https://www.navicu.com/

Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Vida

“Tengo cáncer de mama pero yo decidí vivir”

“Tengo cáncer de mama pero yo decidí vivir”
- Fotos: Anthony Ascer Aparicio
  •  
  • Vanessa Davies
  • Miércoles, 18 de Octubre de 2017 a las 9:47 a.m.

Tiene 37 años, dos cirugías y va para su cuarta quimioterapia. Adriana Gil es belleza, lucha y constancia. Con ella, es seguro que el cáncer será el gran derrotado

Adriana Gil es, por lo menos, dos cosas que se escriben con B y con V: bella y valiente. Basta verla vestida de rosado en el mes de octubre -el mes de la lucha contra el cáncer de mamas- para entender el por qué de su cabeza rapada. Pero nada de tragedias, nada de tristezas. Lo que menos hay en Andreína es resignación. “Tengo cáncer de mama pero yo decidí vivir”, afirmó a Contrapunto.

En 2017 le diagnosticaron cáncer de mamas en el seno derecho. Tiene 37 años, dos cirugías y va por su tercera quimioterapia. “Bueno, Andreína, a ti te tocó, este es tu proceso”, contó la joven durante un conversatorio para periodistas organizado por la agencia de comunicaciones estratégicas Comstat Rowland.

“El cáncer no es signo de muerte; es símbolo de lucha”, aseguró Javier Soteldo, vicepresidente de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela. Si esa frase se hiciera carne y persona, esa persona sería Andreína. Soteldo es su médico y confirma que el pronóstico “es bueno”. ¿Cuánto de ese buen pronóstico es posible gracias a su actitud, gracias a la voluntad de mantenerse en pie?

Andreína Gil es paciente del doctor Javier Soteldo, vicepresidente de la Sociedad Anticancerosa. Foto: Anthony Aparicio

Con el tratamiento “no quería que mi familia sufriera, que me viera sin pelo o vomitando”, expresó. “Ahora me vienen las quimioterapias de refuerzo”, aproximadamente hasta febrero de 2018.

Mantiene su mejor ánimo, su mejor sonrisa. Pero, como es de esperarse, a veces se cansa, a veces no soporta la ropa o el calor. “No puedo estar cerca de una persona con gripe”.

Le ha hecho frente al cáncer con grandes aliados. Uno de ellos es su mamá, Flora Ovalles. Flora relató que, apenas supieron que su hija tenía cáncer de mamas, muchos amigos corrieron a decirle que la quimioterapia la podía matar. Pero hoy defiende que los médicos están haciendo lo correcto.

“No hay un trabajo serio que diga que la uña de gato te va a curar”, recalcó Javier Soteldo.

Andreína es orfebre y arquitecta. Quiere ser mamá en algún momento. Y está convencida de que el cáncer será el gran derrotado en esta batalla.

Lea también Tócate, pero también tienes que hacerte la mamografía

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/