https://www.navicu.com/?src=af

Jueves, 17 de Agosto de 2017

http://contrapunto.com/noticia/cruz-diez-a-sus-94-anos-siento-mucha-angustia-por-el-hambre-que-pasan-los-venezolanos-154390/

Entrevistas CTP

El diputado por AD dice que "el discurso de la MUD no puede ser visto como clasista"

Williams Dávila: "Hay que reevaluar las tácticas de la oposición y no marchar por marchar"

Williams Dávila:
"Con la llegada de la ANC se inició una etapa de barbarie en Venezuela, sin ningún tipo de moral ni ética" - Fotos: Ernesto García
  •  
  • José Luis Carrilo
  • Domingo, 13 de Agosto de 2017 a las 11:08 a.m.

Para el diputado de AD, la oposición debe ir unida a las elecciones de gobernadores. "Hay que evitar discutideras públicas porque eso confunde a la gente", dice. Le preocupa que en la ANC ya se habla de cuatro años "y eso es dictadura a secas"

El diputado Williams Dávila considera que las afectaciones a las instalaciones del Palacio Federal Legislativo, a partir del funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente, así como las denuncias de cómo quedó el baño de damas luego de la sesión del pasado miércoles, el forzamiento de puertas, el presunto hurto de equipos de audio y la utilización de reflectores en el Salón Elíptico (que debe evitarse porque podría dañar las obras de arte que allí se encuentran), demuestran que "con la llegada 'del poder originario', de la ANC, se inició una etapa de barbarie sin moral ni ética".

“Estamos presenciando un mundo de barbarie. En este momento, y no es que tenga actitud despreciativa, a lo mejor hay gente allí en la ANC que llegó de buena fe, pero no son los que están mandando. Volvemos a la élite de siempre: los que fueron diputados y fracasaron, los que fueron parte del gobierno de Chávez y se fueron cuando las cosas se pusieron difíciles. Quienes están mandando en la ANC son los mismos de siempre. Utilizaron gente humilde para darle un barniz de democracia a esa farsa que es la ANC, porque los que están mandando son los mismos que han chupado durante 15 años el presupuesto del Estado, y son los que están siendo sancionados", dice el exgobernador de Mérida al iniciar la entrevista con Contrapunto.

En opinión de Dávila, “más que una Asamblea Nacional Constituyente estamos en presencia de un gobierno constituyente. Están tomando medidas, se están metiendo en áreas que no les corresponde dentro del contexto que ellos hablan de plenipotenciariedad. Prácticamente se convierten en tribunal de la verdad, legisladores; destituyen... Están exigiendo, aunque no es una decisión, pero lo dijo uno de ellos, una carta de buena conducta para los que van a aspirar a ser candidatos. Me preocupa además que en la ANC ya no solamente hablan de dos años de funcionamiento sino que podrían llegar hasta cuatro años. Eso significa una dictadura a secas. En Venezuela estamos enfrentando una dictadura postmoderna, porque va utilizando gradualmente formas democráticas entre comillas para ir imponiendo un solo partido, un solo pensamiento, un solo criterio”.

Dávila destacó que los venezolanos todavía tenemos resquicios y que hay que aprovecharlos: “Tenemos la Asamblea Nacional (Parlamento), que fue electa por el pueblo, y donde aprobamos un acuerdo de rechazo a esa subordinación de Poderes a la ANC, porque eso simplemente es un golpe de Estado. Llegaron por la vía ilegítima y pretenden subordinar a los Poderes, ¿con qué moral y ética quieren someter a un pueblo a quien le confiscaron el poder originario?”, se preguntó.

–El presidente de la AN, Julio Borges, dijo que el apoyo de los 17 países que suscribieron el acuerdo de Lima desconociendo a la ANC, tenía que dar más fuerza para seguir ejerciendo la presión en la calle y estimulando la presión a nivel internacional. En Venezuela llevamos más de 100 días de protestas en las calles, ¿cree que esa acción está agotada o debe reformularse?

–Creo que como todas las acciones políticas, hay que irlas evaluando. Tenemos que ir analizando histórica y dialécticamente los hechos políticos como se vayan suscitando. En algunas ocasiones declaré, haciendo referencia a momentos de la historia, aunque sin ser historicista, que cuando hubo la dictadura de Pérez Jiménez (1952-1958) recuerdo una carta que Rómulo Betancourt le envió al Comité Coordinador del Exilio en 1956, en la que apuntaba que la oposición estaba desarticulada, que las masas estaban desactivadas, la resistencia perseguida, los dirigentes exiliados, que acababan de asesinar a Ruíz Pineda, y que había muerto Alberto Carnevali. Había presos, exiliados, perseguidos... y de paso, estaba el boom económico. Había guerra fría, y había seguridad, desarrollo económico, obras de infraestructura... Así que, no había razones, decía él, para dudar que la dictadura no durara año tras año y sin embargo planteó allí un elemento: “Las masas que hoy están pasivas son las mismas masas que el día de mañana cuando vean la pertinencia y la oportunidad van a salir a la calle”.

Dávila explicó que Betancourt desarrolló tres líneas de acción: una internacional, en la que se enviaran comunicados a los congresos, cancillerías, universidades, sectores estudiantiles y académicos, a los medios de comunicación e intelectuales, “para instalar un discurso de la necesidad de salir de una dictadura que estaba confiscando las libertades públicas"; segundo, una acción interna, promovida por el activismo a través de los medios clandestinos de comunicación que tenían los partidos y la resistencia; y una tercera línea de acción social, centrada en la lucha sindical. Por eso le pedía a los dirigentes sindicales porque él estaba haciendo un trabajo con los dirigentes sindicales que se encontraban en EEUU que el que no tenía nada de exiliado, se regresara al país. Palabras más o palabras menos, es la misma línea, es la misma estrategia, hoy en día.

“Hay que seguir insistiendo en el campo internacional donde hemos avanzado. Pero la acción interna hay que seguirla haciendo. Los partidos en su mayor parte están validados: hay una brecha electoral regional y hay que seguir haciendo el activismo social, el de calle. Hay que organizar un frente de lucha a nivel de barrios, aldeas; en el interior del Estado. Eso puede ser una oportunidad que podría aprovecharse por la vía de las elecciones regionales como táctica electoral, en el sentido de que es una brecha abierta. Hemos luchado por la descentralización, fue una conquista de la democracia frente al Estado centralista este que tenemos. ¿Por qué lo vamos a dejar de lado? No quiere decir que haya valoraciones muy importantes, como la situación del CNE, el ventajismo del Gobierno, el hecho mismo de que la gente estaba concientizada en un tema, en una lucha de calle; todo eso hay que explicarlo muy bien. Tenemos que hacer un desarrollo de comunicación política efectiva para que la gente se convenza de estas líneas estratégicas”, añadió.

La acción social, insistió, sigue vigente porque cada día la situación es más grave. “El hambre sigue creciendo, las cosas siguen siendo más caras y hay desesperanza. Me preocupa mucho la situación de los jóvenes que se quieren ir del país. Hay una línea social que no responde a variables, a direcciones políticas, sino a la misma coyuntura de un pueblo que protesta porque no hay gas; se les va la luz; la policía no llega al sitio donde piden para que los cuiden de los malandros. Así que esas tres acciones tienen que seguir impulsando un resultado y yo lo veo factible".

–Ante las elecciones de gobernadores, los partidos Alianza Bravo Pueblo y Vente Venezuela han manifestado que no concurrirán. ¿Cómo afecta que la oposición no esté tan unida o que no vaya unida en este proceso?

–Yo creo que a la larga vamos a ir unidos. Me parece que sería una tontería, encima de esa desesperanza que a veces cunde en la gente, que en una elección no vayamos unidos. Es un problema. Es fundamental la unidad de la oposición. Me preocupa que muchas veces primero viene una destrucción declarativa entre todos nosotros y después queremos recoger toda el agua que se ha vertido. No creo que es una buena estrategia. Se tienen que agotar las instancias de la autocrítica. La oposición tiene razones para la autocrítica, pero no podemos privilegiar la desunión ante lo que debe ser un objetivo estratégico de seguir luchando para salir de una dictadura.

–¿Hay garantías para las elecciones de gobernadores?, recordemos las recientes denuncias de la compañía Smartmatic en relación a que se manipularon los resultados de las elecciones de la Constituyente.

–La garantía la tenemos que dar nosotros mismos; el pueblo, con la movilización. Tener gente en todas las mesas y centros de votación, tener organización. Pensar que el CNE va a facilitar al elector su voto es una utopía irrealizable, ya lo vimos con lo que señaló Smartmatic donde fabricaron más de un millón de votos. No es la primera vez que la compañía mete la cuchara en ese caldo. En el año 2000 (elecciones de gobernadores) fui víctima de Smartmatic.

En aquella época nos fabricaron votos. Me habían proclamado como triunfador (en Mérida) con 20.000 votos y al cabo de unos días perdí por 1.200 votos y estaba metida Smartmatic y aquella empresa Indra. Pero hoy día, como es una empresa registrada en la "Security Exchange Comision", de EEUU, no puede mentirle al gobierno norteamericano. Creo que el senado de EEUU debe investigar quiénes son los accionistas, qué negocios tienen allá y profundizar en la línea de acción, porque fue un fraude a todas luces, y dicho por alguien contratado por ste gobierno para desarrollar un sistema electoral en Venezuela.

–En cuanto al liderazgo en la oposición, estamos viendo que se ha producido un relevo generacional en los partidos, en el que los jóvenes que fueron parte del movimiento estudiantil en 2007 ahora son los principales voceros. ¿Cómo ve esto y cuál cree que debe ser el perfil de los líderes ante esta nueva situación del país?

Nada se excluye. No parto de esas líneas de cortes generacionales. Vi gente de más de 80 años marchando con más vigor que otros más jóvenes. Hay gente de diferentes edades que fue asesinada en las calles en estos 120 días de protesta. Por eso creo que es un proceso que nos ha llevado a coincidir y unir las desesperanzas y necesidades en una acción social. Valoro mucho la presencia de esos líderes jóvenes porque han estado en la calle, luchando. No se quedaron en su escritorio, no están buscando oportunidades para irse. A muchos jóvenes de mi partido los veo en la calle, sin ningún tipo de celo o egoísmo. Apoyan cualquier decisión que se toma en la MUD o en la juventud de la MUD. En ese sentido, más que buscar elementos de superioridad entre unos y otros, como dijo un historiador, perder el tiempo en desacreditar y descalificar la generación anterior, es mucho más difícil que buscar una línea divisoria en la historia. Una generación necesita de la otra. Se requiere la integración, la complejidad que debe existir.

En cuanto el perfil creo que hay que estudiar y tener un plan político maduro. El liderazgo tiene que formarse en el discurso político, la discusión política, la semiótica; hablar con un discurso no prefabricado que refleje los valores y principios por lo que estamos luchando. ¿Qué país queremos frente a un país centralista, cundido por la barbarie y el ideologicismo y donde las estructuras del Estado están penetradas por el narcotráfico? Yo le diría a las nuevas generaciones: no pierdan las ideologías de su partido, sean de derecha, izquierda, centro, humanistas, liberales, demócratas, marxistas renovados. Hay que tener eso, estar al día con los nuevos hechos políticos y tener un paradigma de complejidad; no encerrarse reduccionistamente en determinado paradigma porque eso no da resultado".

–El exsecretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, cuestionó las discusiones públicas de la coalición. ¿Cuál es su opinión sobre las posiciones que reflejan los distintos partidos en la MUD? ¿Cree que debe ser así o debe llegarse primero a un acuerdo para comunicárselo al país?

–Creo que debe haber una autocrítica y sacar las decisiones de manera unitaria, pero no jugar por adelantado, en el sentido de que se llegan a acuerdos y después algunos hacen otra cosa. Eso no es bueno. Hay que valorar mucho la unidad. Yo milito en un partido que ha sido muy disciplinado con la unidad. Hemos sufrido cuando la unidad no se entiende cabalmente sino como una hegemonía de poderes partidistas. Hay que fortalecer la unidad. Debemos evitar discutideras públicas porque eso hace confundir a la gente.

–¿Supo la MUD capitalizar el respaldo de la consulta del 16 de julio?

Creo que nos ha faltado más eficacia. La tercera pregunta se ha malinterpretado, ya que hablaba de un gobierno de unión nacional, pero se interpretó como ningún tipo de elecciones y un gobierno de transición. No hubo eficacia para haber orientado el discurso y haberle puesto disciplina a esas interpretaciones que se estaban dando. La pregunta era sobre un gobierno de unión nacional y eso es una aspiración, está allí, es lo que tenemos que construir en Venezuela y cuando se habla de elecciones en esa tercera pregunta no se está distinguiendo o eliminando una elección por la otra. El derecho a elegir y ser electo es un derecho humano. En la MUD nos ha faltado mejor comunicación política. Quienes han tenido la responsabilidad de comunicar políticamente estas decisiones, les ha faltado técnica, capacitación y formación en esa área.

–¿Cree que le ha faltado a la MUD saber capitalizar el descontento en el municipio Libertador de Caracas?

–Nos falta la eficacia organizativa para poder canalizar el descontento de mucha gente, el hecho de que hay una gente que quiere cambio. Por eso digo que debemos fortalecer más la unidad. Nuestro discurso en la oposición no puede ser visto como clasista, debe ser democrático. Está la gente que votó por Chávez y se ha deslindado de este gobierno y por eso es que Maduro no hace elecciones, ese pueblo necesita esperanzas, oportunidades y vivir mejor. Nos falta esa eficacia política; esa pegada de convencer aún más a esos sectores que ya votaron por la fórmula que representamos para las elecciones de la Asamblea Nacional y tener la conciencia que nosotros no estamos llegando para entregar el país, que es el discurso que ellos han querido instalar: que somos entreguistas, oligarcas, de la derecha, agentes del imperialismo.

–¿Se puede dar la protesta en el municipio Libertador?

Se han dado protestas en El Valle, Antímano, Catia. Hay que ir evaluando la táctica. He hablado con gente que ha luchado contra las dictaduras del cono sur, Argentina, Chile, donde hubo miles de desaparecidos, donde a los presos los tiraban de un avión; y allá utilizaron simbologías: una plaza, una marcha con el cardenal, festivales de rock... y eso fue dando resultado al cabo de dos años porque las mismas familias de los dictadores argentinos comenzaron a presionar a sus propios esposos, papás.

"Pienso que en la oposición debemos evaluar esas tácticas y no marchar por marchar o convocar un trancazo. Tenemos que ajustar la táctica a esta nueva realidad que estamos viviendo. El pueblo quizá tuvo expectativas o se le crearon expectativas de que esto iba a ser de inmediato una salida en estos meses de rebelión cívica. Por eso hay que ajustar la táctica para que esa esperanza quede latente. Siempre he preguntado: ¿por qué no agarramos la avenida Francisco Fajardo y allí hacemos grandes mitines, exposiciones, concentraciones de orientación, de contenido? Eso lo hacían muchos países donde ha habido dictaduras cruentas y ha dado resultado".

–¿Cree que las sanciones por parte de EEUU contra funcionarios del Gobierno y ahora algunos constituyentes, den algún tipo de resultado? Los afectados dicen que no tienen cuentas o bienes en EEUU.

Eso es de la boca para afuera, la bravuconada de "no nos importa". A lo mejor algunos no tendrán reales afuera, puede ser que tengan familia afuera, pero hay unos constituyentes de los que uno ha visto en fotos donde les gusta irse a Miami, a París, Madrid, Buenos Aires... y estas medidas los van a afectar no solo a ellos sino a su núcleo familiar. Me parece irresponsable que el principal recipendiario de esa medida, el cabeza de familia, solamente piense en él y no en su familia, sus hijos, sus sobrinos. Me parece egoísta, porque a lo mejor sus hijos, familiares, están en Madrid o Miami y van a quedarse en la calle. Ellos están pensando en ellos aquí, porque no pueden salir, pero algunos a lo mejor sacaron su familia, y les van a aplicar medidas. Pero no es solamente eso sino los negocios que tenga el Estado venezolano con otros países, donde estén en esas funciones de responsabilidad de hacer contrataciones y negocios, alguno de esos funcionarios que estén siendo sancionados; claro que tiene un efecto.

"Y le hago un llamado a los familiares de los sancionados: ¿Van a ser ustedes sometidos al escarnio público y a las restricciones y persecuciones financieras que eso significa porque su papá, esposo, tío o hermano tiene fabulosas cantidades de dinero afuera que no pueden justificar y ustedes no están metidos en nada, simplemente tienen una relación familiar? También se lo digo a los militares: ¿Por qué tienen que llevar el escarnio público de unos cuantos generales, de oficiales a los que no les importa para nada la integridad de la Fuerza Armada?"

“Lo que ocurrió en Paramacay, señaló, no me vengan a mí a decir que fue cualquier cosa. Lo grave es que si fue internamente es peor porque quiere decir que no hay control de nada y toda la Fuerza Armada está descontenta y si es que un grupo penetró dentro de las instalaciones ‘mucho pior’, como dicen en mi tierra, porque es el colmo que si se trata de la Brigada 41 Élite y llega un grupo de civiles a tomarlas, mire... Además, sacaron municiones, lanzacohetes, granadas, y si no es porque llegó el Sebin, los mismos soldados y oficiales estaban dejando que eso saliera", puntualizó.

Finalmente Williams Dávila quiso enviar un mensaje para todos los venezolanos desde Contrapunto.


http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/