https://www.somosbelcorp.com/

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Gastronomía

El merideño está en Caracas días preparando sus propuestas gastronómicas en el HoTel Marriott

Teo Zurita: “Si no entiendes el tema de los sabores, no puedes ser buen cocinero”

Teo Zurita: “Si no entiendes el tema de los sabores, no puedes ser buen cocinero”
Tequeños de queso ahumado, creación de Teo Zurita - Fotos: Cortesía @elfogoncreativo
  •  
  • Rubén Rojas
  • Sábado, 16 de Septiembre de 2017 a las 7:31 a.m.

Nacido en Tovar, estado Mérida, Zurita creció en la finca familiar cercana a Bailadores, que dio nombre a su local: De La Capellanía. El cocinero abandonó sus estudios de Ingeniería Forestal para emprender un pequeño negocio de productos familiares

“Lástima que no patenté hace 20 años el término kilómetro cero”, así inicia la conversación con Contrapunto el cocinero merideño Teo Zurita, quien por estos días está en Caracas invitado por el Hotel JW Marriott.


“Terminando la carrera universitaria, con 22 años de edad, le propusé a mi papá montar La Capellanía en Mérida, usando el nombre de la finca familiar ubicada en Bailadores. Para mi sorpresa, papá aceptó y quedé yo al frente del local”, cuenta.


El chef merideño Teo Zurita

“Mamá me apoyó desde el comienzo con la fabricación de productos, y papá con la renta y el financiamiento. A los seis meses me dijo que había llegado el momento de que yo asumierá los gastos del negocio y descubrí, en 2003, que tenía una gran responsabilidad en resguardar el nombre construido por mis padres".

Zurita explica que fue “un cambio total, y me ví embebido en la cocina. Mi mamá seguía haciendo antipastos y conservas, pero yo empecé a preparar platos con esas conservas”. Así nacen dos de los platos emblemáticos que aún permanecen en la propuesta culinaria de Zurita: "Rincón de los Álvarez" y "Rincón de los Nietos", en referencia a lugares cercanos a la finca familiar.

“Usaba el requesón elaborado por un vecino, conservas de berenjenas o pimientos ahumados a la vinagreta, jamón selva negra o serrano de los alemanes de Embutidos Bavaria, con bases de pan integral”, rememora el cocinero.

“Si no entiendes el tema de los sabores, no puedes ser un buen cocinero”, y explica: “voy mucho al mercado a comer, y un producto como el picante de zapallo no lo quiero reproducir, eso ya es insuperable, puedo refinarlo pero no cambiarlo”.

Las hamburguesas de La Capellanía

“Tengo seis meses con La Capellanía cerrada, pero viene un proyecto en el Hotel Tampa en Mérida. Ya llegué a mi límite en el espacio original”, explica, “pero será un espacio más amplio y magnífico”.

“En el local del Teleférico Mukubají aprendí muchísimo. Cuando empiezo el proyecto, que ganó entre más de 300 licitaciones, pretendía mantener una propuesta exacta a la del local original en Alto Prado”, cuenta Zurita, “pero no funcionó, la competencia era de platos más sencillos y fáciles de comer, además de abundantes y más económicos, no entendía por qué no arrancábamos. La respuesta es que necesitaba hacer platos y preparaciones más populares. Empecé a variar la propuesta y hemos logrado consolidar el punto con un menú que incluye sopas, envueltos de plátano, empanadas, tequeños y papas rellenas”, refiere.

Zurita afirma que en el otro espacio se mantiene el estilo de La Capellanía, “el mismo concepto pero con nuevas ideas, mucho más integral, siempre muy merideño, donde la gente pueda además tener actividades como catas y cursos”.

Finaliza nuestra conversación explicando que hay ayuda y apoyo entre restauradores y productores. "En líneas generales estamos en un receso, sosteniendo los propios emprendimientos y negocios, pero cuando esto pase, veremos que las cosas sí se pueden hacer aquí en Venezuela”.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/