los años y la gente me pregunta: “¿Pero tú de verdad volabas tres veces al día?” y yo: “Sí…”. Al menos cinco años volamos hora y media por emisión, después lo bajamos a una hora, pero yo estuve cinco años volando hora y media en la mañana, hora y cuarto a medio día y hora y media en la tarde, casi cinco horas diarias de lunes a viernes.

Foto: Renato Yánez

“Yo me bajaba el viernes de ese helicóptero y esa era una pela -cuenta-, estaba agotado, a veces me bajaba mareado, Cañizales también, los pilotos se marean también a veces. Es tan fuerte volar que a los pilotos los rotaban. Eran dos o tres pilotos. Así lo hicimos Alejandro (Cañizales) y yo, pero después Alejandro se fue y me quedé solo, y tuve años haciéndolo solo tres veces al día. ¡Volar es maravilloso! Hoy en día lo extraño mucho… Tengo esperanzas de volver a narrar desde el helicóptero y de que este país vuelva a volar también”.


–¿Qué sentimiento te embarga en este momento que estamos atravesando como país?

–Yo creo que esto que nos está pasando es temporal, totalmente… Estamos dentro de un túnel donde a veces vemos la luz como muy lejana, y estar aquí, pensar en esperanza o pensar en una salida es difícil, pero yo estoy seguro que más temprano que tarde vamos a pasar esta crisis político-social que tenemos en Venezuela, tengo esa esperanza y esa visión de país. No sé cuánto vamos a tardar de salir de esto pero yo hablo con mis clientes todos los días y les digo que vamos a pasar esta crisis de alguna forma. Esta grave crisis que tenemos en Venezuela... Hay una crisis de valores también, yo estoy seguro que estamos en un aprendizaje y en una dura lección.

–Para ti, ¿cuál es el principal aporte de la radio en estos momentos?

–Yo creo que la radio es importantísima. Soy un defensor incurable de la radio porque en estos tiempos que vivimos, en los que llegaron las redes sociales como medios alternativos de alta penetración y además gratuitos; yo sigo pensando en la radio como un medio de comunicación vital. Cuando salió la televisión dijeron que iba a desaparecer la radio y no ocurrió. Creo que a la radio le quedan muchos años por sobrevivir, hay que reinventarse, hay que aliarse a estos medios de comunicación alternativos, a las redes sociales y entender la importancia de la radio.

La radio sigue siendo un medio de comunicación. Tenemos definitivamente problemas con los medios de comunicación en el país, se habla de censura, de autocensura, de leyes que no se cumplen, de otras que sí y sin embargo la radio sigue sobreviviendo, y a pesar del difícil momento que les ha tocado a todos los comunicadores venezolanos, sigue con vida.

“Somos el país de la montaña rusa”, concluyó.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/