https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Jueves, 18 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Entretenimiento

Sus papeles en las telenovelas, le dieron la imagen de perfecto galán que le acompañó toda su vida

Con dos pulmones nuevos, en recuperación y con mucha fe "El Puma" llega a 75 años de edad

Con dos pulmones nuevos, en recuperación y con mucha fe
El más reciente álbum grabado por José Luis Rodríguez, titulado "Inmenso", es un "homenaje" con éxitos interpretados junto a voces más jóvenes como las de Vicente Fernández, Carlos Rivera y Amaia Montero - Foto: andina
  •  
  • EFE
  • Sábado, 13 de Enero de 2018 a las 6:37 p.m.

El intérprete venezolano José Luis Rodríguez, quien nació en Caracas un 14 de enero de 1943, ha experimentando una "franca recuperación" y recibirá felicitaciones en un hospital de Miami

El cantante venezolano José Luis Rodríguez, El Puma, cumple este domingo 75 años de edad, onomástico que recibirá en un hospital de Miami recuperándose del doble trasplante de pulmón que se le practicó hace casi un mes.

"José Luis aún está hospitalizado y bajo estricta vigilancia médica", dijo a EFE una fuente cercana al artista, que prefirió no ser identificada.

"Lo tienen bastante aislado para evitar que contraiga cualquier virus o hasta el flu (gripe)", agregó el allegado, que confirmó que el intérprete de éxitos como "Culpable soy yo" se halla en reposo y se prevé se mantenga hospitalizado por varias semanas más.

El Puma fue operado la madrugada del domingo 17 de diciembre por un equipo de siete médicos en la Unidad de Trasplantes del hospital Jackson Memorial de Miami, tras años de padecer una fibrosis pulmonar idiopática, una enfermedad incurable y que lo mantenía dependiente de tanques de oxígeno.

"No ha experimentado síntomas de rechazo a los órganos", reveló la fuente, que agregó que el cantante camina un poco, aunque "se fatiga rápido", y en un par de semanas deberá iniciar una rehabilitación física.

"Me declaro sano todos los días" dijo El Puma en una entrevista a mediados del año pasaso / Foto: impacto

Como se indica para tratamientos posteriores a un trasplante, el intérprete de la balada "Dueño de nada" está sometido a una terapia de medicamentos inmunosupresores con la cual se evita que su cuerpo rechace los órganos nuevos, un proceso que al mismo tiempo lo hace más susceptible a enfermedades contagiosas.

"Los médicos están siendo súper cautelosos a la hora de dejar que se le acerquen visitantes", subrayó la fuente.

El Puma, figura indiscutible de la música y el entretenimiento en América Latina que se dio a conocer en la década de 1970, llevaba un año intentando frenar la enfermedad con un tratamiento de células madre, que no funcionó, y su nombre fue entonces colocado en una lista de espera para trasplantes de órganos.

La que derivó en la operación fue la segunda llamada que recibió con la noticia de que había un donante compatible con él, luego de que en una primera oportunidad la opción no funcionara.

Según sus allegados, Rodríguez ha mantenido el buen ánimo que le caracteriza y una inquebrantable fe en Dios. "Su fortaleza espiritual le está ayudando mucho", indicó la fuente.

"Yo me declaro sano todos los días", dijo el cantante en una entrevista a mediados del año pasado. "Piensen en mí con salud, con vigor, con energía. Piensen en mí como Supermán, el Capitán América. Todo eso me va a hacer mucho bien", añadió en ese entonces.

Un cantante atado a una canción

Ahora, mientras se esperan noticias que certifiquen que todo fue un éxito, sus seguidores siguen enviándole mensajes de ánimo a través de Twitter especialmente en estos días previos a su cumpleaños.

Porque la figura de "El Puma" sigue tan vigente como cuando en 1980 publicó ese "Pavo real" que le hizo famoso en todo el mundo, que parece lo único que ha hecho un artista que cuenta con más de 40 álbumes y ha participado en una quincena de series televisivas.

Esa canción la había grabado un año antes, cuando ya contaba con once álbumes en el mercado y se le conocía como "El Puma" por su personaje en una telenovela. Pero fue ese "Pavo real", compuesto por César del Ávila y con una letra tan incomprensible como pegadiza "Numerao, Numerao, Viva la numeración", la que hizo de este venezolano con enorme tupé, sonrisa impecable y voz profunda, un cantante internacionalmente conocido.


A partir de ese momento se convirtió en uno de los artistas más populares del mundo latino y comenzó a colaborar con nombres consagrados como los de Julio Iglesias, Emilio Estefan, Lola Flores o Rita Quintero. Su eterno bronceado, sus maneras suaves y su rítmico movimiento de cadera le convirtieron en un sex symbol que arrasaba por los escenarios de medio mundo y era perseguido por una legión de fans.

Una imagen que ha fomentado con sus trajes ajustados, sus camisas desabotonadas, ese pelo cardado que se mantenía impecable durante sus conciertos y una actitud siempre positiva. Hasta cuando reveló en 2014 que desde 2000 sufría de fibrosis pulmonar idiopática, una enfermedad incurable que se caracteriza por provocar una disminución progresiva de la función pulmonar, pero que no le frenó ni le apartó del mundo de la música.

Tras varios años sin publicar discos, este mismo 2017 lanzó "Inmenso", un "homenaje" en el que recorre grandes éxitos junto a voces más jóvenes como Vicente Fernández, Carlos Rivera o Amaia Montero. Un nuevo álbum con el que el cantante regresaba para aumentar las más de 15 millones de copias vendidas en su carrera.


"Dios me permitió hacer este disco bastante completo, con artistas todos muy queridos y unos arreglos musicales maravillosos", aseguraba a EFE el cantante, que también se refería a su juventud: "Después de los 20, empecé a apartarme, a enredarme, y eso me ayudó a recapacitar otra vez. Recibí a Cristo y hubo un cambio trascendental en mi vida".

Fue a esa edad cuando este hijo de una india venezolana y un canario, que nació en Caracas, fue descubierto por el músico y arreglista dominicano Luis María "Billo" Frómeta, que lo contrató como cantante en su orquesta, "Billo's Caracas Boys".

Ya tenía experiencia como cantante en el conjunto "Los Zeppy", un grupo vocal inspirado por "Los Platters" o "Los cinco latinos", que duró poco pero que le sirvió a José Luis Rodríguez, el último de once hermanos, para saber que quería dedicarse a la música. Era 1963 y fue el "pistoletazo" de salida de una carrera musical que alternaría con la de galán de fotonovelas.

Dos años después le llegaría su primer éxito como solista, "Amor, laurel y luz" y al año siguiente firmaba su primer contrato y lanzaba su primer álbum, "José Luis... favorito". Los boleros dominaban esos inicios, pero rápidamente giró hacia las baladas románticas, que junto a sus papeles en las telenovelas, le dieron la imagen de perfecto galán que le acompañó toda su vida.

Encadenó álbumes y telenovelas hasta que en 1973 tras protagonizar "Una muchacha en flor", de la reina de los culebrones, la cubana Delia Fiallo, empezó a ser conocido como su personaje, "El Puma".

Un año en el que abandonó el catolicismo por la religión protestante y que supuso un punto de inflexión en su vida y en su carrera. A partir de ahí todo fue en ascenso. Los éxitos se repetían, comenzó a hacer giras por el extranjero, participó en el Festival de la OTI, se trasladó a España para fichar por la discográfica Ariola y grabó "Pavo real".

Su mayor éxito pero no el único. Temas como "Voy a perder la cabeza por tu amor", "Dueño de nada", "Culpable soy yo", "Atrévete", "No me quieras tanto", "Torero" o "No te pareces a nadie" son solo algunos de los títulos de un cantante que hace solo unos meses aseguraba a EFE que se sentía "más puma que pavo real".

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/