http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Domingo, 20 de Mayo de 2018

Contrapunto.com

Opinión

El ojo mecánico | De películas y otras anotaciones de un cinéfilo empedernido

“Todo Polanski”

“Todo Polanski”
Imagen tomada de http://www.polishculture.org.uk/archive -

A partir del 10 de mayo, y cada jueves hasta el mes de septiembre, se presentará en Trasnocho Cultural una retrospectiva del cineasta Roman Polanski. Una excelente oportunidad para revisar la obra de un artista excepcional

Contrariamente a lo que hace la mayoría cuando se refiere a un cineasta como Roman Polanski, las líneas que siguen se enfocarán en la obra de uno de los grandes artistas de nuestro tiempo, no del hombre sumido permanentemente en escándalos, juicios, demandas y amoríos. Ello, en esencia, porque la Embajada de Polonia y Gran Cine han organizado una retrospectiva del director de películas como Repulsión y El pianista que lleva por título Todo Polanski.

La muestra, que se realizará cada jueves, a partir del 10 de mayo, dentro del espacio Cine Clásico de las salas Paseo de Trasnocho Cultural, reunirá veinte películas de Polanski que abarcan desde su ópera prima, El cuchillo en el agua (1962), la primera película polaca de la posguerra que no hablaba de la contienda, hasta La Venus de las pieles (2013), sobre la relación de dominación que son capaces de establecer un director de teatro en busca de la actriz perfecta y una actriz urgida de un papel.

Roman Polanski, Jolanta Umecka, Leon Niemzyck, Zygmunt Malanowicz, durante el rodaje de El cuchillo en el agua. Foto: http://elcinedesolaris.blogspot.com

La obra de Polanski bien podría ser entendida como un catálogo de obsesiones humanas, o bien, el catálogo de un cineasta obsesivo que desde siempre se ha interesado por indagar en las expresiones concretas de los estados psicológicos que propician en las personas las situaciones extremas.

Basta recordar a la Carol Ledoux de Repulsión, la joven manicurista belga, encarnada por Catherine Deneuve, que sufre de androfobia, enfermedad que se agrava cuando la hermana de Carol, que mantiene una tórrida relación con un hombre casado, sale de vacaciones dejándola sola. Con decisión, Polanski se mete en la mente de su bella protagonista y traduce en imágenes su mundo alucinado, aterrador.

Vida y películas son, en el caso de Polanski, vasos comunicantes en permanente retroalimentación. No es para nada azaroso que el cineasta haya rodado El bebé de Rosemary (1968), luego del violento asesinato de su esposa embarazada (Sharon Tate) a manos del satánico clan de Charles Manson. Tampoco nos debe extrañar que el cineasta decidiera dirigir El pianista (2002) para aplacar (si eso es posible) los fantasmas del nazismo que vivió siendo un adolescente y que le arrebató a su madre.

Mia Farrow, Robert Evans y Roman Polanski, durante la grabación de El bebé de Rosemary. Foto: https://muchomiedoyterror.wordpress.com


En cierta forma, el cine de Roman Polanski es una proyección de sus experiencias vitales. Y dado que, además del crimen de su esposa, él ha sido un hombre envuelto en escándalos por supuestas violaciones, por demandas y persecuciones judiciales, no sorprende que su obra se desarrolle en el ámbito de las perversiones humanas. Es lo que él ha vivido y lo que expresa a través de las películas. La violencia, el voyerismo y las circunstancias insólitas que han signado su tránsito vital. Y su cine.

Si bien la mayoría de las películas de Polanski se enmarcan en el género de thriller psicológico, un tema recurrente en sus obras es la relación entre víctimas y victimarios. Sus historias describen mundos crueles, grotescos y repletos de repulsión sexual y humor negro. Muchas veces estas historias son mostradas desde su visión, como si él fuese el primer voyeur, pero también convierte al espectador en un fisgón que capta todo.

No puede ser de otra forma: Polanski posee una visión gris de la humanidad, a la que retrata más cerca de sus perversiones que de sus glorias. De allí las atmósferas fatídicas de sus películas, en las que nunca dejan de hacer acto de presencia el sarcasmo, la tensión entre los personajes y, en definitiva, una mirada amoral de la realidad.

No se entiende, eso sí, por qué a la luz de los escándalos de acoso sexual en la industria hollywoodense, la prensa sensacionalista sigue cociendo páginas mercadeables a costillas de Polanski. Y no se me malinterprete, aquí no se está pidiendo que al cineasta se le perdonen sus errores, pero si las causas judiciales en su contra han sido retiradas, sobreseídas o condenadas, ya es hora de que al cineasta se le comience a ver como el gran artista que es; eso, por lo menos, en lo inmediato.

El ciclo Todo Polanski será una excelente oportunidad para (re)descubrir a uno de los grandes autores cinematográficos contemporáneos; un creador que como el Fellini que mostró en películas su fascinación por lo circense o el Bergman que explayó sus dudas religiosas en el cine, ha tenido la valentía de revisar su vida en cada una de sus obras. Y aunque él insista en que hace ficción y no documentales, también es innegable que en El cuchillo en el agua, Repulsión, El bebé de Rosemary, El inquilino , Chinatown, Tess, La muerte y la doncella, El pianista o El escritor fantasma, entre otros de sus filmes, subyacen las claves del mundo interior de un artista que, para bien o para mal, ha tenido que lidiar con el hecho de que su vida privada sea demasiado pública.

Toda la información sobre la retrospectiva de Roman Polanski en Caracas está disponible en www.grancine.net y www.caracas.msz.gov.pl/es.

Lee también en El ojo mecánico | De películas y otras anotaciones de un cinéfilo empedernido: Falta de enfoque | Voltear a ver el país | Un guión descarrilado | ¡Insolentes! |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/