https://www.somosbelcorp.com/

Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

El joven director concursó en ediciones anteriores pero nunca fue seleccionado, ahora lo logró

Al terminar de leer "Un corrío muy mentado", Alexis Márquez supo que la llevaría a escena

Al terminar de leer
La actriz Verónica Arellano y el actor William Cuao interpretan a dos personajes que viven las mismas tragedias una noche en un hospital - Fotos: Miguel Hurtado
  •  
  • Valentina Rodríguez
  • Sábado, 24 de Febrero de 2018 a las 2:08 p.m.

Centrada en dos personajes con vidas muy disímiles, pero unidos por una tragedia y que esperan que sus hijos se salven, es la quinta obra del IV Festival de Jóvenes Directores Trasnocho y se presenta hasta este sábado 24 y domingo 25

“Yo tengo que dirigir esta obra”, fue lo primero que dijo Alexis Márquez (Venezuela, 1987) luego de leer Un corrío muy mentado, texto del dramaturgo venezolano Javier Moreno (Caracas, 1960), que fue llevado a escena en 2002 y que posteriormente, bajo el título de “El Enemigo”, fue adaptada a la gran pantalla, bajo la dirección de Luis Alberto Lamata y con las actuaciones de Lourdes Valera, Carlos Cruz, Daniela Alvarado, Elba Escobar, Gledys Ibarra y Caridad Canelón, entre otros actores.

Esta pieza, centrada en dos personajes con vidas muy disímiles, pero unidos por una tragedia y con el mismo deseo de que sus hijos se salven, es la quinta obra en exhibición del IV Festival de Jóvenes Directores Trasnocho.

El concurso del centro cultural ubicado en Las Mercedes, tuvo su primera edición en 2015. Este año fueron seleccionados ocho jóvenes menores de 35 años: María José Castro, Jean Helmuth, Kevin Jorges, Sareni Siplenko, Aitor Aguirre, Alexis Márquez, Rafael Barazarte y Samuel Medina.

Carolina Rincón, productora teatral del Grupo Actoral 80; Javier Vidal, director y actor; Luis Parada, médico y comunicador social; Andrés Roja, hacedor teatral; y Solveig Hoogesteijn, directora de Trasnocho Cultural, conforman el jurado de esta edición.

Un corrío muy mentado narra el encuentro, no casual, de Antonieta Sánchez con Benigno Robles. Ella es una mujer humilde, madre soltera de un delincuente, Odulio, y quien le reza a un Jesús de Nazareth en blue jeanes, gorra, bling bling y con una pistola para que su hijo salga a salvo de la balacera que recibió en el cuerpo. Él, un fiscal del Ministerio Público que creyó en la justicia hasta que se convirtió en funcionario, divorciado y con el dolor de una hija alcanzada por una bala. Ambos coinciden una noche en un hospital y bajo la presión del tic tac de un reloj, descubren que comparten las mismas angustias y esperanzas.

La actriz Verónica Arellano y William Cuao, junto a John Vicent, conforman el elenco de esta propuesta de Márquez, quien finalmente, luego de postularse en todas las ediciones del festival, consiguió entrar a concurso.

El diseño de iluminación es de Gerónimo Reyes; la producción y asistencia, de Gonzalo Irigoyen Álvarez; y la producción general, de Proyectos en Ebullición, A.C.

Contrapunto conversó con Alexis Márquez, quien también es dramaturgo, actor y diseñador (ganó el Premio Municipal de Teatro “César Rengifo” 2017, en la categoría diseño de vestuario) sobre la obra, el festival y el teatro venezolano.

—¿Qué fue lo que te llamó la atención de esta pieza para decir: "yo tengo que dirigirla"?

—Es una obra que tiene muchas capas. Creo que el espectador se puede conectar desde distintos ángulos. La obra trata por una parte el tema de la familia, también cómo los venezolanos se identifican con su sociedad y cómo interactúan dependiendo de su estrato social, y además trata sobre la justicia, sobre qué es lo realmente justo. Un corrío muy mentado tiene muchas tramas, temas, que le permiten al espectador escoger de dónde se puede agarrar para disfrutar de la pieza.

—Te has postulado en todas las ediciones del festival hasta que finalmente este año fuiste seleccionado entre los ocho finalistas, ¿los años anteriores presentaste esta misma obra o texto de la misma temática?

—Cada edición fue una propuesta distinta. Cuando llegó esta edición dije: “creo que esta (obra) sí puede gustar”. Para la primera edición presenté una obra escrita por mí, que trataba sobre la eutanasia; el año siguiente propuse Golpes a mi puerta, de Juan Carlos Gené; luego una adaptación de una pieza de Tennessee Williams.

Alexis Márquez, un concursante con tesón puede ser el ganador de la edición 2018

—¿Qué te llevó a incursionar en la dirección?

—En principio fue porque como yo escribo y por lo general los temas sobre los que escribo son muy retorcidos, sórdidos, entonces a veces encontrar a alguien que dirija mis piezas es difícil, por esto entré en el mundo de la dirección. La primera obra que dirigí fue Las lágrimas se secan solas, una pieza escrita por mí que trata sobre un encuentro entre Edith Piaf y Amy Winehouse, fue en 2013 y estuvo en la Sala Cabrujas primero y luego en el Festival de Teatro de Caracas.

—Eres actor, escritor, director y diseñador de vestuario, ¿cuál de esas labores disfrutas más y con cuál te sientes más cómodo?

—Depende, hay trabajos que leo y me llama la atención un personaje, entonces digo: ‘yo quiero hacer este personaje’; en otros me gusta mucho el texto en sí y me interesa dirigirlo, montarlo según mi visión; también hay temas que me interesan como individuo, esos los abordo a través de la escritura.

—De cierta forma has estado en todas las ediciones del festival, ¿qué tal ha sido la experiencia? ¿Qué crees que le haga falta al festival?

—Creo que el festival se ha ido superando con todas las ediciones, ha crecido. Aquí en Trasnocho todos son súper amables y muy chéveres. No creo que le haga falta nada, más bien le recomiendo a los interesados que manden sus propuestas con tiempo.

En cuanto a la experiencia, el mayor aprendizaje creo que ha sido trabajar con dos monstruos de la actuación como Verónica y William. Me dieron una lección de humildad muy grande, a veces uno se hace ideas de la gente y resulta que son todo lo contrario. Me asustaba mucho cómo sería trabajar con ellos, dos actores de mucho renombre, pero desde la primera reunión llegaron a la mesa de trabajo abiertos y dispuestos a trabajar. Ellos siempre fueron mi primera opción. Les escribí por correo electrónico, les envié el texto y luego cuando quedamos en el festival los volví a contactar.

—¿Cuál es tu percepción del teatro que se está haciendo actualmente en el país, las propuestas, la cartelera?

—Las crisis nos ha llevado a incursionar en otras áreas, los actores y los que hacemos teatro nos hemos visto obligados a hacer muchas cosas al mismo tiempo, muchos roles, entonces a veces las propuestas no tienen la calidad que el público merece. Hay que buscar un equilibrio entre lo comercial y lo que es más denso. Hay que subirle un poco el nivel al contenido de las propuestas teatrales que se están presentando, no todo puede ser risa fácil.

—A tu juicio, ¿cuál obra de teatro debe conocer todo venezolano?

—Aparte de Un corrío muy mentado (risas) creo que Acto Cultural, de José Ignacio Cabrujas.

Un corrío muy mentado se estrenó este 16 de febrero y estará en cartelera hasta el 25 de este mes. Las funciones son los viernes a las 5:00 pm, sábados y domingos a las 4:00 pm, en la Sala Plural del Trasnocho Cultural. Las entradas están a la venta en las taquillas del recinto ubicado en Las Mercedes y a través de http://www.TicketMundo.com.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/