https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Del 12 al 18 de noviembre habrá talleres, clases abiertas, conciertos, shows, milongas y catas

La sensualidad del tango se apodera de toda Caracas durante una semana

La sensualidad del tango se apodera de toda Caracas durante una semana
Siulhy Santander, directora de Gira Tango y productora del evento, ofrece detalles del reto que supone sacar adelante el festival - Fotos: Miguel Hurtado - Contrapunto
  •  
  • José Gabriel Díaz
  • Sábado, 10 de Noviembre de 2018 a las 10:56 a.m.

El ritmo del amor, el desamor y la nostalgia es protagonista del IV Encuentro Nacional de Tango que reúne a 116 talentos en diversos espacios con el público caraqueño. De Colombia viene el bailarín David Ospina como invitado internacional

Siulhy Santander, directora de Gira Tango y productora del IV Encuentro Nacional de Tango, habla emocionada de la cuarta edición del festival que se realizará desde el lunes 12 al domingo 18 de noviembre en los cinco municipios de Caracas.

Comunicadora social egresada de la Universidad Católica Andrés Bello y bailarina profesional, dejó la profesión para dedicarse en 2015 a lo que más le apasionaba, sin importar si eso suponía quedarse sin ahorros. Hoy tiene 26 años de edad y es de la generación de venezolanos que se queda en Venezuela construyendo país.

Formada en gestión cultural y producción de eventos, esta joven entendió que la única opción para salir adelante y cimentar una empresa no era fuera del país. Tras dejar el periodismo echó adelante su propio emprendimiento.

"Es posible porque tengo a Leonel Colina al lado. Entre los dos buscamos que las cosas funcionen desde hace 10 años", dice refiriéndose al compañero con el que lleva sobre sus hombros el evento. "El objetivo es seguir haciendo país, no darnos por vencidos y hacer que el entorno mejore desde nuestras tribunas porque un solo palo no hace montaña".

Por experiencia sabe que no ha sido fácil pero tampoco imposible arribar a la cuarta edición de este encuentro de tango que hoy agenda 40 actividades, 35 de ellas gratuitas, con el valor agregado de incluir milongas animadas por Dj's de Tango que preparan un recorrido de éxitos delimitados por décadas, para armar la fiesta a partir de tandas musicales.

Este año cuenta con el apoyo de la CAF, el Banco de Desarrollo de América Latina y las Embajadas de Argentina y Uruguay, además de alcaldías, amigos de oficio, bailarines y comunidades organizadas, quienes han puesto su grano de arena para convertir sus entornos en grandes pistas de baile.

En la agenda 2018 figuran, entre las actividades programadas de lunes a viernes entre 4:00 y 5:00 pm, clases de tango en lugares como la plaza El Cristo de Baruta, plaza Sucre de Petare, plaza Los Ilustres del municipio Libertador, plaza Bolívar de El Hatillo y plaza Los Palos Grandes, que se completan con espectáculos programados para la ocasión.

Se suman noches de milongas en los centros culturales Trasnocho, Los Galpones, La Patana del Teatro Teresa Carreño, el Centro Social y Cultural Don Henrique Antonio Eraso, el Celarg y el Centro Cultural Chacao, así como la gala de la Embajada de Uruguay con el espectáculo “Del tambor al tango” en el Teatro Municipal de Caracas, el miércoles 14 a las 6:00 pm, el cual promete mostrar un paseo por la historia musical del país oriental que además de bailar tango, tiene una fuerte presencia del candombe y de danzas como la chamarra y el chamamé.

Para el jueves 15, CAF (en Altamira) ofrecerá un concierto de tango con piano, bajo y bandoneón bajo la dirección del maestro uruguayo Eduardo Galeán y con la participación de la cantante María Eugenia Cordido.

"El 16 y 17 tendremos la gala internacional en el Celarg que es el clímax del encuentro y para la que viene el bailarín colombiano David Ospina, uno de los más reconocidos a nivel mundial quien además ofrecerá un taller de tango el domingo 18". Se une a este el Cuarteto A'cordes, integrado por los músicos Ollantay Velásquez, Jesús Guzmán, Jesús Guerrero y Orlando López, pertenecientes al Sistema de Orquestas Simón Bolívar, los cuales llevarán el hilo musical y recordarán con el público grandes éxitos del tango.

—¿Es realmente Caracas una ciudad con una movida de tango tan fuerte como para llevar adelante este evento?

—Sí. De hecho, cuando empezamos con el proyecto la idea era conectar con la gente que hacía tango en el interior y traerla Caracas. Ocurría que lo que se hacía fuera de la capital no se conocía. En Mérida nos dimos cuenta de que la movida era muy fuerte, que había mucha gente trabajando y dando clases. Por supuesto, hace cuatro años éramos muchos más y hace 10 años ni te cuento, cuando empecé.

Lo más interesante del encuentro que hacemos es que no solo convoca a bailarines, sino también a músicos, al círculo Gardeliano, a los profesores que quedan y a los milongueros que son aquellos que disfrutan el tango como una fiesta pero que también incorporan en su rutina ir todas las semanas a una milonga.

—¿Crees que, a pesar de la diáspora que señalas, hay nuevas generaciones interesadas en el movimiento?

—Sí. Hace 10 años había 16 parejas reconocidas de tango en Venezuela, hoy solo existen unos cuatro lugares a los que puedes ir a tomar clases de tango y eso ha incidido en que le llegues a menos personas. Lo que hemos tratado de hacer con Gira Tango es llevarlo a las plazas para que se una gente que no conoce el género y llevarlo a centros culturales donde hay un público ganado a la cultura.

Desde el año pasado que tomamos como sede el Celarg, para la clase de los sábados, el grupo ha crecido con caras nuevas. El conflicto es que a nivel de formación la responsabilidad para uno como profesor es mucho mayor dada la ausencia de talentos.

—¿Estamos hablando de cuántos invitados para esta edición del encuentro nacional?

—Viene el bailarín colombiano David Ospina porque insistimos en la necesidad de traer invitados internacionales para formar y presentar otros estilos. La venezolana Clarissa Sánchez, subcampeona mundial de tango en Buenos Aires en 2011, también participará.

—Nada fácil llevar junto a Leonel Colina esta actividad, ¿no? ¿Se podría decir que son un matrimonio obligado y si uno se va se acaba el encuentro?

—Es así. Aunque el éxito está en no ser pareja sentimentalmente. El estrés de la ciudad, de la vida y de los retos que te propones en torno al baile, si no sabes separarlos, no sales adelante.

—¿Cuánto tiempo les lleva preparar este encuentro y cómo logran el enlace con las embajadas de Argentina y Uruguay?

—Nos lleva un año. Una vez que lo terminamos comenzamos el siguiente. A veces pasa que el patrocinio llega tardío. Con las embajadas y la cancillería es necesario trabajar en el programa un año antes.

—¿Cómo es ese apoyo?

—Ha cambiado en los años según el presupuesto que tengan y del enfoque de sus necesidades. Es importante tomar en cuenta sus intenciones, trabajar en equipo para lograr los objetivos de todos.

—Cada embajada tiene un acto especial en la programación. ¿Cómo surge y se conecta con el programa?

—Ellos buscan la forma de apoyarnos no solo institucionalmente sino a través de sus agregados culturales que nos contratan para hacer un show tomando en cuenta el enfoque de sus necesidades.

—Van a estar en diversas partes de Caracas. ¿Este año el evento se crece o se reduce?

—Nos hemos crecido geográficamente y hemos incluido más centros culturales, además de los espacios en los que habitualmente había movida de tango que se mantienen. A partir de la tercera edición al ver que la comunidad disminuía y con los espacios del tango claros decidimos tomar estos espacios culturales para exponer y promocionar frente a un público interesado en cultura. Lo malo es que los espacios públicos se volvieron más difíciles y hostiles porque muchos se quedaron sin puntos de luz, por ejemplo. De 20 postes 17 estaban quemados, tumbados, no tenían cables, en fin.

—¿Entonces cómo se organizan con eso y cuánta gente esperan para esta edición?

—En las otras ediciones hemos tenido entre 4 mil y 5 mil personas. Este año esperamos que el alcance sea mayor y vengan unas 8 mil personas. Solo en el Teatro Municipal esperamos convocar las 1.100 en la gala especial de Uruguay el miércoles 14 a las 6:00 pm, con entrada libre.


—Es bastante joven y mucha gente a su edad en lugar de quedarse a aportar algo prefiere irse. ¿Por qué se queda en Venezuela?

—El compromiso de Leonel y el mío ha sido remarla hasta que el cuerpo aguante como una forma de resistir. Nos hemos dado cuenta de que muchas de las cosas que han pasado en el país son porque la gente dejó de hacer lo que tenía que hacer. Si cada quien se hubiese quedado jugando fútbol en la plaza y otros bailando salsa o tango, estoy segura de que ese espacio no se habría perdido. No te lo hubiese quitado la delincuencia, el vandalismo o la oscuridad, porque habría alguien que lo sentía suyo y lo iba a cuidar.

Por ir dejando todo estamos hoy en un país en el que nosotros mismos nos sentimos extranjeros, en el que ya nada te pertenece, tus amigos ya no están, los sitios a los que ibas cerraron.

Nosotros tratamos en el encuentro que por una semana todo el mundo tenga la esperanza de disfrutar de los espacios públicos, darse cuenta de que sí es posible trabajar con las cinco alcaldías, independientemente de la tendencia política de cada una, y con la empresa privada que nos abre las puertas para las catas y para las funciones de teatro.

Es recrear en una semana el país que queremos y también es como un incentivo para los artistas, aunque en este momento vivir del arte es utópico y lo ideal sería que la gente tuviese la opción no solo de una semana de tango, sino también de teatro, lectura, música, sin ningún tinte político como pasa con este encuentro y el Euroscopio.

—¿En la situación país qué les queda a ustedes?

—Nos queda la satisfacción de ver a la gente disfrutar, de ser ejemplo para los niños. Los primeros dos años yo perdí todos mis ahorros. Ya no. Es paradójico que a medida que cada institución se sume vamos respirando profundo.

Hoy las embajadas y las alcaldías hacen suyo el proyecto y eso te impulsa a seguir haciendo el trabajo porque además te demuestra que hay público para eso. Se vuelve una bocanada de aire y esperanza.

Mientras Venezuela ha ido en declive nosotros sorprendentemente en este contexto hemos ido creciendo y hoy en día somos la compañía de tango más importante con 16 bailarines y un equipo de producción que suma alrededor de 10 personas más. En redes sociales igualmente somos la que tiene más seguidores en Venezuela.

Antítesis de una realidad

Costos excesivos de alquiler de espacios en dólares, aspiraciones de artistas en remuneraciones que se exceden a la realidad y conflictos para garantizar transporte y alimentación, forman parte del trabajo que la dupla sortea para sacar adelante un evento que les sigue quitando el sueño.

"Cuando hicimos el presupuesto de las botellitas de agua nos salía más caro garantizar la hidratación que pagar el sonido, por ejemplo. Y, por otro lado, no podíamos comprar 300 unidades porque está regulado para evitar el acaparamiento. Con este tipo de hechos debemos lidiar. Hay personas con aspiraciones en dólares y así como hay DolarToday, hay "Músico Today" y un "Artista Today", uno puede tener unos referentes más claros para desarrollar el presupuesto. No es un evento que hace plata pero nos permite mantener el sueño, sumando con el apoyo de mucha gente".

—¿Cuántos bailarines participan en esta edición?

—Tendremos a 116 personas y este año no traemos a nadie del interior porque no tenemos cómo costear y garantizar el traslado, los problemas no son solo económicos. El tema de las comidas también se hizo inmanejable. Pero sí hay muchas personas que están en Caracas o muchos que vienen del interior y se suman por iniciativa propia durante la semana.

—¿Cuál es el promedio de edades de ese grupo de participantes?

—El promedio de los que hacen clases, siguen aquí y nos siguen en redes sociales está entre los 24 y 34 años. El público de más edad disfruta es de las catas de vino y los eventos en sala, no son de ir a una plaza o de participar en un taller.

—Hábleme un poco de la Ruta Gardeliana.

—Es un recorrido que empieza en Caño Amarillo y va recorriendo los lugares por donde pasó Carlos Gardel. Será el sábado 17 de noviembre, de 2:30 pm a 4:30 pm. Gracias a "Te paseo y te cuento" logran aproximarse al trocito de ferrocarril en el que llegó el músico argentino, pasas por el Teatro Nacional donde cantó, te detienes donde estaba el Hotel Majestic y cierras en La Pastora, donde estuvo la última peña venezolana gardeliana.

Es un poco recorrer los pasos de Gardel pero también la influencia de varios venezolanos en materia de tango. El cupo es para 40 personas, el año pasado se sumaron 30 más. No es una actividad gratuita y hay que inscribirse desde la página web de Gira Tango.

—¿Y qué me puede adelantar del espectáculo "Del tambor al tango"?

—Se realizar´ en el Teatro Municipal el miércoles 14, a las 6:00 pm, y es el show de la embajada de Uruguay. Se contará la historia de las danzas uruguayas y cómo esas danzas, desde el tambor, fueron alimentando lo que es hoy el tango. Cualquiera pensaría que el tango viene de una raíz europea elitesca y cuando te vas al mínimo te enteras de que viene del tambor y los bailes africanos. Es ver cómo nace ahí y se alimenta de otras danzas europeas.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/