https://www.navicu.com/

Miércoles, 17 de Enero de 2018

Contrapunto.com

Municipales2017

Es candidato por el partido Avanzada Progresista, con apoyo del MAS y Copei, en la capital varguense

Sin complejos, el opositor Pablo Da Silva busca la victoria en la alcaldía de Vargas

Sin complejos, el opositor Pablo Da Silva busca la victoria en la alcaldía de Vargas
- Fotos: Jonathan Lanza
  •  
  • Luisa Salomón | @LuuSalomon
  • Jueves, 07 de Diciembre de 2017 a las 1:23 p.m.

Ha vivido 58 años en el estado Vargas, proviene del sector comercio y propone rescatar a La Guaira de un alcalde saliente que, afirma, abandonó a la ciudad. "Yo creo que estamos peor que cuando la tragedia", afirma

El estado Vargas es uno de los más leales al oficialismo, al menos en lo que a elecciones se refiere. Por casi 20 años consecutivos, el partido de Gobierno ha sido la fuerza dominante en los comicios presidenciales, de gobernaciones y municipales.

Sin embargo, y frente a este panorama, Pablo Da Silva presenta la única candidatura opositora para la alcaldía del municipio, una postulación que cuenta con el apoyo de Avanzada Progresista, el MAS, Copei y hasta de otros partidos opositores -como Voluntad Popular o Primero Justicia- que no lanzaron candidaturas pero apoyan la opción opositora en La Guaira.

Vargas fue muy golpeado en el año 1999 con la tragedia y, desde entonces, no ha vuelto a ser el mismo. La industria turística no se ha recuperado y son múltiples los problemas que enfrentan los varguenses: desde las fallas en el transporte, interrupciones en la distribución de agua, escasez de alimentos, una vialidad destrozada, entre otros problemas.

Cada uno de ellos, consideró Da Silva en entrevista con Contrapunto, es una razón más para participar en las elecciones, a pesar de las irregularidades denunciadas al Consejo Nacional Electoral (CNE).

–¿Por qué participar si se denuncian constantemente irregularidades ante el CNE?

–Participar porque la oposición es una alternativa de gobernabilidad, y con este CNE nunca hemos ido en igualdad de condiciones a ninguna elección, pero los demócratas tenemos un arma, que es el voto, y tenemos un lineamiento que es participar en los procesos electorales.

"Lo hemos consultado a las bases y tenemos un mandato de 7 millones 600 mil venezolanos que dijeron el 16 de julio que había una ruta que era ir en contra de la Asamblea Nacional Constituyente y restituir los poderes. ¿Por qué participar? Por eso, porque el arma del demócrata es el voto. Queremos hacer del voto un acto de protesta".

"Hay una crisis en el tema de transporte, en la recolección de basura, del relleno sanitario, y hay una necesidad de que tengamos un alcalde vinculado con la ciudad, que convoque a los vecinos a participar".

Múltiples problemas en un solo municipio

Da Silva critica la ausencia del alcalde saliente, Carlos Alcalá Cordones, a quien recrimina que ni vive en La Guaira ni ha atendido los problemas de los varguenses. "Yo creo que nunca ha pasado una noche en La Guaira", afirma.

Este abandono se traduce, considera Da Silva, en una desidia en la mayoría de los servicios públicos que presentan graves fallas: mercados municipales, recolección de basura, relleno sanitario, distribución del gas, transporte, agua, hasta los cementerios. Pareciera que ninguno de los servicios funciona correctamente y como debería en la entidad.

De hecho, el candidato señala que incluso en la recaudación de impuestos ha habido problemas y por un año entero los comerciantes se vieron impedidos de pagar a la alcaldía, siendo los tributos más de la mitad de los ingresos del gobierno municipal. Entonces el desarrollo del turismo, la gran promesa para los varguenses en un estado costero, se hace cada vez más imposible.

–El turismo tiene que ver mucho con el agua. ¿Cómo creas una red de hoteles o de servicios sin agua? ¿Cómo generas turismo sin aseo urbano? ¿Cómo generas turismo sin seguridad? ¿Cómo generas turismo sin atención médica?Cuando hablas de turismo es completo, que tiene que ver con todos esos sectores.

"En algún momento en Vargas tuvimos la visita de los canadienses, eso se puso de moda. Teníamos los dos hoteles, el Sheraton y el Melía, por cierto que desde la tragedia están inactivos, están a medio construir".

"¿Por qué se llevan a los turistas? ¿Cuál fue la excusa de la empresa que los traía? Bueno, en el hospital no había las suficientes camas a la hora de una intoxicación o de un accidente masivo, no tenemos las condiciones para atender a la gente. Entonces hemos pasado a ser un estado de recreación, la gente va en la mañana y se regresa en la tarde, y nos deja a basurita".

–Ante esta situación, ¿cuáles son sus propuestas desde el gobierno municipal?

–Generar condiciones, eliminar permisología que no haga falta, exonerando impuestos de acuerdo a la inversión, de acuerdo a los empleos que genere. Hay maneras. El municipio como tal no tiene cómo construir un hotel, pero sí puede llamar a que la gente invierta y haya condiciones.

"Yo pienso que todo no está perdido. Tenemos que seguir la lucha, los que nos quedamos aquí".

Buscar la victoria en un estado opositor

García Carneiro es nuevamente el gobernador en Vargas, lo que implica que hay una mayoría que en las últimas elecciones decidió seguir respaldando a nivel de voto al PSUV. Esto plantea dos escenarios, por un lado, la posibilidad de que se repita el fraude denunciado por el diputado José Manuel Olivares en las últimas elecciones regionales en las que era candidato, o por el otro, que Da Silva logre ganar y deba intentar trabajar con el gobernador oficialista, Jorge Luis García Carneiro.

–Siendo candidato opositor, ¿cómo coordinar trabajo con el gobernador que ha abarcado funciones de la alcaldía?

–El gobernador ha tenido dos alcaldes chavistas y como que no se ha entendido muy bien con ellos. Como que no trabajan al ritmo que trabaja él, pareciera. Pero los problemas de la gente están por encima de cualquier cosa. El problema del transporte, por ejemplo, eso escapa del poder de un municipio, tendríamos que trabajar con el Gobierno nacional, y si hay que ir a hacer eso, tendremos que ir donde nos toque.

"Yo me estoy postulando para gobernar un municipio y tengo que hacer algunas cosas aunque no me gusten, o aunque tengamos posiciones distintas".

"Con el tema de los testigos, y que si hubo fraude o no hubo fraude. José Manuel (Olivares) hizo un gran trabajo, un gran esfuerzo, mucho activismo, pero hubo mucha gente que no salió a votar y eso nos perjudicó muchísimo. Que tienen oportunidad de ganar sí la tienen, pero nosotros también porque ya lo hicimos en el 2015. La candidata a diputado era María de Carneiro, y ganamos".

"Ya nosotros aprendimos a ganar también, ya sabemos ganar, tenemos la alquimia para construir la victoria, yo no tengo, no me siento ningún tipo de complejo voy a medirme con ellos de igual a igual, creo que le podemos ganar. Si votamos, ganamos".

–El primer reto que va a tener cualquier alcalde que resulte electo el 10D es la Constituyente. ¿En caso de que lo llamen a juramentarse como hicieron con los gobernadores cuál sería su posición?

–La posición está clara: me estoy postulando para manejar un municipio. Me voy a juramentar ante las voces risueñas de Carayaca, ante los tambores de San Juan, ante la asociación de perrocalenteros de Maiquetía, ante la iglesia, ante Ortuño -que es un personaje que tenemos por allá- y ante todo el que me toque juramentarme porque yo voy a ser alcalde electo del municipio.

"A mí no me va a privar ningún asunto administrativo que no tenga nada que ver con lo que está pasando en el municipio".

"Yo estuviera abandonando la acción política si yo sintiera que la gente en la calle está con el Gobierno, pero es colectivo el rechazo al Gobierno. Que ellos utilizar ventajismo, sí, es verdad, por ejemplo el candidato del partido de Gobierno hace todas sus actividades en los sitios públicos: el Puerto de La Guaira, la alcaldía. Utilizan y controlan con ese Carnet de la Patria, quieren tener un control sobre el voto. Si la gente se dispone a votar, cuando la gente se empodera y ejerce su derecho ciudadano no hay CNE, ni Carnet de la Patria, ni nadie que lo detenga, a eso llamo yo, a que retemos al Gobierno".

Lea también Olivares canta victoria en Vargas: pide auditoría de máquinas, cajas y cuadernos

La abstención no es una opción

"Seguro que José Manuel (Olivares) tuvo muchas razones para impugnar, porque hubo mucho ventajismo, hubo oportunidades en que la gente del Plan República quería asumir control de un centro, cuando ellos son resguardo y seguridad. Él tendrá sus razones, entiendo que hizo un gran esfuerzo. Yo estuve involucrado en su campaña y siento que hicimos un trabajo de contacto, de construir una opción, construimos una opción", afirma Da Silva sobre el intento en las regionales del excandidato a gobernador opositor.

Sin embargo, a pesar de las denuncias, Da Silva considera que no votar es inaceptable: "No votar es premiar la ineficiencia, premiar lo que no hay porque no hay gobierno municipal".

Por esta razón, aunque es una "pelea contra un monstruo", es una lucha que se debe dar, incluso en medio de esta crisis que pareciera empequeñecer la importancia del tema electoral.

"Ahorita la gente está buscando resolver cómo come. Así nos tienen. Se van a agravar los problemas y la gente no va a pensar sino en resolver su cotidianidad. De verdad que pareciera una locura venir a hablar de elecciones, pero nos toca", sentencia Da Silva.