https://www.somosbelcorp.com/

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La obra de la dramaturga alemana Rebekka Kricheldorf cierra el I Festival de Dramaturgia Europea

Estreno teatral: “Villa Dolorosa”, es la casa de los sueños rotos

Estreno teatral: “Villa Dolorosa”, es la casa de los sueños rotos
El elenco de "Villa Dolorosa", bajo la dirección de Orlando Arocha - Fotos: Anthony Ascer Aparicio
  •  
  • Valentina Rodríguez
  • Sábado, 21 de Octubre de 2017 a las 7:42 a.m.

“Villa Dolorosa” es una versión libre de “Las tres hermanas”, de Antón Chéjov y propone una reflexión acerca del sentimiento de frustración, muy vívido entre los venezolanos en estos momentos, según acota el director de la puesta, Orlando Arocha

Villa Dolorosa, de la dramaturga alemana Rebekka Kricheldorf (Freiburg, 1974), se presenta por primera vez en Venezuela. Esta obra cierra el I Festival de Dramaturgia Europea, Estación Europa, organizado por La Caja de Fósforos, y también es el montaje con el que se despide, por este año (regresan en 2018) la programación teatral en el recinto ubicado en La Concha Acústica de Bello.

La pieza está bajo la dirección del venezolano Orlando Arocha (“El pie de la virgen” y “Disonorata”), para quien este texto es el “perfecto” para el finalizar el Festival, “porque es un homenaje al teatro mismo; es un homenaje a la vida reflejada en el teatro, a esa gran capacidad que ha tenido el teatro de contar las historias del ser humanos”.

Villa Dolorosa es una versión libre de Las tres hermanas, de Antón Chéjov,una vuelta de tuerca a la temática de la obra del ruso”. El texto de Kricheldor narra la historia de tres mujeres, elitistas y acostumbras a un estilo de vida que no pudieron mantener. Ellas coinciden no solo en sus progenitores, sino que además comparten también las ruinas de la vivienda familiar, el hastío por la vida, por lo que las rodea, por sus nombres (todos de obras del autor de Pobres gentes, Fiodor Dostojewski), la arrogancia y la profunda frustración que las desborda.

La soledad, la falta de iniciativa y el tedio que habitan en Irina, Masha y Olga se va revelando en tres fiestas de cumpleaños de la primera, tres loops que distan mucho de la alegría, gozo y celebración de un aniversario; reuniones a las que asisten tres personajes que gravitan cerca de ellas: Andréi, Jorge y Yanín, amigo y pareja de la primera, respectivamente.

Los actores Ana Melo, Valentina Garrido, Marielena González, Aitor Aguirre, Daniel Jiménez y Mary Duarte conforman el elenco de este montaje que se estrena este sábado 21 de octubre, y que estará en cartelera hasta el próximo 19 de noviembre. Las funciones serán los viernes a las 7:30 pm, sábados y domingos a las 6:00 pm.

La escenografía es de Ricardo Morales; el vestuario de Raquel Ríos; y la iluminación de David Blanco.

Contrapunto conversó con el director de la obra, que este año ha sido reconocido por la República Francesa con la orden “Caballero de las artes y de las letras”; sobre la pieza, el festival y los proyectos de La Caja de Fósforos.

–¿Qué le interesó de esta obra y por qué decidió dirigirla?

–Investigado sobre dramaturgos alemanes jóvenes llegué a Kricheldorf, queríamos traer para el Festival obras recientes. Me interesó porque trabaja el universo de Chéjov, está basada en Las tres hermanas, una pieza emblemática, maravillosa. Comencé a leer el texto de la alemana pero cuando iba por la segunda escena me decepcioné muchísimo, no entendí el código que planteaba la dramaturga; pero cuando terminé de leerla quedé fascinado; entré en el código, que es de idas y vueltas, muy irónico. Lo más interesante es que toma un Chéjov y a la vez toma otra vía, más contemporánea. Esta pieza tiene unos contenidos muy interesantes sobre lo humano, plantea un drama de suicidios, amores, desamores, frustraciones y pérdidas; pero sin embargo hace reír al espectador. Esa mezcla agridulce es una especie de replanteamiento, novedoso, del universo de Chéjov.

–Actualmente en las calles del país hay un ambiente como de frustración, uno de los temas que expone la obra, ¿cómo cree que tomará el público esta pieza? ¿Qué expectativas tiene?

–La obra toca temas que están muy presentes hoy en el país, no lo hace directamente, pero los toca. La frustración está muy presente, también el tema de la renuncia, que es muy chejoviano; la obra nos acerca a eso. Creo que la clave está en uno de los diálogos de Olga, quien le dice a Jorge: “para vivir esta vida necesitamos mucha ironía”, que es lo que hacen las tres hermanas, ser muy sarcásticas e irónicas con su propio dolor, con su frustración. Es la clave humorística.

–¿Se ha topado recientemente en la calle con personajes como los de Villa Dolorosa?

–Los actores y los directores construimos los personajes a partir de experiencias personales con otros o con material nuestro, sino conectas con la realidad… Y ese ha sido el tema de todos los festivales que hemos hecho en La Caja de Fósforos, presentamos obras que no son venezolanas, pero que las hacemos nuestras, nos apropiamos de ellas, para nosotros “Villa Dolorosa” es una obra nuestra, absolutamente.

–Con esta obra cierran el I Festival de Dramaturgia Europea, ¿cuál es el balance?

–El festival ha sido excelente, hemos mostrado un teatro muy polifacético, los actores y directores se han encontrado con muchísimas proposiciones y retos interesantes; esto siempre es muy gratificante.

–¿Tienen pensado presentar alguna de las obras de Estación Europa en otro teatro de Caracas, como ha pasado con piezas del Festival de Teatro Contemporáneo Estadounidense?

-–Aún no sabemos, apenas ahora vamos a finalizar el Festival. Hemos hablado algunas cosas, pero no hay nada concreto.

–El 2017 ha sido un año muy particular, el país ha estado muy convulso, ¿cómo han hecho para sortear los altibajos del país y seguir trabajando ¿Qué consideran positivo y negativo de esta crisis?

–Este ha sido un año difícil, sin embargo tuvimos la posibilidad de hacer bastantes cosas, que han sido muy chéveres para nosotros; pero el país es muy difícil. Hacer hoy una producción en Venezuela es espeluznante, los precios aumentan todos los días, se nos han ido una gran cantidad de colaboradores, personal técnico, actores; personas que echamos muchísimo de menos; por otra parte, hemos encontrado gente nueva. También cuando la situación política ha estado muy crítica la gente deja de venir a la sala, y eso es comprensible, pero luego vuelve a aparecer el público. Creo que lo negativo ha sido las personas que hemos despedido y ver en algunos momentos la sala vacía, pero está la contraparte, lo positivo: conocer gente nueva y ver que el público vuelve, regresa.

“Otra cosa positiva es que a pesar de lo difícil que se ha hecho sacar adelante un montaje, hemos sabido resolver, crear cosas, formas nuevas, relaciones nuevas; también hemos comprendido la necesidad de solidaridad que debemos tener entre nosotros”.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/