http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/

Viernes, 02 de Diciembre de 2016

Contrapunto.com

Opinión

Caracas pública

Ricardo, el heredero (El Leñador II)

Ricardo, el heredero (El Leñador II)
La marca señala sin equívocos que este jabillo está sentenciado, a una poda severa o a su tala definitiva - Foto: Cheo Carvajal

Estas “soluciones viales” son a la movilidad, lo que las OLP (Ofensivas de Liberación del Pueblo) a la seguridad: una forma de arrasar, no sólo sin resolver los problemas de fondo, sino peor aún: agravándolos.

  •  
  • Cheo Carvajal
  • Miércoles, 19 de Octubre de 2016 a las 2:11 p.m.

A propósito de una nueva “solución vial” que mantiene el discurso hegemónico del automóvil sobre los espacios verdes y la necesidad de una ciudad de escala humana

I

Paso por el puente Lincoln (el que conecta con la “calle de los hoteles”) todos los días y he visto cómo el borde entre la autopista Francisco Fajardo y el río se ha ido horadando con un movimiento incesante de máquinas y tierras amarillas, negras, coloradas. Justo frente a la confluencia de los ríos Valle y Guaire quebraron y desaparecieron varios árboles con el ensanchamiento de lo que anormalmente siempre fue trocha de motorizados (pareciera que el pensamiento proyectual del Ministerio de Transporte Terrestre y Obras Públicas tuviese en la vanguardia a un motorizado que va abriendo caminos antes inimaginables). Las garzas blancas, las iguanas, los gavilanes huyen espantadas al ver cómo las máquinas arrasan ese extraño paisaje, su hábitat en este contexto urbano.

Los movimientos de tierra en estas operaciones viales siempre vienen acompañadas de pérdida importante de vegetación. Foto: Cheo Carvajal


Luego de que Haiman El Troudi arrancó su particular ejercicio al frente de dicho ministerio (como leñador de árboles, interventor de ríos, ensanchador de autopistas y sembrador de puentes de guerra), cuya gestión no culminó cuando llegó en voto lista a la Asamblea Nacional, sino cuando sustituyeron a Luis Sauce como ministro de cartón por Ricardo Molina, algunos ingenuos pensaron que llegando Molina a este despacho quizá esta política de arrase urbano, de hegemonía carrocéntrica en sus obras públicas culminaría. Pero no. Las obras frente a Ciudad Banesco demuestran que Molina es fiel heredero de la anterior gestión y merece el título de Ricardo, El Leñador II.

Quedan como ironía los árboles pintados en el mural de la Alcaldía de Libertador ante esta política de deforestación del Mppttop. Foto: Cheo Carvajal


II
Ante tanto movimiento de tierras decidí acercarme para intentar entender este movimiento, sobre todo el que acontece del lado este del puente, en el que se está abriendo una trocha hasta los puentes gemelos. Hay varios obreros controlando el tránsito en ese punto. A uno de ellos le pregunto qué están haciendo (para variar, en la obra no está la vaya reglamentaria que debe explicar a los ciudadanos el proyecto, sus responsables y los montos públicos que se invierten en este. Con franca emoción me explica que allí habrá una salida de la autopista Francisco Fajardo en sentido este, pero también una incorporación en ese sentido a través de un puente de guerra frente a Ciudad Banesco. Aunque luce atolondrada, no la descarto porque justamente acaban de llevarse por delante un frondoso jabillo en la ribera sur del río y tienen sentenciado a otro con la marca de rigor.

Lo que tradicionalmente era una trocha de motorizados entre la AFF y el puente Lincoln ahora será una “solución vial”. Foto: Cheo Carvajal


La emoción viene dada porque sin dudas será una obra compleja en ese punto del distribuidor El Pulpo, donde se superponen la Fajardo (por abajo) y la Valle-Coche (por arriba), con el puente Lincoln (patrimonio que quedará realmente disminuido visualmente) un poco más abajo, donde está la maltrecha ciclovía. Es altamente probable que quien me da la información jamás utilice ese acceso una vez construido. Se ve que es uno de esos trabajadores a quienes les toca madrugar para llegar al trabajo. Probablemente hombre de jeeps, microbuses, metro, pero no de carros. Y esta es una obra para conductores de carros. Por allí jamás circulará una ruta de transporte público. Una obra para una minoría que sigue contradiciendo las necesidades de cambio de Caracas y la tendencia mundial de las ciudades (más peatonal, más ciclista, más de transporte público, más respetuosa del río y de sus espacios verdes; en fin, más sustentable). Una obra que sigue estimulando el uso del vehículo particular, ampliando autopistas y creándoles apéndices que además contrarían toda lógica técnica.

En esta imagen satelital se señala el ámbito de la intervención en curso. Foto: Cheo Carvajal


III
Un buen amigo dijo que muy probablemente con el heredero del Mppttop se podría dialogar, cosa impensable e imposible con su antecesor, El Troudi. Todo parece indicar que Molina dialoga pero con las motosierras y el concreto. Se entiende, pero con los contratistas e ingenieros que insisten en seguir mermando posibilidades a las riberas de nuestros dos ríos (Valle y Guaire) de ser lo que corresponde: paseos verdes, conectores para la gente, ejes que estructuran una trama urbana a escala humana. Sembrados sus bordes de puentecitos de guerra y pilotajes, ahora se disecciona en trocitos toda esa línea que lleva desde Las Mercedes hasta Ciudad Banesco.

Si no me equivoco la Alcaldía Metropolitana aún no ha dicho nada particular en relación con esta obra. Y el alcalde Gerardo Blyde, una vez más, calla al respecto de estas atrocidades en su ámbito municipal.

Ya habían caído varios árboles, ayer fue podado severamente un frondoso jabillo que con seguridad saldrá de juego esta semana. Foto: Cheo Carvajal


IV
Lo hemos afirmado en otras ocasiones, siempre como reacción ante lo que luce imparable, avasallante: más vías no implica descongestión, sino un estímulo para que haya más automóviles. Y estas vías siempre se gestan llevándose por delante espacios verdes, árboles. A más carros, menos árboles.

Estas “soluciones viales” son a la movilidad, lo que las OLP (Ofensivas de Liberación del Pueblo) a la seguridad: una forma de arrasar, no sólo sin resolver los problemas de fondo, sino peor aún: agravándolos.

Lee también en Caracas pública: De bares y andanzas | ¿Celebrar Caracas, a dos cuadras del desastre? | Cronología de un puente peatonal que no ha sido | Aperturas y obstáculos por los lados de Capitolio |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://pernor-ricard.com/